Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Economía/ Finanzas  >  Ayudas/ Ahorros  >  Artículo actual

Aspectos a considerar antes de invertir los ahorros

Por   /   5 marzo, 2019  /   Sin Comentarios

Por Legálitas, Firma de prestación de servicios de asistencia jurídica a particulares, autónomos y empresas.

 

Es posible que en estos momentos muchas personas dispongan de unos ahorros por diferentes motivos (la acumulación de dinero durante un periodo largo de tiempo, un dinero recibido a través de alguna herencia, etc.), de manera que todos ellos complementen ahorros ya existentes.

Llegado a este momento, podemos aprovecharlo para sacar rentabilidad a esos ahorros. Y en esa línea, el principal objetivo del ahorrador es intentar conseguir una rentabilidad atractiva sin asumir riesgos.

Por eso, conviene recordar cinco aspectos fundamentales a tener en cuenta antes de tomar cualquier decisión de inversión:

  • 1. Conocer el perfil inversor.

Esto significa conocer la situación financiera actual, los objetivos financieros, el horizonte temporal, la personalidad y tolerancia al riesgo y los conocimientos financieros que tenemos como ahorrador o inversor minorista.

Desde luego, no es lo mismo un cliente con un perfil conservador que no quiere asumir riesgos que un cliente con un perfil agresivo y tolerante al riesgo, ya que los productos a estudiar para llevar a cabo una inversión serán diferentes. Inversión de ahorros, de PixabayActualmente, todas las entidades financieras solicitan al cliente que cumplimente un formulario o cuestionario para conocer su perfil de inversor y los conocimientos que se tienen de los productos y/o mercados financieros.

En cualquier caso, cabe recordar que una regla básica es que mayor rentabilidad significa asumir mayores riesgos. Por ello, será necesario conocer dentro de las alternativas de inversión financiera cuál se encaja dentro de las rentabilidades que se desean obtener y los riesgos que uno esté dispuesto a asumir.

  • 2. Definir el tiempo que se puede o se quiere tener el dinero invertido.

Se deberá tener claro las cantidades que se invertirán en activos de corto plazo (menos de 2 años) y las que se podrán invertir en activos a largo plazo (más de 2 años). Y es que en esto juega un papel importante la liquidez de los diferentes productos (un producto tiene liquidez cuando se puede recuperar el dinero en cualquier momento). En cualquier caso, es importante tener en cuenta que la liquidez, en algunos casos, no es “automática”, sino que requiere la venta del producto en el que hemos invertido, lo que puede suponer la pérdida de parte de nuestros ahorros.

En ese sentido, dentro de los productos con una liquidez elevada, podremos destacar la renta variable (acciones) y los fondos de inversión, con la excepción de los fondos de inversión garantizados, que tienen una fecha de vencimiento estipulada en contrato. Por el contrario, podemos destacar como productos de baja liquidez los activos de renta fija, tanto pública (Estados u organismos públicos) como privada (empresas), así como diferentes seguros o planes de ahorro, que dependerán de las condiciones existentes en la póliza.

  • 3. Diversificar la inversión.

En la medida que sea posible y en dependencia directa del capital o ahorros que se dispongan para invertir, se deberá de diversificar el riesgo a asumir entre diferentes alternativas de inversión (deuda, depósitos, fondos de inversión, acciones). Esto hará que no se concentre el riesgo en una sola tipología de producto y que se compensen las distintas rentabilidades en el caso de que no todas sean positivas.

  • 4. Control periódico de las inversiones.

Así mismo, se deberá llevar un control y seguimiento periódico de las distintas inversiones que se llevan a cabo. No se puede dejar la inversión sin realizar un seguimiento sobre la misma. Y es que, mediante un control periódico, siempre se podrán corregir situaciones adversas antes de que sea demasiado tarde.

  • 5. Déjese asesorar por expertos.

Lo más importante, si uno no entiende algo, es que busque ayuda en los expertos. No hay que olvidar que en los últimos años se viene observando una creciente sofisticación de los instrumentos financieros ofrecidos a los clientes minoristas de forma que, en respuesta a la demanda de mayores rentabilidades, se les está ofertando o facilitando el acceso a la contratación de instrumentos financieros complejos. Casos de comercialización de instrumentos financieros (participaciones preferentes, obligaciones subordinadas, deuda estructurada etc.) han puesto de manifiesto bajos niveles de comprensión por parte de los clientes de la naturaleza y los riesgos de los instrumentos financieros cuando toman una decisión de inversión. De ahí que será necesario por ello que antes de realizar la contratación de cualquier activo o instrumento financiero se tenga pleno conocimiento de su funcionamiento y sus principales características con la finalidad de evitar sorpresas desagradables.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *