Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Comercio  >  Artículo actual

La intención de consumo supera a la del ahorro en España

Por   /   29 abril, 2015  /   Sin Comentarios

Por primera vez desde antes de 2009, la intención de consumo de los españoles supera a la de ahorro, según refleja el “Observatorio Cetelem Consumo Europa 2015”, elaborado por el proveedor de servicios financieros Cetelem a partir de encuestas online realizadas a 8.719 ciudadanos de 12 países europeos, España incluida. En concreto, el 38% de nuestros ciudadanos tienen idea de aumentar este año su consumo (33% en 2014, 26% en 2013, 32% en 2012, 26% en 2011, 28% en 2010 y 28% en 2009), en tanto que el incremento del ahorro es intención del 37% para este 2015 (38% en 2014 y 2013, 41% en 2012, 40% en 2011 y 2010 y 47% en 2009).

Ahorro y consumo, de PixabayEn lo que respecta a Europa, lo cierto es que las intenciones de ahorro para 2015 retroceden o permanecen estables por segundo año consecutivo (35% de media este año, frente al 37% de 2014), a excepción de Portugal (43% frente a 39%), país en el que la situación financiera de los hogares ha sido las más perjudicada durante cinco años, y del Reino Unido (47% frente a 41%), donde es conocida la débil tasa de ahorro bruto de los hogares (en Hungría se iguala la intención de consumo y la de ahorro en un 31%). En este sentido, el aumento de los gastos prima sobre la intención de ahorro en 9 de los 12 países analizados, tres más que el año pasado. Así, Italia, España y Bélgica alcanzan a Alemania en este sentimiento de gasto.

Este nuevo escenario del consumo frente a ahorro concuerda con el aumento sostenido del estado de ánimo de europeos y españoles, que por segundo año consecutivo crece tanto en lo referido a su situación personal como a la de su país. Así, la percepción que tienen los europeos de la situación general de su país mejora, después de haberse visto reducida durante cinco años consecutivos (de 2008 a 2013). En concreto, la nota media de los países estudiados por el Observatorio Cetelem pasa este año va de 4,3 a 4,6 y se sitúa a medio camino entre el punto más bajo de 2013 (3,7) y el nivel pre-crisis (4,9 en 2008).

Por su parte, la apreciación de su situación personal para los consumidores europeos progresa igualmente en todos los países incluidos en el observatorio, excepto en Bélgica (-0,2 puntos) y en Rumania (estable), si bien la nota media otorgada es de 5,5/10 para el conjunto de países estudiados. Este crecimiento es modesto (de +0,3 puntos) e inferior a la nota de la situación general del país.

De esta forma, como lo que viene ocurriendo cada año, los consumidores europeos juzgan más favorablemente su situación personal que la referente al país (a excepción de Alemania, que posee dos notas muy positivas y cercanas la una de la otra).

En cuanto a la compra, los europeos posicionan siempre los viajes y el ocio a la cabeza de sus intenciones de compra (57% de las intenciones medias), con la salvedad de Polonia y República Checa, donde este sector es segundo en intención. Por su parte, el universo del hogar se estabiliza, y los trabajos de reformas (37%) y los productos de electro-menaje (36%) se colocan en segunda y tercera posición de las intenciones de compra de los europeos, seguida por los muebles (31%) y los smartphones (29%). En el caso concreto de España, las principales intenciones de compra son viajes (50% de intenciones de compra), smartphones (35%), electrodomésticos de gama blanca (31%), muebles (28%) y tablets (24%). En este sentido, los nuestros ciudadanos aumentan su intención de compra en 10 de los 14 sectores analizados, mientras que otros 3 se mantienen estables y sólo cae un punto el ordenador (15% ahora). Entre tanto, los que más crecen en nuestro país son muebles y complementos (+7 puntos), la gama marrón (+5 puntos) y los Vvajes y tablets (4 puntos).

El informe de Cetelem también revela que se están poniendo en marcha nuevas formas de consumo, y de hecho, más del 60% de los europeos piensa que su forma de comprar ha cambiado en el transcurso de los cinco últimos años, aunque esta tasa alcanza incluso al 81% en Hungría, al 74% en Polonia o en la República Checa, al 70% en Rumania o al 65% en Francia. En España, el 61% de los ciudadanos también piensan que sus hábitos de consumo han cambiado, mientras que los portugueses se encuentran más en la retaguardia, con sólo el 38% consciente de este cambio.

En ese sentido, el 56% de los europeos declara realizar menos compras impulsivas; y sólo los alemanes son una mayoría en declarar que realizan el mismo número de compras impulsivas que antes de la crisis (46%, frente al 29% media Europa). Por el contrario, los españoles y los portugueses confirman una situación de dificultad de poder de compra, siendo un gran número el que ha renunciado a las compras impulsivas (69% y 74%, respectivamente).

La investigación también pone de manifiesto que, entre estas recientes prácticas de consumo, todavía en desarrollo, destacan la evolución del mercado de segunda mano e Internet, que gana terreno sobre las compras nuevas en tiendas: el 40% de los europeos declara realizar más compras de productos nuevos en Internet, y las compras de artículos de primera mano en Internet se encuentran a la cabeza de las nuevas prácticas de consumo, pues sólo el 15% de los europeos no realiza compras de productos nuevos en Internet.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *