Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Empleados  >  Artículo actual

Se multiplica la demanda de competencias de inteligencia emocional

Por   /   22 octubre, 2019  /   Sin Comentarios

Conforme las empresas van automatizando las tareas más tradicionales y repetitivas, las compañías están valorando también más las competencias de inteligencia emocional (IE), desde la capacidad de autoconciencia social a la comunicación y gestión de relaciones. De hecho, tal y como concreta un reciente estudio del Instituto de Investigación de la firma de servicios de consultoría, tecnología e internacionalización Capgemini, nada menos que un 76% de los directivos considera que los empleados deben desarrollar competencias de IE, Inteligencia artificial, de Pixabaydado que tendrán que adaptarse a más funciones relacionadas con el trato personal y del cliente.

El documento, para el que se ha consultado durante agosto y septiembre a 750 directivos de grandes organizaciones de los sectores de consumo y retail, banca, seguros, automoción y utitilies, así como entrevistas en profundidad a expertos en la materia, además de una encuesta a 1.500 empleados con funciones no supervisoras en once de los principales países del mundo (entre ellos, España), revela que también un 76% de los ejecutivos advierte que empleados tendrán que asumir más tareas que exigen competencias emocionales y no pueden ser automatizadas, como las de empatía, la influencia y el trabajo en equipo.

Y es que hasta un 61%de los directivos entienden que la inteligencia emocional se convertirá en una competencia laboral indispensable en los próximos 1-5 años, algo en lo que también coincide el 41%de los empleados. Es más, en general, el 83% de las empresas señala que tener una plantilla con altas competencias de inteligencia emocional será un requisito necesario para alcanzar el éxito en los años venideros.

En ese sentido, en el informe, que lleva por título “Emotional intelligence-the essential skillset forthe age of AI”, muestra que las empresas con elevadas competencias de inteligencia emocional en su plantilla se están ya beneficiando de sus ventajas: el 60% de esas organizaciones señala estar consiguiendo un resultado un 20% mejor que el resto en diversos factores de negocio, apreciándose mejoras en aspectos como la productividad, la satisfacción del empleado, la cuota de mercado o la atención al cliente. En concreto, la investigación calcula que las entidades que realizan una inversión continuada en IE de sus profesionales obtienen un retorno de la inversión de entre 2,2 y 4,4 veces más considerando el impacto en los ingresos, la productividad, la reducción de costes y la tasa de rotación de empleados.

Sin embargo, la realidad es que detecta que la gran mayoría de las empresas no ha adaptado sus prácticas para integrar la IE en los procesos de contratación y formación de personal. Una incapacidad que sin duda dejará a muchas organizaciones sin posibilidad de materializar los beneficios que la IE ofrece en cuanto a satisfacción del empleado, menor tasa de rotación de personal, generación de ingresos o reducción de costes. Así, y a pesar de que tres cuartas partes de las organizaciones afirman que pueden lograr que sus empleados desarrollen competencias de IE, son muchas menos las que están ofreciendo formación específica para conseguir este objetivo: solo el 42% proporciona formación específica para la capa directiva, un porcentaje que cae al 32% cuando se trata de formación para los mandos intermedios y a solo el 17% para empleados “junior” o sin funciones supervisoras (a pesar de que esta última capa de empleados base son los que probablemente sentirán en mayor medida el impacto de la automatización, menos del 40% de las empresas evalúa sus actuales competencias en materia de IE o las comprueba durante el proceso de contratación).

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *