Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Empleados  >  Artículo actual

La Inteligencia Artificial, creadora de puestos de trabajo

Por   /   8 septiembre, 2017  /   Sin Comentarios

Frente al temor común de que la tecnología de inteligencia artificial (IA) vaya a causar la pérdida de muchos puestos de trabajo, el estudio “Turning AI into concrete v “alue: the successful implementers toolkit”, llevado a cabo por el Instituto de Transformación Digital de la firma de servicios de consultoría, tecnología e internacionalización Capgemini, viene a demostrar lo contrario. En concreto, al margen de que tres cuartas partes de las empresas que la están utilizando dicen haber experimentado un incremento en su cifra de ventas del 10% vinculado directamente a la utilización de la IA, nada menos que un 83% de las firmas usuarias de IA asegura que las aplicaciones de IA han supuesto en realidad la creación de nuevos puestos. Inteligencia artificial y recursos humanos, de PixabayEs más: entre las empresas que han adoptado soluciones de IA de forma generalizada, el 63% no ha destruido ningún puesto de trabajo.

La investigación, fundamentada en una amplia encuesta entre 993 directivos de compañías con facturaciones superiores a los 500 millones de dólares en un total de nueve países y que tienen implantada tecnología de inteligencia artificial, destaca en la citada línea que el empleo se crea en las categorías profesionales más altas, situándose 2 de cada 3 de los nuevos puestos en niveles de gerencia y alta dirección.

Lo cierto es que, además, las organizaciones conciben la IA como un medio para reducir el tiempo que los empleados dedican a tareas rutinarias y administrativas y permitirles centrarse en las actividades de valor añadido. La mayoría (71%) ha iniciado de manera proactiva programas de aprendizaje o renovación de competencias profesionales para sacar el máximo partido a las inversiones en IA. Y de las empresas que han adoptado aplicaciones de IA de forma generalizada, la mayor parte considera que la IA facilita el desempeño de trabajos complejos (89%) y que las máquinas inteligentes coexistirán con las personas dentro de sus organizaciones (88%).

En cualquier caso, según el informe, las empresas más tecnológicas utilizan la IA para impulsar la eficiencia de las operaciones, incrementar las ventas, mejorar los procesos de fidelización del cliente y generar análisis de información (inteligencia de negocio); y funciona. La experiencia del cliente es un objetivo central de aquellas empresas que adoptan la IA: el 73% considera que puede elevar el nivel de satisfacción de los clientes y el 65%, que puede reducir la rotación de clientes.

No obstante, el documento también pone de manifiesto que numerosas organizaciones todavía no han conseguido alinear sus inversiones en IA con las oportunidades de negocio. Las empresas están dando prioridad a proyectos de IA de alta complejidad, en lugar de centrar sus esfuerzos en soluciones más sencillas con las que obtendrían el mismo beneficio. En concreto, más de la mitad (58%) se vuelca en las implementaciones de IA “necesarias”, que hace referencia a proyectos de alto nivel de complejidad y beneficio, como el servicio al cliente, mientras que solo un 46% está introduciendo aplicaciones de AI “imprescindibles” de baja complejidad y alto rendimiento. De modo que si las empresas abordaran ambos problemas de forma simultánea, podrían obtener mayores beneficios. Por ejemplo, los que desarrollaran soluciones “imprescindibles” reducirían su rotación de clientes una media de un 26%.

El estudio también incide en que porcentajes bastante importantes de los sectores telecomunicaciones (49%), retail (41%) y financiero (36%) utilizan de forma generalizada aplicaciones de IA, mientras que los que menos las emplean son las empresas del sector del automóvil (26%) y el industrial (20%). Y en cuanto al reparto geográfico, La India es el país donde un mayor número (58%) de grandes corporaciones utiliza herramientas de IA de forma generalizada, situándose a continuación Australia, aunque allí ya se limita al 49% las grandes organizaciones que la usan. Mientras, España (31%) se sitúa en el séptimo lugar entre los nueve países analizados en el estudio, es decir, 5 puntos porcentuales por debajo de la media (36%), aunque por delante de los Países Bajos (24%) y Francia (21%), que ocupan las dos últimas posiciones.

El estudio concluye estableciendo los pasos principales que han de seguirse para iniciar la implantación de la IA: resolver los principales retos tecnológicos y humanos; determinar las áreas en que la IA puede proporcionar el mayor beneficio y a largo plazo; combinar una visión de arriba-abajo con una ejecución de abajo-arriba; y preparar a la organización.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *