Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Artículo actual

Un impacto positivo en la sociedad, objetivo de la mayoría de directivos

Por   /   10 abril, 2019  /   Sin Comentarios

La definición de un propósito que vincule los objetivos de negocio con un impacto social, ético y medioambiental positivo es considerada la tendencia más relevante en gestión de intangibles en el entorno empresarial, según pone de manifiesto el “Approaching the Future 2019: Tendencias en Reputación y Gestión de Intangibles”, informe realizado por cuarto año consecutivo por la fundación empresarial para una gestión integral Cuidado de la sostenibilidad, de Pixabayde los intangibles Corporate Excellence-Centre for Reputation Leadership y la consultora estratégica especializada de responsabilidad social corporativa Canvas Estrategias Sostenibles.

Lo cierto es que en la edición de este año del citado estudio, para el que se ha consultado a 230 directivos o expertos de 90 empresas en 18 países (la gran mayoría de ellos, en España), se identifican hasta un total de 15 tendencias clave (repartidas en cuatro grandes grupos de tendencias “globales”, de “reputación y marca”, de “sostenibilidad” y de “ética y transparencia”), que los encuestados puntúan de acuerdo con su nivel de importancia, siendo la más relevante para los directivos y profesionales consultados el propósito corporativo. Al respecto, la mayor parte de los profesionales considera el operar con un propósito como una prioridad estratégica para sus compañías, hasta el punto de que el 92% de los consultados asegura que su organización cuenta con un propósito corporativo definido, teniendo en cuenta que para estas empresas el propósito ya no se basa exclusivamente en el negocio, sino que incluye valores sociales, éticos y medioambientales; e incluso el 56% de los directivos sondeados afirma estar trabajando en iniciativas de implantación y activación del propósito a través de los valores y la cultura corporativa a fin de buscar generar impacto positivo en la sociedad. En ese mismo sentido, hasta un 46,5% de los encuestados apuntan que sus organizaciones se posicionan en cuestiones sociales o ambientales (el 94% de ellos entiende que se trata de una oportunidad).

Tras la misma, la segunda tendencia detectada con mayor relevancia es la gestión de la reputación en el contexto de la economía colaborativa, porque no hay que olvidar que, con la transformación que vive el mundo empresarial y las nuevas tecnologías, el gran reto es la gestión de la confianza y la reputación frente a los cambios de comportamiento del consumidor y los nuevos hábitos de la ciudadanía que se generan en el actual contexto digital. En esa línea, un 62% de los encuestados dice estar ya gestionando su reputación en los entornos digitales, a la vez que un 52% de las organizaciones confiesan estar trabajando en nuevas formas de “engagement” con los grupos de interés.

Como tercera tendencia más relevante aparece el futuro del trabajo, algo desde luego marcado por el cambio frenético que experimentan los entornos laborales. Y es que la digitalización y la automatización requieren nuevas formas de entender y organizar el trabajo, así como nuevas habilidades. Por ello, el 71% de las empresas ya está impulsando nuevas formas de entender y organizar el trabajo, destacando en ello el teletrabajo y la flexibilidad de horarios, porque la agilidad y la flexibilidad se han convertido en dos características básicas que describen el futuro del trabajo. De hecho, un 56,1% de las organizaciones consultadas (71% en el caso de las grandes corporaciones) cuentan ya con medidas de flexibilidad laboral y nuevas formas de trabajo. Y en esa misma tendencia es preciso reseñar igualmente que un 66% de las firmas están trabajando en su cultura corporativa y activación de valores.

Detrás de estas tres grandes tendencias aparecen, por este orden de relevancia, otras como: la sostenibilidad del planeta, la normalización de la incertidumbre, el “engagement” para la creación de valor social, la reinvención de la cultura corporativa, la humanización de la tecnología (desconectar para conectar), la nueva ciudadanía (más responsable y comprometida), la reinvención de la globalización, el crecimiento del compromiso ético de los inversores, el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en lo que es preciso pasar ya del compromiso a la acción, los derechos humanos en la nueva era de la hipertransparencia, el “blockchain” como última frontera de la transparencia y el riesgo y oportunidad de las nuevas compañías activistas.

El informe destaca asimismo entre la quincena de tendencias que la igualdad de oportunidades de la mujer, el activismo de marca en defensa del desarrollo sostenible y una cultura corporativa basada en el respeto hacia la diversidad son aspectos clave hacia donde apunta el futuro de las organizaciones. En concreto, un 57% de las compañías trabajan ya en cuestiones relacionadas con la igualdad y la diversidad, y desde luego la sostenibilidad, entendida no ya sólo como la necesidad de reducir la huella ambiental de las empresas, sino de que el sector privado adopte un papel activo para tratar de regenerar y salvar el planeta, contribuyendo así a los objetivos plasmados en la Agenda 2030 de Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible. De hecho, éste es uno de los principales retos a los que se enfrentan las organizaciones, ya que en la actualidad sólo un 28,7% de los encuestados asegura que sus organizaciones están trabajando en acciones para adaptarse al cambio climático. Además, únicamente el 19,1% de los profesionales consultados confirma que están inmersos en el desarrollo de medidas en materia de economía circular. Y entre esos que están apostando por este modelo, la medida que emerge como más relevante es la relacionada con la reducción, reciclable y gestión de residuos (49%), mientras que en un segundo plano aparece la sensibilización y la participación en iniciativas empresariales, con un 17%.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *