Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Consumo/ Mercados/ Indicadores  >  Artículo actual

España, lejos de las grandes potencias en influencia “soft power”

Por   /   26 febrero, 2020  /   Sin Comentarios

Con una puntuación de 47,6 puntos sobre un máximo de 100, España figura en el puesto décimo sexto en el “Soft Power index 2020”, elaborado por la consultora multinacional de valoración y asesoramiento estratégico de marca Brand Finance y que mide el poder “blando” o la capacidad de una nación para influir en las preferencias y comportamientos de varios actores Poder de países, de Pixabayen el ámbito internacional (estados, corporaciones, comunidades, públicos, etc.) a través de la atracción o la persuasión en lugar de la coerción.

La investigación, que en realidad clasifica al respecto a un total de 60 entre los principales países del mundo, para lo que ha recogido las opiniones de 55.227 personas en más de 100 países (54.206 ciudadanos de 87 países de todo el mundo y 1.021 expertos en 71 naciones), sitúa en los cinco primeros lugares del ranking, por este orden, a Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Japón y China. Para ello, se han analizado las métricas clave de familiaridad, reputación e influencia, así como los siete pilares del poder blando que en conjunto valoran hasta un total de 30 aspectos: negocios & comercio, gobernanza, relaciones internacionales, cultura & patrimonio, medios & comunicación, educación & ciencia y gente & valores.

De esta manera, el país norteamericano obtiene en concreto 67,1 puntos, a pesar del daño a su reputación que ha recibido últimamente como nación, pues la realidad es que vence en más categorías que cualquier otro país: lidera las de familiaridad e influencia, pero se equilibra con las puntuaciones bajas en reputación (13º del mundo) y gobernanza (16º).

Por su parte, Alemania es segunda (61,9 puntos) tras estar entre los tres primeros puestos en cinco de los siete pilares del “soft power”, gracias sobre todo a las percepciones positivas de su economía y gobernanza estables. Y es que, a pesar de los sentimientos encontrados sobre el legado de la canciller Merkel en su país, las percepciones de su liderazgo dentro de la UE y la audaz respuesta a la crisis migratoria han sido reconocidas en el extranjero, hasta el punto de que la nación germana ocupa el primer lugar por ser útil para los países necesitados y el segundo por la influencia en los círculos diplomáticos.

Prácticamente con la misma puntuación (61,8) se posiciona Reino Unido, a pesar del “Brexit”, lo que significa que este país ha conseguido trasformar un sentido de familiaridad universal y reputación favorable en influencia en el escenario global. En ese objetivo, no hay duda de que la reina Isabel II y la familia real han sido fundamentales, junto a la BBC, que llega a 426 millones de espectadores y oyentes en el extranjero, para mantener la relevancia de la nación, ya que tanto su economía como el poder duro de Gran Bretaña se están empequeñeciendo por el surgimiento de Oriente.

El cuarto puesto es para Japón (60,2 puntos), una nación que logra colocarse entre los diez primeros lugares en todas las métricas clave consideradas. De hecho, y pese a una importante desaceleración económica, el país del sol naciente ha cosechado beneficios en sus fuertes marcas, sólidos gastos de consumo y altos niveles de inversión empresarial, ocupando el primer lugar en el pilar concreto de negocios & comercio. Además, como la tercera economía mundial más grande, Japón es una nación con visión de futuro y hacia el exterior, con el segundo mayor gasto mundial en investigación y desarrollo, reflejado en su segundo lugar en el pilar de educación & ciencia.

Mientras, China (58,7 puntos) se ve lastrada principalmente por su clasificación en reputación, ya que en esa métrica es solo la 24ª del mundo, en tanto que en influencia es segunda.

Tras las cinco naciones citadas, en la lista aparecen a continuación, sucesivamente, Francia (58,5 puntos), muy pegada al gigante asiático, y ya más alejados, Canadá (54,5 puntos), Suiza (también 54,5), Suecia (51,9) y Rusia (51,0, igualmente que China, muy perjudicada por su reputación, en lasque no pasa de la plaza 26).

España, grandes atractivos e importantes carencias

En el caso particular de España, sus 47,6 puntos nos sitúan claramente por encima de la media (40.8 puntos) de las 60 naciones examinadas, destacando el estudio que somos los números 1 del mundo en diversión y amabilidad de su gente (seguimos siendo un referente como nación de ocio y turismo), al margen de que nuestros productos y marcas son reconocidas y queridas internacionalmente, así como nuestro deporte y nuestros deportistas, si bien la influencia de nuestros líderes o en materias como educación y ciencia son mejorables.

La realidad es que España, que ocupa el octavo puesto en términos de grado de familiaridad con la nación (el 74,9% de los encuestados conoce bien a España), cosa que solo Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, China y Japón superan, es vista por el resto de las naciones como un excelente lugar para visitar (7,5 sobre un promedio 6,0) e, internacionalmente, la comida y la cocina española se encuentran entre las más valoradas del mundo (5 puntos sobre un promedio de 3,1), así como el patrimonio histórico (5,6 sobre un promedio de 4,6), el arte (4,8 puntos frente a un promedio de 3,0) y su atractivo estilo de vida (4,5 sobre el promedio de 3,2). Son algunos de los aspectos del pilar cultura & patrimonio por los que España supera ampliamente la media en “soft power” internacional. En esa misma línea, otro de los factores por los que destacamos como nación y ejercemos influencia internacional es, como ya se ha apuntado, el deporte (4,4 puntos de la influencia internacional sobre un promedio de 2,3).

Sin embargo, y a pesar de estos resultados positivos, el desempeño de España es agridulce en otras áreas, y muy particularmente en gobernanza, relaciones internacionales y educación & ciencia. Así, por ejemplo, en términos de gobernanza, los resultados de nuestro país son mixtos, pues nos perciben en una posición muy similar a la de Polonia, mejor que Israel y peor que Portugal. Considerada, eso sí, muy por encima del promedio en cuanto a «políticamente estable y bien gobernada», es detectada por debajo del promedio en cuanto a «altos estándares éticos y baja corrupción», algo inusual para los países de Europa Occidental. Esta percepción es fruto probablemente de los casos de corrupción en los se han visto involucrados miembros de alto rango de los gobiernos. De ese modo, como era de esperar, los líderes españoles no son muy respetados internacionalmente en comparación con el promedio mundial. Un aspecto que lideran Alemania, Rusia, Reino Unido, Estados Unidos y Japón.

Eso sí, pese a estos problemas políticos y la “floja” influencia diplomática que ejerce nuestro país, el mundo considera que España posee marcas que el mundo adora, por lo que los mercados internacionales están bien preparados para comprar sus productos y servicios (sin duda, nuestras marcas, contribuyen muy positivamente a la construcción de la reputación de España). En cualquier caso, hay que tener presente que las opiniones sobre la estabilidad de la economía española son solo alrededor del promedio global, aunque la facilidad de hacer negocio es similar en promedio y, por lo tanto, debe mejorarse para que pueda generar inversiones extranjeras, particularmente en el área de «tecnología de vanguardia», donde España está por debajo de la media y muy lejos de los países top en esta categoría (logra 2,3 puntos, frente a los 6,3 de Japón, los 6,2 de Estados Unidos o los 5,6 de China y Alemania).

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *