Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Emprendedores  >  Artículo actual

Beneficios de implantarse en Estados Unidos

Por   /   5 octubre, 2015  /   Sin Comentarios

Por BusinessGoOn, Consultora especializada en estrategia empresarial internacional.

 

Sin duda existen unos indicadores generales que demuestran, “a priori”, que Estados Unidos es un país que goza de un clima de negocios estable. Los mismos son: su gran dimensión territorial, con más de 318 millones de personas; el perfil consumista y la elevada capacidad de compra del ciudadano medio; la importante dotación de infraestructuras, así como su estacada orientación al sector servicios. A ello es preciso sumar la información del “Doing Business 2015” del Banco Mundial, que sitúa a Estados Unidos como el séptimo país, de entre 189 economías, en el que resulta más fácil hacer negocios.

Mercado estadounidense, de PixabayEn esa línea, son claros hasta 10 beneficios con los que podrá contar una empresa española que quiera implantarse en Estados Unidos:

1. Incentivos fiscales de los Estados

Las empresas españolas tienen que valorar y analizar con detenimiento las medidas y facilidades que promueven los condados y estados americanos a través de agencias dedicadas exclusivamente a la promoción de sus territorios como destino de la inversión foránea, y aprovechar esa oportunidad. Una vez establecida la empresa española en un estado u otro, la misma ya es considerada americana en su sentido más amplio, para poder vender productos, para ir a una misión comercial a otros países, para exigir a las instituciones locales que puedan ayudar en el desarrollo de la empresa, para solicitar financiación, etc.

Así, los incentivos más utilizados por los estados o municipios son las “vacaciones fiscales” (tax breaks), que se suman a condiciones favorables de financiación para la inversión. Además, en algunos casos, se incentiva la creación de empleo y la formación de trabajadores, siendo las principales beneficiarias las empresas que realizan inversiones en proyectos que supongan la contratación de un alto número de empleados. Por otro lado, también podrán beneficiarse de las deducciones en el impuesto de sociedades, si el empresario ha realizado inversiones en instalaciones de I+D.

2. Beneficios culturales

La historia de Estados Unidos se ha ido forjando a través de la multiculturalidad y del aporte de población de las principales naciones europeas, latinoamericanas y asiáticas, lo que le confiere ser un conglomerado de diversas culturas, etnias, religiones y razas; y esta estructura le sitúa como un país muy interesante para establecer buenas sinergias y oportunidades de crear negocios internacionales.

Debida a esta diversidad cultural, se puede decir que en Estados Unidos no hay un estereotipo americano claramente definido, por lo que la comercialización de un producto o servicio, posiblemente gane adeptos rápidamente.

3. Beneficios de consumo

El consumidor estadounidense tiene un alto poder adquisitivo, con una renta per cápita de 53.042 dólares y, por lo general, es muy receptivo a adquirir productos extranjeros. Dada su gran población, estamos ante un consumidor muy diverso en sus intereses y sus gustos, al margen de que este país representa nada menos que el 42% del mercado mundial de consumo.

Lo cierto es que el mercado de Estados Unidos lo compra todo, pero también es verdad que las empresas españolas necesitan realizar un plan estratégico internacional para responder a cuestiones como selección de Estados, estrategia de entrada, selección de productos, política de comunicación y plan de financiación, entre otras, para poder tener éxito en el mismo.

4. Beneficios en creación de sinergias entre negocios

Estados Unidos es el primer inversionista mundial y sigue estando entre los primeros países en materia de flujos IED entrantes. Según datos publicados en 2014 por el Departamento de Comercio, los flujos de inversión extranjera directa hacia los Estados Unidos pasaron de 160.000 millones en 2012 a 187.500 millones de dólares en 2013.

De esta manera, a la hora de implantarse, es importante establecer sinergias estratégicas, que pueden ser comprar una empresa local o llegar a una alianza con un socio/empresa en EEUU para reducir la curva de aprendizaje, de forma que sea un éxito la entrada en este mercado. Hay que tener en cuenta que las empresas estadounidenses, generalmente con gran poder adquisitivo, desean conseguir nuevos productos de calidad y a buen precio; y en esa línea las empresas españolas pueden ofrecer productos con estas características, además de excelentes servicios en áreas tecnológicas, aunque tenemos deficiencias en ponerlos en mercados complejos y sofisticados como es el norteamericano. Por ello, tenemos que entender que hay que dar márgenes, negociar condiciones mutuamente satisfactorias y firmar contratos (anglosajones, no españoles traducidos), que garanticen a ambas partes que todos ganan en la operación.

5. Beneficios económicos

La economía de Estados Unidos, con un PIB de más de 16 billones de dólares, prevé para 2015 un crecimiento en torno al 3,4%, según Economist Intelligence Unit (EIU), y ello gracias a la creación de empleo, a la mejora en la confianza de los consumidores, a la caída del nivel de endeudamiento de las familias y a una intensificación del crecimiento de la inversión empresarial.

Además, se estima que el promedio de los costos de fabricación serán un 15% menos que en algunos de los grandes mercados de Europa, gracias a las producciones en el sector energético con el descubrimiento y desarrollo del gas de “shale” (esquisto), que se calcula que tendrá una producción de 10 trillones de pies cúbicos para 2030, lo que le convierte en líder en la producción de gas, y para 2017, también en la producción de petróleo. Todo ello conllevará una reducción significativa del costo de la energía que impactará directamente en áreas como los servicios públicos, las materias primas, el procesamiento y la logística.

6. Beneficios en encontrar mano de obra muy cualificada

Con una población de casi 320 millones de personas, EE.UU. posee una mano de obra con un alto nivel de cualificación y que está considerada productiva, innovadora y flexible. Además, es un país abierto a las personas, a las culturas y a las ideas, con una fuerte protección de los derechos de la propiedad intelectual (anualmente recibe aproximadamente un millón de solicitudes para patentes y marcas), al margen de poseer un sistema legal transparente.

7. Beneficios en encontrar nuevas ideas

Estados Unidos se caracteriza por ser un país que potencia la creación de nuevas ideas y donde se han desarrollado muchas de las start-ups más innovadoras y rentables del mundo. Por ello, se le conoce como el país de las oportunidades (“American dream” o “from rags to reaches”).

8. Beneficios tecnológicos

Cuenta con los mayores apoyos e incentivos estatales a la hora de invertir en el desarrollo tecnológico e innovación. No en vano está considerado como el centro para la innovación, ostentando el puesto nº 1 en el “Índice de Innovación Global”, ya que el 36% de los gastos mundiales van destinados a I+D.

9. Beneficios de crear una empresa moderna

El ecosistema empresarial en Estados Unidos es muy competitivo y obliga a que todas las empresas que configuran el mismo tengan que tener altos niveles de innovación y tecnología. La relación entre el empleador y el empleado es transaccional (la relación y la confianza son imprescindibles a la hora de crear negocios). En un país donde la movilidad y el trabajo virtual van en aumento año tras año, las habilidades transferibles se convierten en la clave del éxito.

10. Beneficio en la creación de la imagen empresarial internacional

La implantación en Estados Unidos genera un posicionamiento internacional a nivel de creación de marca global, con connotaciones e imagen empresarial de prestigio, calidad, competitividad, tecnología e innovación. Son rasgos característicos de las empresas implantadas en este país.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *