Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Ahorro/ Financiación  >  Artículo actual

Los impagos amenazan la supervivencia del 13% de las empresas

Por   /   13 mayo, 2016  /   Sin Comentarios

Al margen de que nada menos que un 74% de nuestras compañías padece las consecuencias negativas de la morosidad y de que un 31% sufre incluso impagos significativos, nada menos que un 13% de las firmas españolas está en riesgo de cierre a causa de las facturas que nos les pagan, según pone de manifiesto el “Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España”, elaborado por el Observatorio de Cash Management que impulsan Moroso, de Pixabayla aseguradora de crédito y riesgo Crédito y Caución, la consultora de información empresarial y análisis de riesgos Iberinform y la escuela de negocios IE Business School.

Además del problema señalado, una dificultad añadida resulta del hecho de que la mejora que había experimentado últimamente la morosidad en la actividad económica se ha estancado claramente en el último ejercicio (en 2012 las empresas afectadas con impagos significativos ascendían al 66% del total, al 56% en 2013, al 43% en 2014, al 34% en 2015 y al 31% en este 2016), con lo que queda aún lejos de los niveles previos a la crisis. En cualquier caso, al margen de ese 13% de entidades que están en peligro de quiebra por los impagos, los mismos suponen un incremento de costes financieros al 54% de las organizaciones, pérdidas de ingresos a un 40% y límites al crecimiento a un 18%.

Lo cierto es que la investigación de Crédito y Caución registra, por primera vez desde 2012, un empeoramiento en el comportamiento de los plazos de pago: sólo el 43% (38% en 2015) de las empresas trabaja con plazos inferiores a los 60 días que trató de impulsar la Ley 15/2010 de Medidas de Lucha contra la Morosidad, aunque también el porcentaje de empresas que trabaja por encima de los 90 días se ha reducido al 13%, frente al 16% de un año antes.

Una situación que no extraña habida cuenta de que hasta el 83% de las empresas confiesa que ha tenido que aceptar plazos superiores a los deseados. El porcentaje más alto se refiere al 57% de las empresas que tienen relaciones B2B con grandes empresas, seguido del 50% que tienen relación con el sector público, en tanto que la capacidad de las pymes para imponer plazos de pago afecta al 38% de sus proveedores.

Según el estudio, buena parte de los impagos proceden de las Administraciones Públicas, y es que el comportamiento en pagos de la Administración con las empresas registra un empeoramiento por primera vez desde que se realiza el estudio. De esta manera, el 13% de las empresas que trabajan para el sector público (frente al 9% de 2015 o el 12% en 2014) soporta tasas de impago que suponen un riesgo extremo para su supervivencia, en tanto que, en el B2B, el 10% de las empresas aguanta tasas de impago superiores al 4%.

A la hora de explicar las razones de la morosidad empresarial, la primera parecer ser la falta de disponibilidad de fondos (señalada por un 62% de las compañías consultadas), seguida por los retrasos intencionados del cliente (opinión del 47%); y después, la complejidad del propio procedimiento de pagos (18%), las disputas sobre calidad (8%) y las facturaciones incorrectas (8%).

Pese a todo, la verdad es que las empresas no parecen poner mucho de su parte por minimizar los impagos que pueden sufrir, pues una de cada tres gestiona de forma deficiente su riesgo de crédito, ya que no utiliza criterios de solvencia en el análisis de su cartera (29%). Pero quizás lo más preocupante en términos de protección del tejido empresarial frente a los efectos de la morosidad es que este indicador mantiene una sorprendente estabilidad que no ha mejorado ni siquiera en los peores años de la crisis: 30% en 2015, 31% en 2014, 33% en 2013, 32% en 2012 y 42% en 2011.

En cualquier caso, cuando emplean alguna metodología de gestión de recobro, un 89% de las firmas dice utilizar la gestión interna, un 46% los despachos de abogados, un 40% los seguros de crédito, un 12% a las empresas de recobro integral y un 8% a las compañías de recobro telefónico.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *