Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conciliación  >  Artículo actual

Débil compromiso en las empresas con la igualdad de género

Por   /   22 octubre, 2015  /   Sin Comentarios

A pesar de que casi tres cuartas partes (73%) de los altos ejecutivos a nivel mundial piensan que en 2030 las mujeres ocuparán los primeros puestos de la mayoría de las grandes empresas mundiales, igualando así en número a los hombres, lo cierto es nada menos que el 56% de los mismos declara que sus organizaciones no han adoptado metas formales para hacerlo realidad y solo el 39% identifica la diversidad de género en la alta dirección como una prioridad, ocupando así el séptimo lugar entre las diez prioridades más importantes.

Mujeres en Consejos de Administración, de Free DownloadSegún el “Gender Equality in the Executive Ranks: A Paradox-The Journey to 2030”, estudio realizado recientemente por The Economist Intelligence Unit (EIU) y patrocinado por la multinacional de la comunicación y relaciones públicas Weber Shandwick y la firma de investigación de mercados KRC Research, lo cierto es que únicamente el 30% de las compañías globales se pueden considerar pioneras en el impulso de la igualdad de género y, de hecho, solo el 12,5 de los altos ejecutivos de las primeras 100 empresas mundiales son mujeres.

La investigación, basada en una encuesta online a 327 ejecutivos de alta dirección, incluyendo a los CEOs, en 55 países en América del Norte, EMEA, APAC (Asia Pacífico) y América Latina, aporta en cualquier caso un marco de actuación para la construcción de reputación a través del impulso en la igualdad de género. Y en ese sentido apunta a seis poderosas fuerzas que parecen acelerar el movimiento hacia una mayor igualdad de género y cuya confluencia puede contrarrestar a las que retrasan dicha igualdad y ayudar a las compañías a no quedarse atrás. Dichas fuerzas se fundamentan en la realidad de que: más de dos tercios (68%) de los ejecutivos han notado un aumento en la cobertura de los medios de comunicación, incluyendo redes sociales, sobre la igualdad de género; “mejorar nuestra capacidad de atraer y retener a las mujeres con talento” es la principal razón citada para la participación en las iniciativas de igualdad de género de las empresas; el 38% de los ejecutivos concienciados por una mayor igualdad de género reconoce que contar con diferentes perspectivas de género conduce a mejores resultados financieros; los ejecutivos identifican la influencia de los diferentes “stakeholders” como el principal factor de presión para demostrar igualdad de género en el nivel ejecutivo; las mujeres que no están en la alta dirección están significativamente menos dispuestas a alcanzar estos puestos que sus colegas masculinos en la misma posición (76% versus 56% respectivamente); el 76% de los “millenials” reconoce que la igualdad de género en los altos cargos es importante para ellos, un porcentaje mayor que en el caso de la “Generación X” (44%) o la generación del “baby boom” de los años 60 (48%).

En esa línea, el estudio apuesta por seguir las pautas que están marcando las compañías pioneras en la igualdad de género y que pasan por: posicionarse (estas empresas están más dispuestas que el resto a formalizar claros objetivos para impulsar la igualdad de género: 58% versus 37%); compromiso al respecto al más alto nivel (los CEOs del 42% de las pioneras están liderando el cambio, frente a un 21% entre las firmas sin equilibrio de prioridades); más comunicación (el 68% de las pioneras comparte públicamente la información sobre sus esfuerzos para conseguir una mayor igualdad de género); y mayor implementación y ejecución (al menos la mitad de las pioneras ponen en práctica, como mínimo, 13 de las 16 acciones para el impulso de la igualdad por las que fueron preguntadas en el estudio, mientras que la mitad de quienes no son pioneros ponen en práctica solamente 4 de ellas; al margen de que los más pioneros están significativamente más dispuestos a incluir la igualdad de género entre las medidas de evaluación del desempeño de los directores, a solicitar una evaluación de sus prácticas de igualdad a terceros, y a crear comités para promover la igualdad de género).

En esencia, en Weber Shandwick recomiendan a los ejecutivos y sus compañías: seguir a los pioneros en este ámbito, disponer de CEOs que lideren este aspecto, valorar el talento, tener en cuenta a los medios, pues ignorarles supone un riesgo, comunicar y no ser ambiguo, hacer visible el liderazgo femenino, perseguir el reconocimiento y aprovecharlo, y utilizar el “storytelling” para crear una historia atractiva.

Imagen cortesía de photostock / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *