Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Economía/ Entorno social  >  Artículo actual

Idiomas, un obstáculo para encontrar trabajo fuera de España

Por   /   11 noviembre, 2013  /   Sin Comentarios

Marta Galea, de AseprocePor Marta Galea, Secretaria General de la Asociación Española de Promotores de Cursos de Idiomas en el Extranjero (Aseproce) (www.aseproce.org)

 

La crisis económica española ha hecho que muchos de nuestros universitarios, jóvenes y sobradamente preparados, denominados como la generación JESP, dejen nuestras fronteras en busca de un trabajo cualificado. Países emergentes económicamente o que no se han visto tan perjudicados por la crisis como Inglaterra, Canadá, China o Alemania son los destinos elegidos para comenzar una próspera vida profesional; una aventura a la que se ven empujados ante la alta tasa de paro juvenil que hay actualmente en España.

Muchos de los casi 1,9 millones de personas que decidieron dejar el país en el último año eran jóvenes de entre 25 y 35 años con talento y una formación cualificada que buscaban ofertas de empleo que nuestro mercado laboral no puede ofrecerles actualmente. Sin embargo, no todos estos jóvenes lograrán cumplir su sueño.

La primera piedra con la que se encuentran en este camino es el idioma. Y es que, para poder aspirar a un puesto laboral cualificado en el que hacer una carrera profesional productiva y enriquecedora con un sueldo idóneo, es necesario contar con una alta formación en idiomas. Si hoy en día para optar a un empleo en España son indispensables los idiomas, mucho más lo son si el empleo es en un país extranjero. Por esto, los jóvenes que salen de nuestro país en busca del llamado “sueño americano” tienen que tener un nivel prácticamente bilingüe al menos de un idioma, preferiblemente inglés; pero, si su destino es otro país como Alemania, Austria o China, es fundamental dominar, o al menos manejarse, en esta segunda lengua.

Idiomas para trabajar, de Free DownloadSi los jóvenes que salen al extranjero no cumplen estos requisitos se tropezarán con un gran obstáculo que solamente les permitirá aspirar a un puesto de baja cualificación, que quizás sea suficiente para ellos en ese momento, pero que truncará sus aspiraciones profesionales y retrasará su formación laboral. Esto hará que, en un futuro, perdamos en nuestro país grandes profesionales que puedan dar el relevo a los que hoy ocupan los altos cargos.

El mercado laboral en el extranjero demanda principalmente perfiles de ingenieros, informáticos, arquitectos o expertos en telecomunicaciones, que comenzarían a trabajar seguramente en empresas con un carácter multinacional en el que el idioma para trabajar en el día a día sería como mínimo el inglés, por lo que si no pueden expresarse correctamente en esta lengua, o no lo comprenden, tendrán complicado desempeñar correctamente sus funciones.

Y es que el problema de los españoles con los idiomas siempre ha sido un condicionante, no tanto a la hora de salir de nuestras fronteras, pero sí para encontrar un trabajo adecuado al perfil profesional de aquellos que deciden coger la maleta para buscar una mejor alternativa laboral. Un problema que se solucionaría si realmente nos mentalizásemos de la importancia que tiene saber idiomas hoy en día y dedicásemos una gran parte de nuestra formación educativa a este fin. Es importante poseer un título universitario, un posgrado o una especialización, pero si se carece de formación lingüística las posibilidades de triunfar en el extranjero son mucho menores.

Imagen cortesía de ponsuwan / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *