Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Empresas/ Negocios  >  Artículo actual

Iberdrola abre nueva etapa apoyada en una gran inversión

Por   /   25 febrero, 2016  /   Sin Comentarios

Tras cerrar el ejercicio 2015 con un aumento de su beneficio neto del 4,1% respecto a un año antes, pues ahora ha sumado 2.422 millones de euros, y algo más su ebitda (+4,9%), ya que totalizó 7.306 millones, el grupo energético español Iberdrola abre una nueva etapa de gran crecimiento para la que ha aprobado llevar a cabo una inversión de 24.000 millones de euros en el periodo 2016-2020, de acuerdo con las nuevas perspectivas presentadas ayer por la compañía. En cualquier caso, la firma, según su presidente, Ignacio Sánchez Galán, continuará desarrollando un modelo empresarial basado en la creación de valor a largo plazo, que permita mantener la solidez financiera y ofrecer una remuneración sostenible a sus accionistas.

Ignacio Sánchez Galán, de IberdrolaCon el nuevo plan de inversiones, la entidad prevé que, en 2020, el 81% de su beneficio bruto de explotación (ebitda) proceda de negocios regulados o con contratos a largo plazo, frente al 75% actual, y que más del 60% del total se genere para ese año en dólares y libras. De hecho, estima que el incremento medio anual de sus resultados hasta 2020 sea del 6%, tanto en ebitda como en beneficio neto, mientras que el flujo de caja operativo (FFO) acumulado en el periodo 2016-2020 ascenderá a 34.500 millones de euros, superando por tanto las inversiones en todos los negocios.

Por otra parte, la compañía piensa seguir reforzando la solidez de balance, con una mejora de sus ratios financieros. En particular, prevé que para 2018 la relación entre la deuda neta y el ebitda y entre los fondos generados en operaciones (FFO) y la deuda neta se sitúen en, como máximo, 3,6 veces y, como mínimo, el 22%, respectivamente. Para 2020, además, se estima que el primero de los ratios mencionados se reducirá hasta 3,1 veces.

Entre las inversiones anunciadas, una gran mayoría (22.000 millones de euros) corresponden a proyectos ya comprometidos, de los que cerca de un 60% se encuentra ya en construcción.

Las inversiones, de las que unos 17.000 millones tendrán en concreto destino en iniciativas para el crecimiento, se dedicarán fundamentalmente (88%) a actividades reguladas o con contratos a largo plazo (el 46% se volcará en redes, el 33% en renovables y el 9% en generación regulada), en tanto que el 12% restante se invertirá en los negocios de generación y comercial.

Y en cuanto al reparto geográfico de las inversiones, Iberdrola seguirá diversificando su negocio y afianzando el proceso de internacionalización iniciado hace ya más de una década. Así, el 43% de las inversiones previstas se realizará en dólares, el 35% en libras, el 20% en euros y el 2% restante en otras divisas, favoreciendo así el equilibrio geográfico de los resultados.

Por lo que respecta a la marcha del negocio durante 2015, la positiva evolución ha sido consecuencia directa en buena parte del área de renovables, que ha aumentado su ebitda un 18,6%, hasta alcanzar los 1.572,3 millones de euros, impulsado por la recuperación de los precios en España y el buen comportamiento en Latinoamérica y en el Reino Unido. Además, el negocio de redes también ha mejorado su ebitda un 1,9% (totalizó 3.601,6 millones de euros), con un incremento significativo de los activos regulatorios en Estados Unidos y Reino Unido, mientras que la actividad de generación regulada en México ha crecido un 30,1%, gracias a la mayor actividad con clientes privados. No obstante, el negocio de generación y comercial ha caído un 4%, debido a la menor producción en España y a costes no recurrentes en Reino Unido.

Todo ello ha sido posible, en cualquier caso, gracias a unas ventas totales del grupo que en 2015 sumaron 31.418,7 millones de euros, un 4,6% más que un ejercicio antes, lo que propició un margen bruto de 12.842,7 millones de euros (+5,4%), a la vez que se avanzó en la mejora de su eficiencia, con una reducción del gasto operativo neto del 1,6%, sin tener en cuenta el efecto del tipo de cambio.

De esa manera, el flujo de caja operativo (FFO) ha aumentado un 8,2%, hasta alcanzar los 5.906,7 millones de euros, y ha superado las inversiones en todos los negocios, que se han situado en 3.223 millones de euros en el ejercicio 2015, un 13,2% más que durante el año anterior (un 91% se ha destinado a áreas reguladas y un 62% a proyectos de crecimiento).

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *