Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

¿Qué distingue a las empresas perdurables?

Por   /   17 octubre, 2018  /   Sin Comentarios

Por Xavier Marcet, Presidente de Lead to Change, Consultora especializada en innovación estratégica y operaciones, y David Reyero Trapiello, Senior HR Business Partner de Sanofi Iberia, filial para España y Portugal de la multinacional farmacéutica.

 

Las compañías de alto crecimiento sostenido suelen tener una serie de factores en común: ADN de pasión por sus clientes; prioridad en crecimiento e innovación; gestión rigurosa de costes; humildad para reinventarse continuamente, incluso cuando las cosas van bien; gestión excelente de personas; y credibilidad en el mercado y en la sociedad en base a una sólida trayectoria empresarial,  a liderazgos humildes y a una clara Responsabilidad Social Corporativa.

Lo cierto es que estas organizaciones huyen de la aplicación sistemática de modas de gestión y emplean sólo aquellas nuevas tendencias que consideran que realmente aportan valor a su negocio. Éxito continuo, de PixabayAdemás, se diferencian por su coraje en este entorno económico que prima el corto plazo: no dudan en apostar por las trayectorias. Por otra parte, evitan también que los éxitos las vuelvan arrogantes y son compañías con un estilo, carácter propio y voluntad de perdurabilidad.

Con estos ingredientes, aspiran a la cuadratura del círculo: creación continua de valor para los clientes, compromiso de sus empleados, rentabilidad para sus accionistas, autenticidad y credibilidad en la sociedad.

En cualquier caso, no hay que olvidar que vivimos tiempos en que los directivos se enfrentan a múltiples paradojas en su gestión. Es lo propio de la gestión de la complejidad. Y en este sentido, conviene exponer algunos de los principales dilemas que se perciben en las prácticas profesionales.

10 paradojas de la gestión empresarial actual

1- Si la centralidad del cliente es clave para las empresas, ¿es lógico externalizar los servicios de atención al cliente? Perder sus conversaciones, dejar de observar sus experiencias… ¿Vale la pena por ganar unos puntos de eficiencia?

2- Los clientes quieren productos y servicios cada vez más personalizados y, a la vez, hay una gran presión de homogeneización y eficiencia de costes por la globalización de políticas comerciales.

3- Es fundamental simplificar los procesos y, en paralelo, la legislación y crecientes regulaciones generan una gran burocracia en las distintas áreas funcionales a las que a veces las compañías añaden una gran normativización interna.

4- La complejidad de gestión es creciente, y ello requiere templanza, mucho bagaje, mirada multifacética y diversidad de perfiles. Y por otro lado, se están “juniorizando” las plantillas de muchas organizaciones, lo que reduce costes pero también puede impactar negativamente en el negocio por la falta de una rica experiencia previa.

5- Estamos acostumbrados a una gestión local y lineal y, por el contrario, los nuevos tiempos requieren mentalidad global y exponencial para aprovechar las grandes oportunidades de expansión que genera la disrupción actual.

6- La agilidad en las tomas de decisiones y la capacidad para anticiparse al entorno son básicos para la supervivencia en el mercado. Pero todavía se concretan demasiado las decisiones en la alta dirección y falta alinearse desde la delegación y el empoderamiento.

7- La transformación digital es una de las causas de la reducción drástica de las barreras de entrada en muchos sectores. Y sin embargo, muchas compañías se siguen comparando con los competidores tradicionales en su estrategia y éxito empresarial antes que con los nuevos entrantes.

8- Se habla mucho de innovación, pero dejar que se haga un espacio en las atribuladas agendas del día a día cuesta demasiado. La innovación consiste en poner el futuro en la agenda del presente.

9- No hay empresas sanas en una sociedad insana, decía Drucker. De ahí que las empresas necesitan aprender a compatibilizar muy seriamente sus negocios con el bien social.

10- Las personas son el principal activo en los negocios,pero cada vez más suenan trompetas de robotización e inteligencia artificial como si se tratara de escoger. De lo que se trata es de empoderar a las personas con nuevas herramientas; lo que viene es la suma de inteligencias. Las personas siempre serán las que harán la diferencia.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *