Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Ahorro/ Financiación  >  Artículo actual

El fraude y la evasión fiscal suponen a cada español más de 1.900 euros añadidos de impuestos

Por   /   23 mayo, 2013  /   Sin Comentarios

Al margen de que el sobrecoste fiscal no incluye los impuestos eludidos por las prácticas agresivas de las multinacionales para no tributar por los beneficios de sus operaciones en España, cada español ha de pagar anualmente al Fisco unos 1.910 euros de más para compensar los impuestos que otros contribuyentes dejan de tributar debido al fraude y a la evasión fiscal, según estimaciones de un reciente informe llevado a cabo por la asociación de Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA).

Fraude y evasión, de GesthaLo cierto es que el fraude, junto con la elusión, representan una pérdida total de ingresos cercana al billón de euros en toda Europa, tal y como ha reconocido el Comisario de Fiscalidad de la Comisión Europea, Algirdas Semeta. En España, por su parte, la pérdida total para Hacienda ronda los 90.000 millones de euros anuales.

Precisamente el fraude es además una de las principales causas de que la presión fiscal en España haya caído en el último año en más de cinco puntos porcentuales, ampliando así su diferencial con la media europea en 7,4 puntos (la evasión fiscal y laboral es responsable de casi la mitad, concretamente del 48,7%, de este diferencial). De esta manera, la presión fiscal en España se situó en el 31,4% del PIB en 2011, lo que posiciona a nuestro país en la vigesimoprimera plaza en el ranking europeo, pese a las subidas impositivas aprobadas en el IRPF e IVA en 2010 y 2011, según los datos de la oficina estadística europea Eurostat.

La situación alcanza tal punto que actualmente la economía sumergida en España representa un volumen equivalente al 23,3% del PIB, el doble de la media de los quince primeros países de la UE, de modo que la evasión fiscal será una de las causas destacadas de la caída de la presión fiscal en nuestro país, junto con el desempleo y la caída del consumo.

El problema se detecta especialmente en La Rioja, donde la economía sumergida supone el 31,4% de todo su PIB, por lo que cada ciudadano riojano tiene que hacer frente a un sobrecoste de 2.776 euros. También es especialmente grave en Canarias, donde supone el 28,7% del PIB y un sobrecoste para cada uno de sus ciudadanos de 2.078 euros; en Ceuta (27% y 1.835 euros); en Melilla (26,9% y 1.835 euros); en Castilla-La Mancha (26,5% y un sobrecoste individual de 1.629 euros), y en Galicia (26,3% y 1.894 euros de sobrecoste). Por el contrario, la menor implantación de la economía sumergida tiene lugar en Extremadura (19,2% del total de su PIB y 1.114 euros añadidos por contribuyente); Baleares (19,2% y 1.673 euros por cabeza más); Madrid (19,6% y 2.068 euros); Navarra (20% y 2.038 euros); Asturias (20,2% y 1.592 euros de más por asturiano); País Vasco (20,6% y 2.272 euros de más), y Cataluña (22,3% y una cotización de más de 2.120 euros).

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *