Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Comercio  >  Artículo actual

El fraude online, una de las grandes preocupaciones de los e-commerce

Por   /   8 febrero, 2018  /   Sin Comentarios

Actualmente 6 de cada 10 negocios de todo el mundo están sufriendo un nivel de pérdidas debidas al fraude online igual o superior al de hace un año, tal y como refleja el “Global Fraud and Identity Report 2018” (“Informe Global sobre Identidad y Fraude 2018”), estudio llevado a cabo por la firma de servicios de información y desarrollo de herramientas de análisis de datos Experian.

El documento, que se basa en los datos aportados por un sondeo entre más 5.500 consumidores y más de 500 ejecutivos en 11 mercados de todo el mundo (entre ellos, España), constata que el fraude sigue siendo una notable preocupación a nivel global. Compra en internet, de pixabayDe hecho, nada menos que el 72% de las compañías consultadas menciona el fraude como una preocupación creciente.

En ese sentido, la investigación pone de manifiesto que los negocios necesitan mejorar su capacidad para identificar a los clientes y así combatir el fraude online. Porque lo cierto es que, en la actualidad, la mayoría de los negocios tienden a mostrarse reticentes en lo referente a la prevención del fraude, siguiendo un enfoque basado en la detección en lugar del permiso o la confianza.

De esta manera, nada menos que el 71% de las empresas afirma que deniega más transacciones de las que deberían. Una situación que no solamente ocasiona una pérdida de ventas, sino que también perjudica el valor del ciclo de vida de los clientes afectados. De hecho, los líderes empresariales a nivel global coinciden en que, si fuesen más precisos a la hora de identificar a sus clientes y evitar denegar transacciones reales, podrían ver un aumento de sus beneficios. Por eso no resulta extraño que hasta el 84% de las empresas destaque que la necesidad de impulsar medidas para mitigar el riesgo de fraude podría reducirse gracias a una mayor certidumbre respecto a la identidad de los clientes.

En cualquier caso, los resultados del informe demuestran que, aunque los consumidores quieren ser reconocidos, también esperan que los bancos y sobre todo las tiendas online hagan todo lo posible para proteger su información y asegurar sus transacciones. De hecho, a 7 de cada 10 clientes les gusta ver protocolos de seguridad cuando realizan transacciones online, porque les hace sentir más protegidos, un factor esencial en países como España, donde la tasa de penetración de dispositivos electrónicos es una de las más altas del mundo. En ese sentido, es preciso apuntar que elementos como la compra de bienes y servicios o las transacciones bancarias personales, realizadas por el 88% y el 82% de los consumidores españoles respectivamente, son susceptibles de recibir mejoras de protección y detección de fraude. No obstante, eso no significa que a los consumidores les guste encontrarse con demasiadas barreras e inconvenientes, por lo que las estrategias más efectivas de identidad y prevención del fraude deben mantener la seguridad de los usuarios sin interferir en su experiencia.

Lo cierto es que el estudio de Experian refleja que uno de cada cuatro consumidores de todo el mundo ha abandonado una transacción en la que estaban interesados debido a que la creación de una nueva cuenta requería demasiada información; que el 35% de los consumidores dice que llevaría a cabo más transacciones online si hubiese menos obstáculos de seguridad; y que las principales causas de abandono de una transacción (señaladas por un 30% en ambos casos) son la falta de signos visibles de seguridad en la web y la falta de confianza a la hora de proporcionar datos personales y financieros. Mientras, tan solo el 40% de los negocios se sienten “muy seguros” respecto a su capacidad para detectar el fraude, a la vez que un 52% de los negocios todavía está empleando contraseñas para la detección y protección contra el fraude. Y por otra parte, el 75% de las empresas apuesta por medidas más avanzadas de seguridad que no conlleven un impacto sobre la experiencia digital de los clientes.

Y en lo que respecta al caso particular de España, la encuesta reseña que los consumidores de nuestro país, al igual que los franceses y los australianos, son los que menos confían en los protocolos de seguridad y los que más desconfían a la hora de compartir su información con los negocios. Eso sí, un 64% de los españoles valora todos los protocolos de seguridad cuando realizan transacciones online, ya que estos les hacen sentir más protegidos, a la vez que un 83% de nuestros conciudadanos valora bien que la protección de los datos personales sea una de las prioridades más altas de sus bancos (el 74% confía desde luego en la habilidad de los mismos para proteger sus datos personales y un 80% cree que su banco está tecnológicamente avanzado). Por su lado, el 78% de los negocios españoles estaría muy interesado en medidas de seguridad más avanzadas y en procesos de autentificación, y 7 de cada 10 negocios entienden que sus clientes se sienten cómodos con las medidas de seguridad presentes a la hora de realizar transacciones digitales.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *