Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Economía/ Finanzas  >  Bancos/ Cajas  >  Artículo actual

Retos de las empresas “fintech” para llegar al usuario

Por   /   1 julio, 2016  /   Sin Comentarios

Por Mooverang, Gestor de economía personal de OCU (Organización de Consumidores y Usuarios).

 

La irrupción del sector “fintech” está suponiendo la transformación de sectores tradicionales como la banca, así como la aparición de nuevos servicios Fintech, de Pixabayinnovadores que afectan al pago por móvil, las transferencias, los créditos o la gestión de activos, entre otros.

De esta forma, la eclosión de servicios liderados por entidades bancarias o por compañías de nueva creación es una realidad. Sin embargo, llegar al usuario es una asignatura pendiente en esta revolución. En concreto, hemos identificado hasta 9 importantes retos a los que deben enfrentarse los “players” del sector “fintech” para acercarse un poco más a los usuarios.

1. Ganar la confianza del usuario. A cada evolución tecnológica le llega su dosis de desconfianza por parte de los usuarios. El dinero es una cosa seria y no se cambian los hábitos de un día para otro. En esa dinámica, realizar compras en Internet pagando con tarjeta de crédito, realizar transacciones desde la web de su banco, abrir una cuenta corriente en un banco sin oficinas… todos estos pasos tardan en ganar la confianza de los consumidores. Lo mismo pasa con los servicios “fintech”, que se basan en lo digital y lo móvil para prestar sus servicios. Y aunque la tendencia está cambiando y se van superando las barreras, queda todavía mucho para que las “fintech” se conviertan en servicios de consumo de masas. Aquí, la “generación Z”, los jóvenes que tienen ahora menos de 23 años y que han nacido en un mundo digitalizado, serán los que adoptarán a gran escala estos nuevos servicios, convirtiéndolos poco a poco en algo normalizado.

2. Seguridad tecnológica y emocional. La seguridad es un elemento primordial y nada es demasiado en este ámbito para tranquilizar al usuario y garantizar la seguridad de su dinero y de sus datos. Pero el tema de la seguridad no solo abarca el plano tecnológico sino que hay una parte emocional que también hay que tratar. Los usuarios desconfían de lo que es nuevo y desconocido y es algo con que las empresas “fintech” tienen que vivir. No basta entonces con implementar altos niveles de seguridad, sino que es necesario ser pedagógico y ser capaz de explicar al usuario los riesgos, si los hay, y qué se ha hecho para eliminarlos.

3. Simplicidad. Los temas financieros siempre han sido percibidos como algo complejo por los usuarios, y los bancos tradicionales han lanzado en el mercado productos cada vez más difíciles de entender. Sin embargo, los usuarios buscan alternativas basadas en la sencillez de utilización. El hecho de que muchos servicios se presten en móvil en «fintech» ya es en sí toda una declaración de intenciones. Los usuarios quieren servicios simples, rápidos y adaptados a su modo de vida.

4. Transparencia. Es un elemento fundamental que debe estar en el ADN de toda empresa “fintech”. Es algo que los usuarios están buscando y que no tienen los bancos tradicionales, muchas veces tachados de opacidad y complejidad. Los nuevos modelos deben ser transparentes, fáciles de entender por parte de los usuarios, sin letra pequeña, sin clausulas abusivas, sin costes escondidos. La transparencia es un elemento clave para una adopción a gran escala.

5. Ofrecer garantía de marca. Llegar al mundo “fintech” con una marca completamente desconocida cuesta. Por ello, las empresas y proyectos deben ganar posicionamiento de marca. Así que contar con el respaldo de una organización de consumidores o estar auspiciado por una marca conocida es una garantía para los usuarios; las “fintech” que parten de cero tienen un largo recorrido de reconocimiento de marca para aportar la seguridad y confianza que necesita el usuario. Por lo tanto, conseguir que la oferta vaya más allá de un simple producto tecnológico y lograr construir una marca a la que los usuarios quieran pertenecer es lo que hará la diferencia.

6. Facilitar la vida a los usuarios. Es importante conseguir aportar valor. Ofrecer un servicio útil y sencillo al usuario y proponer un producto o un servicio que tenga un valor añadido real y no sea sólo una copia de lo que hacen los bancos. Además, trabajar la diferenciación (tanto con los bancos como con las otras “fintech”) es primordial para que el usuario decida cambiarse a una empresa “fintech” para ciertas operaciones.

7. Adaptarse a la regulación. El sector financiero es un sector regulado y las empresas “fintech” tienen que integrarse dentro del marco regulatorio existente, aunque éste cambie. Por ejemplo, la futura Directiva Europea de Servicios de Pago (DSP2) obligará a las empresas “fintech” nativas y a las entidades financieras tradicionales a jugar en un contexto regulatorio diferente al conocido hasta ahora, favoreciendo la colaboración entre ambas. Adaptar la oferta de servicios a la nueva normativa será un reto para todos los jugadores del sector.

8. Conseguir que los pagos a través del móvil se perciban tan seguros como a través de la web. El sector debe evitar las fricciones en el pago por móvil y hacer realidad que los pagos entre personas sean una tendencia, además de algo sencillo, rápido y manejable. La compatibilidad de las soluciones entre los diferentes dispositivos móviles del mercado es clave, como su adopción a larga escala por parte de los comercios.

9. Romper con la relación amor-odio entre entidades bancarias y empresas “fintech”. Aunque parecen enfrentarse, ambos sectores están hechos para colaborar, porque tienen intereses comunes. Los bancos tienen que estar cerca de las nuevas formas de hacer las cosas y acompañar al movimiento “fintech” de manera proactiva. La colaboración será clave en los próximos años, especialmente teniendo en cuenta la aprobación de la Directiva Europea de Servicios de Pago (DSP2).

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *