Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Economía/ Finanzas  >  Bancos/ Cajas  >  Artículo actual

“Fintegration”, la esperada integración entre bancos y “fintech”

Por   /   6 junio, 2017  /   Sin Comentarios

Por Jèrôme Trasniel, CEO y Co-fundador de SlimPay, Compañía especializada en pagos recurrentes online.

 

Mientras que las “fintech” continúan demostrando con el paso del tiempo la fuerza de su propuesta de valor y los bancos reafirman la importancia de su papel como intermediarios entre todos los actores que forman parte de este mercado, la idea de que hay una confrontación entre ambos mundos se queda hoy en día más obsoleta que nunca. Porque pese a que en un primer momento el “fintech” fue considerado por muchos como un fenómeno que llegaba para hacer Banca en línea, de Pixabayla competencia al sector bancario tradicional a través de servicios totalmente novedosos y disruptivos, la realidad es que la digitalización de los procesos propició la entrada en el mercado de este tipo de “start ups”.

Y es que el término conocido comúnmente como “fintegration”, consistente en la integración de los proveedores de servicios “fintech” en el sistema bancario y financiero ya existente desde hace unos años, está impulsada por fuertes decisiones europeas relacionadas con la regulación de pagos (DSP2), haciendo necesarios los intercambios entre ambas partes. La colaboración entre ambos sectores tiene como finalidad crear nuevos e innovadores productos que mejoren la experiencia del usuario y saquen provecho de ambas partes, de tal forma que las “fintech” tendrán que enfrentarse a desafíos importantes, como el de garantizar la seguridad de los datos, mientras que los bancos tendrán que adaptarse a la digitalización de los procesos.

Teniendo en cuenta que este fenómeno no es del todo nuevo y ya lleva unos años produciéndose, la pregunta que se plantea ahora no es por tanto si los bancos y las “fintech” deberían colaborar o no, sino más bien CÓMO se debería hacer para evitar sus debilidad y aprovechar los puntos fuertes de ambos sectores. En ese sentido, mientras que los servicios desarrollados por las “fintech”, su capacidad de moverse y adaptarse rápido a los cambios y la posibilidad de innovación que ofrecen son claves, en el caso de los bancos la estabilidad que proporcionan a la industria financiera, su reputación y la extensa base de datos de clientes que aportan juegan un papel fundamental para que su relación sea un éxito.

El ejemplo más concreto de esta colaboración se podría resumir en tres letras: API, o lo que es lo mismo, Interfaz de Programación de Aplicaciones (Application Programming Interface), un protocolo tecnológico que permite la comunicación entre diferentes sistemas de información, y en nuestro caso los de los bancos y las “fintech”, permitiendo a los primeros ofrecer a sus clientes los servicios desarrollados por estos últimos.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *