Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

¿Cuánto quieres a mi marca?

Por   /   7 marzo, 2016  /   Sin Comentarios

Por Javier Caballero, Director de Press Cutting Service, Agencia especializada en mentoring, control y análisis de noticias.

 

Mirar marcas, de PixabayLa tendencia hacia la globalización ha provocado una saturación de la oferta hacia el consumidor. Las marcas, en constante competencia, luchan en un panorama internacional en el que la fidelización del cliente se ha convertido en el reto a conseguir para, a su vez, convertir al comprador en una figura que se identifique con sus valores y recomiende sus productos.

En ese sentido, es preciso considerar los factores actuales que determinan el amor hacia las diferentes marcas:

– Cercanía geográfica versus inmediatez virtual.

Condicionantes como la proximidad, la edad o el sexo han dejado de ser decisivos para la venta. Ahora, el hecho de que una marca no tenga un servicio de venta online hace que el público la perciba desfasada y, por tanto, que no la considere a la hora de realizar sus compras. Lo cierto es que el consumidor actual busca la inmediatez, y para ello recurre a la Red como principal fuente de información y canal de compra. De hecho, España ocupa, a día de hoy, la cuarta posición mundial en cuanto a comercio online. Este cálculo estima que los españoles, de media, habremos realizado 21,2 compras a través de Internet a lo largo de 2015, gastando aproximadamente unos 661’62 euros en total.

En ese sentido, las razones para lanzarse a la compra virtual responden a la falta de tiempo y a la comodidad de poder hacerlo mediante cualquier dispositivo con conexión a Internet, pudiendo escoger el punto de entrega. No tener una tienda cerca o ajustarse a un horario de venta al público han dejado de limitar al público.

En cualquier caso, para compensar la tendencia hacia lo online, el retail tradicional se ha reinventado y ahora la compra en un espacio físico pasa por ofrecer una experiencia basada en la atención personalizada y en una atmósfera en la que la ambientación importa tanto o más que el producto en sí. Esto se convierte a su vez en un argumento a comunicar que adquiere protagonismo y genera noticias creando contenido para los propios canales de la marca, llegando no solo al público en general sino seduciendo al “influencer” para convertirlo en abanderado.

– El cliente es el prescriptor.

Disponer de una web preparada y un servicio de postventa efectivo son dos pilares básicos para satisfacer al cliente. Sin embargo, las redes sociales se han convertido en las principales herramientas que permiten a las marcas mostrarse ante el consumidor. Los perfiles y páginas en Facebook, Twitter, Instagram y el incipiente Snapchat, por citar algunos, conectan de manera directa con el target al que se dirigen para poder escuchar y hablar sin intermediarios, constituyéndose en canales perfectos que promueven la información en ambas direcciones.

Mostrar una filosofía empresarial honesta y hacerlo con total transparencia son dos valores determinantes para que el cliente confíe, recomiende y hable con la firma. Y los medios online y las redes sociales permiten a la marca saber qué se dice de ella, por lo que llegamos a la conclusión de que la labor de escucha y monitorización resulta imprescindible. 140 caracteres lanzados en Twitter por un comprador insatisfecho y su potencial viralidad pueden convertirse en una grave crisis de reputación, más aún cuando se trata de prescriptores públicos como celebridades, profesionales del sector y consumidores experimentados. Una situación que puede afectar a la venta de manera negativa si desde el perfil de empresa no se pone freno. Así, interactuar y tratar de revertir las opiniones negativas se convierte en la tarea número 1 para evitar que las ventas caigan.

– A quién escucha el consumidor.

Además de a la propia marca, el público atiende a las opiniones de figuras relevantes. Los denominados “influencers” se convierten en expertos con criterio y sus recomendaciones publicadas en sus perfiles sociales y canales, como Youtube o Instagram, llegan a jugar un papel importante en la decisión de compra del consumidor.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *