Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Errores en el registro de la jornada de los trabajadores

Por   /   19 diciembre, 2019  /   Sin Comentarios

Por Nuño Azcona, CEO de B+Safe, Filial española del Grupo Almas industries y especializada en aplicación de tecnologías innovadoras en seguridad corporativa a nivel de accesos, bienes y personas.

 

Desde mediados de mayo, todas las empresas sin excepción tienen la obligación de registrar la jornada de sus trabajadores. En cualquier caso, la aplicación de la norma generó cierta confusión entre las empresas e incluso no todas saben cómo aplicarla correctamente. Así, las inspecciones están suponiendo sanciones que algunos casos pueden llegar a los 187.515 euros.

En ese sentido, hemos podido detectar los siete errores más comunes que pueden salir muy caros, al margen de que  hay que ver el fichar como un sistema que crea valor en la empresa, optimizando tiempos y trabajo.

En concreto, esos habituales errores son:

1. Descontar períodos de descanso y pausas sin haberlas reflejado. La normativa no exige expresamente el registro de las interrupciones o pausas entre el inicio y la finalización de la jornada diaria; sin embargo, si no se contemplan estos tiempos en el registro, no se podrán descontar del cómputo total de horas trabajadas del mes.

2. Informes con el cómputo de horas trabajadas poco claros o confusos. Es conveniente que el método utilizado en la empresa ofrezca una visión adecuada y completa del tiempo de trabajo efectivo.

3. Se cumple con la normativa una vez entregados los registros. La normativa exige que los registros de las jornadas diarias de todos los trabajadores se conserven durante 4 años. Por ello, se recomienda utilizar un soporte digital que, además de ayudar al registro, contribuye al medio ambiente. Control horario, de B+SafeHay que tener en cuenta que soportes como el papel son susceptibles de pérdidas, robos o destrucción, a lo que se suma el espacio de almacenaje.

4. No facilitar los informes con el cómputo total de horas trabajadas a los empleados cuando éstos lo solicitan. Estos informes deben “permanecer a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social”. Además, se debe poder acceder a dichos registros en cualquier momento, cuando así sea solicitado por los trabajadores, sus representantes y por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

5. Delegar en las gestorías o empresas terceras el control de las horas. Los registros tienen que estar y permanecer físicamente en el centro de trabajo, o ser accesibles desde el mismo de manera inmediata.

6. Informes de registros con información incompleta. Aunque la normativa no especifica los campos que debe contemplar el informe con el registro de las horas, los conceptos mínimos que deberían incluir son: nombre de la empresa, nombre del trabajador, tipo de la jornada de trabajo recogida en el contrato de trabajo, detalle de las horas (laborales, ordinarias y complementarias, realizadas y desglosadas por día efectivo de trabajo), firma del representante legal de la empresa y firma como “recibido” del trabajador. La información registrada debe estar en un documento individual por cada trabajador, y el informe de datos debe ser fiable y no modificable.

7. Las personas con movilidad no tienen que fichar. Aquellas personas con jornadas de teletrabajo, trabajo en la sede de clientes, comerciales, etc. también deben llevar un registro de sus horas trabajadas.

Desde luego se trata de errores aparentemente sin importancia, pero que en realidad incumplen algún aspecto de la norma y, por tanto, son sancionables. Por eso, desde nuestro punto de vista, la mejor opción es automatizar el registro, ya que de esta manera no hay lugar al error humano o al descuido y todo queda registrado y simplificado en tiempo real.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *