Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Infelicidad laboral: claves para detectar la necesidad de un cambio

Por   /   24 abril, 2017  /   Sin Comentarios

Por José Miguel Gil, Presidente de ASESCO (Asociación Española de Coaching).

 

La rutina muchas veces no nos gusta, pero no somos capaces de cambiarla, adaptándonos a la situación negativa que vivimos y creando en nosotros una sensación de insatisfacción que acabamos aceptando. Trabajadores infelices, de PixabayEsta actitud es un grave error, y asumir nuestra situación, aunque nos desagrade, provoca en nosotros un estado continuo de infelicidad, no sólo a nivel laboral, sino en nuestra vida en general.

Según un estudio sobre el  “Índice de Felicidad Organizacional”, realizado en seis países por Trabajando.com-Universia, People First y Reputación e Innovación, el 78% de los trabajadores españoles están descontentos con su trabajo. De hecho, si comparamos los resultados entre la media docena de países consultados, los españoles somos los menos felices, pues los colombianos, con un 42% de trabajadores felices, se sitúan a la cabeza de empleados felices, seguidos por chilenos y mexicanos, con un 39%. Peruanos van después, con un 35%, si bien luego vienen los argentinos (24%), en tanto que en el último puesto quedamos los españoles, con apenas un  22% de empleados felices.

Escasez en ofertas laborales, frustración profesional, contratos precarios, estrés y presión laboral, responsabilidades familiares y económicas, etc… muchos son los factores que hacen que nos adaptemos a nuestra situación de insatisfacción, situación que admiten 2 de cada 10 españoles. Pero el cambio muchas veces es posible y nuestra felicidad también. En cualquier caso, otro reciente estudio del Foro Económico Mundial, basado en el Barómetro Endred-Ipsos, caracterizaba los lugares de trabajo de que España, Reino Unido y Estados Unidos por una falta de emoción. Desde luego, levantarse el lunes y desear que sea viernes puede ser sin duda uno de los síntomas que más claramente nos pueden indicar que estamos “quemados” y que hemos de replantearnos un cambio.

Síntomas de alarma de infelicidad laboral

  • Frustración. Percibir con frustración que realmente no vas a tener posibilidad de crecer o promocionar en el trabajo; y eso te genera malestar.
  • Sentirnos aislados dentro del trabajo y en relación con los propios compañeros, o no tener sensación de formar parte de la propia empresa en la que trabajamos.
  • Las injusticias profesionales y el maltrato laboral son situaciones conflictivas que se mantienen de forma continua y casi en el día a día.
  • Falta de comunicación. La falta de comunicación o la comunicación deficiente dentro de la empresa u organización se traduce en errores y frecuentes retrasos en los procesos de trabajo.

¿Qué opciones de cambio existen?

Flexiworking, presencialismo, teletrabajo, etc.; hay muchas opciones, pero no siempre se adaptan a las necesidades de los trabajadores, ni desde luego siempre se implantan en las empresas. De hecho, sólo 1 de cada 10 españoles teletrabaja y únicamente un 2,6% admite haber trabajado desde casa alguna vez.

Dar el paso para el cambio es posible

Para el trabajador, si se tiene la posibilidad de cambiar, es sencillo, pero el asunto se complica cuando la precariedad laboral o la incertidumbre profesional nos hace “apalancarnos” en nuestro puesto y no nos permite cambiar. En este caso es importante trabajar para “aceptar” la situación y tratar de buscar nuevas motivaciones. Y en esta búsqueda, el “coaching” es muy positivo para encontrar ese empuje y motivación personal a fin de dar el paso, ayudando a buscar posibles cambios. Porque la felicidad no es estar permanentemente felices, sino que consiste en llegar a conseguir gestionar las emociones (tristeza, dolor o frustración).

El cambio en el empresario, sin embargo, se tiene que plantear de forma distinta. Un empresario quiere tener rentabilidad en el desarrollo de su empresa, para lo que necesita empleados productivos. Y se es más productivo cuando una persona es feliz.

Eso sí, crear la felicidad laboral es posible. ¿Cómo hacerlo? Pues a través del “coaching” y un total de 7 claves básicas para fomentar la felicidad laboral:

  1. Flexiworking, presencialismo, teletrabajo, etc. En definitiva, facilitar la conciliación de la vida personal y profesional ajustando las necesidades especiales de los trabajadores.
  2. Aumentar las medidas sociales, como guarderías en el lugar de trabajo, seguros médicos, etc.
  3. Entorno laboral agradable. Para conseguir potenciar la creatividad y desarrollo del empleado es importante crear un entorno adecuado (luminosidad, plantas, colores neutros y relajantes, silencio como forma de concentración y salud como objetivo).
  4. Autonomía para el empleado. El control extremo reduce la madurez laboral, haciendo que la responsabilidad en el empleado disminuya enormemente.
  5. Eliminar la presencia del llamado “barro tóxico. Es básico poner freno a las culpabilizaciones, comentarios negativos, críticas, etc. Si esto se logra, la culpa se disipa y la productividad aumenta.
  6. Punto final al “mobbing”. Es clave saber identificarlo. Acoso a un compañero a través de rumores, mentiras o aislamientos son algunos de los síntomas. La diferencia de las personas en los equipos ayuda a potenciar la creatividad.
  7. Escuchar al empleado. Los jefes, en la mayoría de los casos, son la causa del abandono de la empresa por parte de los trabajadores. De modo que escuchar al empleado e intentar facilitar sus necesidades y deseos es importante para aumentar su grado de felicidad.

Desde luego, el “coaching” puede ayudar al empresario a superar esas posibles barreras personales o profesionales que se puede encontrar a la hora de intentar introducir cambios en la gestión de la empresa orientados a la introducción de políticas o prácticas que faciliten la felicidad en el trabajo.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *