Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conciliación  >  Artículo actual

Un tercio de los trabajadores españoles expatriados buscaba irse a otro país

Por   /   28 noviembre, 2017  /   Sin Comentarios

Nada menos que el 33% de los empleados destinados al extranjero buscaron proactivamente antes un puesto laboral en otro país, según revela el “Globally Mobile Individuals”, estudio sobre movilidad internacional llevado a cabo por la aseguradora de salud Cigna. Del resto de los expatriados, los cuales no pretendían salir, un 19% tuvieron que marcharse por orden de su empresa, un 15% fueron reclutados por una compañía local, Trabajador expatriado, de Pixabayotro 12% encontraron trabajo después de que su pareja fuese destinada a otro país y un 7% consiguieron su empleo gracias a la ayuda de una universidad o escuela de negocios.

El documento, que está basado en un total de 2.003 entrevistas online con trabajadores expatriados que trabajan en una veintena de países diferentes, pone de manifiesto que, entre las principales razones aducidas por los que buscaron irse, un 74% de los consultados afirman que lo que más les atrajo a la hora de decidir marcharse a otro país distinto al suyo fue la experiencia internacional que ganarían, si bien un 71% también apunta también a la posibilidad de mejorar su calidad de vida y el 70% también reseña la oportunidad de salir de la monotonía y vivir una nueva aventura, tanto a nivel personal como laboral.

La realidad actual es que tres cuartas partes de los empleados expatriados están felices con su vida actual en el extranjero. Y es que un 70% apunta que han mejorado sus perspectivas laborales, a la vez que un 63% destaca que ha mejorado mucho su situación económica y un 61% reconoce que además tiene acceso a una asistencia sanitaria de calidad.

Por otra parte, lo cierto es que los trabajadores en el extranjero muestran también una experiencia más positiva que el resto de los trabajadores en cuestiones como: mantener una buena relación con los compañeros (el 82% de los expatriados, frente al 71% de los empleados en general que destacan lo mismo); mantener una buena relación con los supervisores (73%, frente a 65%); un horario y carga de trabajo razonable (64%, frente a 57%); y oportunidad de crecer y aprender (56%, frente a 46%).

No obstante, el estudio también revela que, aunque los empleados expatriados están satisfechos con la experiencia de trabajar en el extranjero (salarios más altos, otro estilo de vida, etc.), la verdad es que su índice de bienestar es peor que el de la población trabajadora general, obteniendo al respecto una puntuación de 61,5 puntos sobre un máximo de 100, lo que supone 1,8 puntos menos que la de un empleado corriente. Y es que, según reconocen, hay algunos aspectos a mejorar, como por ejemplo su situación financiera, ya que siguen sin tener una buena situación económica, o al menos no tanto como a ellos les gustaría (menos de un tercio están satisfechos en este sentido). Además, también son negativos en cuanto a sus finanzas futuras, pues únicamente el 13% siente que tiene suficiente dinero para la jubilación y apenas el 12% asegura disponer de seguridad financiera en caso de inhabilitación laboral.

Junto a lo anterior, otro de los grandes problemas es el poco tiempo que se dedica a la familia y la preocupación por los seres queridos. De hecho, la evaluación de esta situación es incluso inferior a la de la salud, con una puntuación de 56,7 sobre 100. Así, lo cierto es que únicamente el 28% de los encuestados está satisfecho con el tiempo que pasa con su familia, y en esa dinámica los expatriados pertenecientes a los sectores de la educación, manufacturas, bienes de consumo, industria farmacéutica, venta al por menor, hostelería y construcción son los que peor lo llevan. Además, un 19% de los empleados expatriados se siente solo, porcentaje que aumenta hasta el 25% en el caso de estar soltero o no vivir acompañado (gran parte de los encuestados, independientemente de su estado civil, confiesan, además, tener problemas para socializar fuera del trabajo).

En cualquier caso, también es preciso mencionar que la seguridad laboral es otra de las grandes preocupaciones de las personas con movilidad internacional, hasta el punto de que 1 de cada 5 empleados teme perder su trabajo. La principal razón de que este aspecto se haya convertido en una de las principales inquietudes es que muchos de los empleados expatriados querrían permanecer en su país de destino muchos años más. Este es el caso de los encuestados residentes en Estados Unidos, donde más de la mitad llevan viviendo allí más de 7 años y, de estos, el 64% quiere quedarse permanentemente.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *