Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Autoprotegerse ante el estrés en el trabajo

Por   /   24 enero, 2020  /   Sin Comentarios

Por UP Spain, Empresa especializada en gestión y soluciones de beneficios para los empleados.

 

En estos tiempos, el empleado está habituado a trabajar en varios proyectos a la vez, bajo una presión a veces sofocante y con la sensación de que se le escapa todo y pierde el foco de atención. Y ante ello cabe preguntarse si: ¿Hay una manera de mantener la atención constante durante todo el día? Protección ante el estrés, de Pixabay¿Es posible hacer todo lo que hay que hacer y tener aún más energía al salir del trabajo? ¿Cómo puedo mantener la calma bajo tantas exigencias?

Lo cierto es que la empresa puede ser percibida como uno de los focos principales de estrés y, por lo tanto, uno de los mayores retos de los gestores de Recursos Humanos es ayudar a los empleados de la compañía a disfrutar del trabajo y del entorno. Pero, eso sí, antes que la empresa, es el propio empleado quién debe autoprotegerse.

En cualquier caso, y dado que el estrés al que nos vemos sometidos cada día no es fácil de gestionar, será bueno seguir los siguientes 9 “tips” para crear una cultura de empresa libre de estrés:

  • 1. Ordena tu área de trabajo y añade un toque personal.

Para muchas personas es difícil concentrarse cuando su mesa está llena de papeles, montañas de informes, tarjetas de visita o “post-its” de llamadas pendientes. Por ello, el primer paso para no caer en la ansiedad laboral es organizarse y limpiar el espacio, pero también puede ser útil añadir al escritorio elementos personales o inspiradores como fotografías, libros, una lámpara especial o un accesorio decorativo de tu color favorito.

  • 2. Aprende a manejar o ignorar las interrupciones.

Tal vez tengas a un compañero que constantemente se acerque a tu mesa para comentar su cena de ayer, o tal vez te sientes cerca de un ruidoso ascensor o al lado de grandes ventanales que te muestran la ciudad y que no hacen más que distraerte. Haz un esfuerzo para aprender cómo manejar adecuadamente estas interrupciones e ignora las más recurrentes, ya que eso podría reducir el estrés y mejorar tu concentración.

  • 3. Desconecta cada 2 horas.

Todos los expertos apuntan que es imposible mantener la concentración durante más de 2 horas seguidas. Y es que las pausas durante la jornada laboral son necesarias para airear los pensamientos y ayudar al cerebro a cambiar de tarea fácilmente. De ahí que, si quieres reducir tu estrés, debes «obligarte» a levantarte de la mesa al menos una vez cada hora, tomarte un café o refrigerio a media mañana y, si puedes, resérvate los mediodías para desconectar: se trata de una buena oportunidad para descansar la mente y reducir el estrés disfrutando de una buena comida en compañía de los compañeros, familiares o de ti mismo y tus propios pensamientos, a la vez que nos ahorra tiempo en la cocina para invertirlo en otras tareas que consideramos más importantes.

  • 4. Adáptate a los cambios.

¿El cambio te produce ansiedad? Está científicamente demostrado que hay personas reacias al cambio y, por lo tanto, cualquier alteración en su situación les genera nerviosismo y tensión. Si esta sensación se traslada al ámbito laboral, por ejemplo por la elevada rotación de empleados, cambios en el diseño de la oficina o en el software o tecnología instalada, mantén la calma y tómate un tiempo prudencial para adaptarte.

  • 5. Sé un buen comunicador.

La falta de comunicación a menudo causa confusión y, por lo tanto, estrés en la oficina. De modo que, si los que te rodean no se comunican bien, haz preguntas, sugerencias y expresa lo que sientes para mejorar la situación.

  • 6. Realiza ejercicios de relajación en el trabajo.

Si te lo permiten y no distraes a nadie a tu alrededor, estira de vez en cuando, realiza ejercicios de relajamiento o de corrección postural o levántate a dar un breve paseo. Estos sencillos ejercicios pueden ayudarte a relajarte cuando te sientas tenso.

  • 7. Renovarse por fuera.

Quizás no te des cuenta, pero la iluminación, los colores y la decoración de la oficina pueden tener algo que ver con el estrés. Pero también tu vestimenta, el modo en el que te presentas a los demás o tu manera de gesticular pueden transmitir esta idea. De ahí que hay hacer todo lo que esté en nuestra mano para aliviar la sensación de nerviosismo: puedes hablar con tu responsable y proponerle un cambio de distribución, de colores o muebles en la oficina y, en lo que se refiere a ti, vestir con colores vivos y poco habituales en ti te harán sentirte más seguro en tu día a día y te ayudarán a cambiar el chip.

  • 8. Encuentra el equilibrio entre familia y trabajo.

De la misma forma que se recomienda desconectar del todo cuando se abandona la oficina, también es muy recomendable que durante tu jornada laboral concentres tus pensamientos en lo que realmente importa: el trabajo. En ese sentido, sin duda la mayor fuente de preocupación de los empleados con hijos es cómo cuidarlos durante las horas de trabajo. Criar a uno o varios hijos requiere la atención a cualquier hora del día y, por eso, las empresas ponen en marcha iniciativas de apoyo a las familias como los cheques-guadería, que ofrecen beneficios sociales a los empleados con hijos a cargo.

  • 9. Date un capricho.

Libera tensiones y encuentra aquello que haga aumentar tu motivación y salir de la rutina. Eso sí, la empresa puede jugar un papel muy importante en este ámbito mediante la puesta en marcha de iniciativas de reconocimiento al esfuerzo, como premios, cheques regalo o días de vacaciones.

 

 

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *