Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Coyuntura/ Economía  >  Artículo actual

España, por encima de la media europea en capacidad de innovación

Por   /   21 junio, 2013  /   Sin Comentarios

España consigue mantener su valor en el “Índice Altran de Potencial Innovador” con un incremento mínimo con respecto al de 2012 del 0,3%. Este hecho es especialmente relevante para nuestro país, dado que la mayoría de países de capacidad media y alta presentan, por el contrario, disminuciones en este último ranking que lleva a cabo desde 2005 la Fundación Altran para la Innovación midiendo la capacidad de innovación de los países de la Unión Europea.

España, líder europeo en innovaciónEn concreto, España, con un valor de 0,52 en el citado índice, sigue superando la media de la UE en capacidad de innovación (0,48). En cualquier caso, es Suecia el país que lidera el Índice Altran 2013. Le siguen Finlandia (0,97) Dinamarca (0,81) e Islandia (0,75), países nórdicos todos ellos que también lideraban el ranking de innovación en ediciones anteriores.

No obstante, entre las conclusiones de la última edición del informe de la multinacional consultora en ingeniería de alta tecnología e innovación se ratifica que nuestro país debería establecer un compromiso firme y bien definido para cumplir los objetivos fijados por la Unión Europea para el 2020 a fin de lograr un 3% de inversión en I+D como porcentaje del PIB. De no ser así, se enfrenta a una posible pérdida de capacidad de innovación que lastrará su competitividad y retrasará su recuperación. Además, la escasa participación de las empresas privadas en el sistema de innovación e I+D del país continúa siendo el talón de Aquiles del sistema español de ciencia y tecnología (se redujo un 7% en el último año, pasando del 0,72% al 0,67% del PIB) en el momento en que más necesarios son este tipo de inversiones.

Además, y por primera vez desde que se viene realizando el índice, se observan dos tendencias negativas llamativas que pueden suponer problemas en el corto plazo para el futuro de la capacidad de innovación de España. Por un lado, es la primera ocasión en que retrocedemos (del puesto 11 al puesto 12) en el ranking correspondiente, siendo superados ahora por Reino Unido, con un valor de 0,57. Por otro, también disminuye por primera vez la inversión en I+D como % del PIB (concretamente un 4,3%), hasta situarse en el 1,33%; indicador en el que se dista mucho de la media de UE (2%). De esta manera, España se sitúa así en la posición 16 de esta variable, manteniendo una posición baja y perdiendo valor desde el 1,39% que logró en 2012 en un momento en que esta inversión es clave para la mejora de la competitividad.

Sin embargo, es preciso reseñar que España obtiene valores iguales o superiores al grupo de capacidad media para tres indicadores: el porcentaje de población activa con estudios superiores, el empleo en servicios de alta tecnología y las empresas con banda ancha.

Por el contrario, en el indicador de investigadores en sector empresa, nuestra posición se sitúa entre el grupo de capacidad media y el grupo de capacidad baja. Hay que tener en cuenta que la presencia de investigadores en el sector empresa es clave para la mejora de la capacidad de innovación, pero sólo uno de cada tres investigadores españoles trabaja en empresas privadas, mientras que en Suecia, EE.UU, Japón o Corea ese porcentaje se aproxima o supera los dos tercios. Para que España mejore su capacidad de innovación y su competitividad internacional es necesario lograr un mayor peso del sector privado en la realización de I+D, pasando del 34,5% actual a más del 60% en el futuro próximo. El número de investigadores en el sector empresa presenta este año una ligera disminución de 463 investigadores (-1%), y hay que considerar que, en el medio plazo, el sector empresarial tendría que generar proyectos de innovación e I+D para incorporar a 20.000 investigadores (80.000 a largo plazo).

En cuanto a la educación superior, la población activa con educación superior (32%) continua situándose al nivel de la media del grupo de capacidad media (31%) y supera a la media de la UE (27%). En España (puesto 12), este componente crece en términos absolutos en 2013 un 2,9% (más de 200.000 personas), frente al 3,8% que creció en 2012, lo que eleva el total de población activa con educación superior casi 7,3 millones de personas. Si se aprovecha este potencial de mano de obra cualificada con un modelo productivo innovador se podrían paliar significativamente los efectos de la crisis y el desempleo.

En lo referente al empleo en servicios de alta tecnología como porcentaje del empleo total, España recupera en 2013 los niveles de 2011, con un 2,90% de empleados en este sector, a pesar del incremento del desempleo en otros sectores de servicios o de construcción, siendo, además, un nivel superior al de la media de la UE. En concreto, se produce un incremento de 29.000 empleados en el sector de servicios de alta tecnología, pasando de 487.000 a 516.000 en sólo un año. La resistencia del empleo en sectores tecnológicos a la crisis y su capacidad para generar competitividad vía innovación y exportaciones hace que estos sectores sean determinantes para el futuro económico de nuestro país en un entorno global.

Finalmente, el liderazgo en adopción de la banda ancha empresarial aún no se ha traducido en una ventaja competitiva en España. Con un 96% de las empresas españolas conectadas a Internet mediante conexiones de alta velocidad queda escaso margen de mejora en este componente. A su vez, los demás países están mejorando su situación. El gran despliegue de banda ancha en España se podría traducir en un mayor uso de innovación en TIC y comercio electrónico, lo que rentabilizaría la inversión realizada por las empresas españolas y aumentaría su competitividad.

Imagen cortesía de KROMKRATHOG/ FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *