Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Ahorro/ Financiación  >  Artículo actual

Gasto o rentabilidad, el gran dilema de las pymes frente a los ERPs

Por   /   13 febrero, 2015  /   Sin Comentarios

Por Isabel Pomar, Directora Comercial y de Marketing de Datisa, Firma especializada en soluciones ERP para los negocios.

 

En tiempo de “vacas flacas”, es difícil explicar que, aunque saques dinero de tu cuenta para pagar un producto o servicio, en realidad, lo que estás haciendo es ayudar a impulsar tu negocio. Es decir, el eterno enfrentamiento entre el gasto y la inversión.

Gasto o rentabilidad, de PixabayY en esa línea, cualquier sistema o servicio que incrementa la productividad de la empresa debe ser tenido en cuenta como una inversión, nunca como un generador de costes. Y ésa es la primera ventaja significativa de los ERPs, unos sistemas que automatizan y optimizan la gestión de los procesos, por lo que directamente aumentan la productividad de los empleados, que podrán dedicar más tiempo a otras tareas.

Lo cierto es que los sistemas de gestión empresarial consiguen un importante ahorro de costes, lo que repercute directamente en la cuenta de resultados de la organización y, por ende, en la productividad de la misma. Y el hecho de que estos sistemas favorezcan la gestión de procesos estratégicos, aquellos relacionados con la contabilidad, la tesorería, el almacén, la logística, las ventas, etc., mejorando su eficiencia, incide en un importante ahorro de tiempo y, cómo no, de recursos.

Apoyar la gestión de los procesos internos en un sistema de gestión eficaz favorece también la generación de información estratégica sobre el negocio. Información actual, real, veraz y consolidada que favorecerá la toma de decisiones dentro de la compañía. Esta información, completa y dinámica, permite relacionar lo que sucede en todas las áreas de la organización y evita los “compartimentos estancos”, que favorecen la aparición de “islas” de datos. Los ERP aportan así una visión global e integrada de la empresa y permiten que un departamento tome decisiones teniendo en cuenta la situación o previsión de cualquier otro.

Además, en general, los aplicativos ERP ayudan al crecimiento “ordenado” de las empresas y permiten detectar aquellas áreas de mejora o de potenciación, es decir, los centros más y menos rentables, por lo que permiten establecer políticas de corrección o de dinamización, según proceda para facilitar el desarrollo de la compañía.

En resumen, control de gastos y generación de ahorro, incremento de la productividad, aportación y análisis de información “inteligente” y aumento de la rentabilidad son algunas de las principales razones que justifican la implantación de un ERP en las pequeñas y medianas empresas. Y más aún con los nuevos modelos de comercialización y explotación basados en el “cloud” y en el “SaaS”, que flexibilizan y minimizan los costes.

En definitiva, que teniendo en cuenta que el fin último de la actividad empresarial es el beneficio, el mismo se puede mejorar no sólo impulsando la actividad industrial, sino también poniendo en marcha las herramientas necesarias para gestionar mejor el dinero y sacarle un mayor rendimiento. Hoy, las soluciones de gestión de la tesorería son una de las fuentes más seguras para la mejora sostenible de la competitividad.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *