Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Errores de las pymes al implantar un ERP

Por   /   19 mayo, 2015  /   Sin Comentarios

Por Isabel Pomar, Directora Comercial y de Marketing de Datisa, Firma especializada en soluciones ERP para los negocios.

 

Los sistemas de gestión empresarial, bien entendidos, bien implantados y bien utilizados se convierten en el corazón de cualquier organización. En ellos se almacena, se estructura, se comparte y se analiza información crítica para la buena marcha del negocio.

Programas ERP, de PixabayEn esa línea, un sistema de gestión empresarial aporta a las pymes mucho más incluso de lo que imaginan. Porque los beneficios de una solución ERP van desde la disponibilidad de un único sistema para manejar la información derivada de los diferentes procesos de negocio que conforman la operativa diaria de la empresa, sin errores y en tiempo real, hasta la optimización de los costes de gestión, pasando por el incremento de la capacidad para fidelizar clientes, la contribución al impulso de la rentabilidad empresarial o la mejor disposición para tomar decisiones empresariales con garantías.

Sin embargo, en los procesos de selección e implantación de un sistema de este tipo todavía se cometen algunos errores, digamos elementales, que pueden comprometer el proyecto y, teniendo en cuenta las contenciones presupuestarias propias de una pyme, incluso la supervivencia de la propia empresa.

Lo cierto es que existen diferentes razones por las que una organización puede considerar más negativa que positiva la implantación de un sistema de gestión empresarial. Razones que van desde un rendimiento financiero insuficiente, hasta un excesivo coste de la solución seleccionada, pasando por una implantación interminable, una falta de empatía por parte de los usuarios, una excesiva complejidad del producto seleccionado, o sencillamente, la falta de entendimiento entre usuarios y proveedores. En cualquier caso, el error más común estriba en tener más en cuenta la perspectiva económica de la solución que su concepción funcional, su aportación a la productividad empresarial o su capacidad para devolver un retorno de la inversión rápido y seguro.

En otras ocasiones, los responsables de modernizar áreas estratégicas de la empresa, como pueden ser finanzas, tesorería, comercial o logística, incurren en otro error grave como es el de dejarse “seducir” por la propuesta teóricamente más barata, lo que implica de forma inherente un desinterés manifiesto por la información que genera y almacena el sistema de gestión empresarial. Esta información, entendida con el valor propio del dato crítico, permitiría a las organizaciones tomar decisiones estratégicas relacionadas con inversiones, formas y medios de pago, control de proveedores, gestión de impagados, optimización de almacén, nuevas estrategias y fórmulas comerciales, etc.

Ante esta posición, lo recomendable es apostar por un análisis sensato e inteligente de las necesidades reales de la empresa. Y en ese sentido, hay que tener en cuenta que una solución estándar, generalmente, admite la posibilidad de parametrizar algunas aplicaciones, dando así cobertura prácticamente al 100% de los requerimientos de una pyme. Por lo tanto, el secreto está en implantar la solución que mejor responda a las necesidades reales de hoy y que sea capaz de adaptarse, incorporando nuevos aplicativos a los requerimientos futuros de la compañía. Empezar poco a poco es bueno, y recomendable. Pero automatizar sólo lo “justo” implica perder oportunidades para mejorar la rentabilidad de la empresa y provoca una sensación de desánimo entre los usuarios, que ven insuficiente y, casi siempre, innecesario un cambio en los procesos de trabajo que no cubren las expectativas creadas.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *