Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

Gestión de las ineficiencias en un equipo de trabajo

Por   /   14 abril, 2020  /   Sin Comentarios

Por Bea Navarro y Àngels Creus, Socias directoras de Essential For Business, Firma especializada en soluciones y habilidades de comunicación para la excelencia empresarial.

 

El mayor activo con el que cuentan las empresas son sus profesionales, que requieren una de las tareas más complicadas: mantenerlos siempre alerta, satisfechos y motivados. Dicha responsabilidad recae normalmente de manera directa sobre los managers o responsables de los equipos de trabajo. Sin embargo, y a pesar de la creencia habitual de que la causa de desmotivación o frustración de los profesionales tiene que ver con el manager o jefe, lo cierto es que, en ocasiones, no todo pasa únicamente por que el jefe sea un buen líder, Gestión de equipo de trabajo, de Pixabaysino que simplemente puede ser una cuestión de tener mal posicionado el talento; y es preciso redistribuir las tareas para optimizar los equipos de trabajo.

Hay que tener en cuenta al respecto que los equipos de trabajo son el centro de producción de todas las empresas y, como corazón de la máquina, es necesario que funcionen correctamente para alcanzar unos buenos resultados. Sí, a veces, cuidar de éstos no se encuentra entre las prioridades del funcionamiento empresarial, pero la realidad es que la comunicación entre los profesionales o la asignación de tareas específicas para cada persona son dos de los aspectos imprescindibles para el rendimiento de la empresa, y es necesario incidir en ellos para alcanzar unos buenos resultados, así como favorecer un buen ambiente de trabajo.

En ese sentido, conviene tener en cuenta 4 claves para detectar posibles ineficiencias dentro de un equipo de trabajo y así poder sacar el máximo provecho y conseguir la satisfacción de los miembros que forman parte:

  1. Comunicación ineficaz 

Para el buen funcionamiento de una empresa que trabaja a nivel global, es fundamental que todos sus profesionales puedan abordar cualquier situación en una lengua extranjera como si fuera la suya propia. La falta de dominio de las habilidades de comunicación y del propio idioma puede llevarnos a una comunicación ineficaz; y para evitar esta ineficacia, provocada por malentendidos y situaciones que llevan a crear suspicacias y desconfianza, es necesario proporcionar herramientas e información a los equipos, formarlos en aspectos interculturales y preparar a los diferentes interlocutores, no sólo formando con antelación en idiomas, sino también en la propia habilidad de comunicación y en el respeto hacia otras culturas.

  1. Reuniones poco efectivas

En relación con el punto anterior, cuando se habla de habilidades comunicativas, se refiere a abordar situaciones del día a día, como pueden ser reuniones. Es importantísimo que tengamos la seguridad de que vamos a llevar el liderazgo o la participación en la misma como si fuera en nuestro propio idioma. Si no dotamos a cada uno de los profesionales de las herramientas y los recursos lingüísticos necesarios, éstos acabarán por no asistir a las reuniones o entender la mitad de lo que se está comentando, convirtiéndolas en encuentros poco efectivos. Y hay que tener en cuenta que las reuniones deben ser el punto de encuentro entre todos los profesionales para alinear, desde cada posición, los objetivos comunes de la empresa, y sin un entendimiento por parte de todos, eso es imposible. 

  1. Cada posición es importante 

Es vital que cada posición de la empresa esté cubierta por un profesional con el perfil adecuado y que cada profesional tenga asignado un rol para el que sienta preparado y que le ofrezca posibilidades de desarrollarse. Y es importante que el papel que desarrolla cada profesional esté también alineado con su talento. Porque la realidad es que, en ocasiones, es muy probable que tengamos a profesionales desempeñando tareas para las que no están preparados, o habría otras en las que podrían dar mucho más de sí mismos. Por ello, es clave en el desarrollo de una compañía que la posición que ocupa cada profesional sea la adecuada a sus conocimientos y capacidades. Y, en el caso que no sea así, dotar al profesional de la formación necesaria para conseguir el éxito, ya que, si una pieza falla, el puzzle entero también. Por eso tenemos que tener muy claras las habilidades clave en cada puesto y saber medir bien qué habilidades son más fácilmente “aprendibles”, para así realizar asignaciones correctas y planes de formación que permitan adquirir los “skills” a cubrir. 

  1. Falta escucha activa

El ritmo acelerado de trabajo que se vive día a día en las oficinas, en muchas ocasiones, hace que, de forma recurrente, nos ocupemos de lo urgente y no de lo importante. A veces es fundamental pararse y escuchar a los profesionales para entender sus inquietudes y dificultades; de ahí que buscar una estrategia para que cada uno de ellos pueda explorar al máximo su talento. La satisfacción de cada empleado es el éxito de la compañía.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *