Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

¿Es siempre la más grande o la más famosa la mejor empresa para trabajar?

Por   /   14 octubre, 2019  /   Sin Comentarios

Por Christopher Dottie, director general de Hays, Multinacional británica especializada en selección de profesionales cualificados.

 

Trabajar en una gran multinacional conocida y de prestigio es la gran aspiración de la mayoría de los profesionales. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no siempre es la mejor opción. Así, muchas veces se presume de trabajar en una gran empresa, aun cuando el trabajo a desarrollar no sea nada satisfactorio. Pero lo cierto es que se trata de una reacción muy común: hay un sentimiento de emoción unido al hecho de mencionar una empresa muy conocida y respetada, un nombre que todo el mundo reconoce, entre amigos y familiares.

Sí, puede haber muchos beneficios al trabajar en una exitosa, conocida y gran organización, pero también existe el riesgo de que el resplandor de la marca ciegue a los trabajadores en otros aspectos de su vida laboral. Y es que tanto las empresas de gran tamaño como las más pequeñas benefician a diferentes personas de distintas maneras. Es algo que depende principalmente de su personalidad, sus ambiciones y de la etapa de carrera en la que se encuentren.

La realidad es que es frecuente que los solicitantes de empleo pasen por alto o menosprecian ofertas de trabajo en las empresas más pequeñas, mostrándose interesados sólo por las empresas de gran nombre. Comparación, de PixabaySin embargo, en la búsqueda de empleo, hay que tener en cuenta que cada una ofrece un tipo de ventajas que las hace igualmente atractivas.

En ese sentido, las de las grandes compañías son sobre todo: mejores recursos de formación; perspectivas de movilidad global; por lo general, unos mejores beneficios y sistema de apoyo; mejores oportunidades de networking; procesos y metodologías formales; funciones de trabajo específicos; mayor seguridad en el empleo, en muchos casos; y presupuestos de inversión más altos.

Por su parte, las ventajas de las pequeñas compañías son: oportunidad para avanzar con mayor rapidez; mayor responsabilidad y experiencia un tanto más amplia; más autonomía; a menudo, mejor ambiente; aumento de la interacción con los altos cargos; y agilidad en la toma de decisiones y el desarrollo.
7 preguntas ante la oferta

Por todo ello, al considerar una oferta de trabajo, hay que hacerse una serie de preguntas para evaluar si el tamaño se ajusta a los objetivos del candidato.

  • 1 ¿Qué recursos hay disponibles para ti? 

De modo que hay que preguntarse: qué presupuesto se le asignarán a los proyectos; cuáles son las medidas clave del éxito en tu papel; y si su posición se centrará en el mantenimiento y la aplicación de los procedimientos actuales o en la innovación y la invención.

  • 2 ¿Cuánta responsabilidad o autonomía te concederán?

En una compañía más grande, se suele tener la oportunidad de servir de enlace con los grandes clientes de todo el mundo. No obstante, quizás tu papel puede ser más especializado y tu contacto limitado a accionistas junior. Mientras, en una compañía más pequeña, es probable cubrir una amplitud mayor de responsabilidades, dato atractivo si estás buscando expandir tu conjunto de habilidades en el ámbito de las competencias. Además, los niveles de la burocracia en las empresas más pequeñas también tienden a reducirse, lo que significa que tendrás mayor alcance y menos supervisión en tus proyectos

  • 3 ¿Cuáles son las opciones para la movilidad global?

Las grandes empresas suelen tener múltiples oficinas en todo el país, y muchas veces en el mundo. ¿Valoras las oportunidades de movilidad a nivel mundial? Pues al respecto, las empresas más grandes tienen siempre mejores condiciones a la hora ofrecer esto.

  • 4 ¿Cómo consideran los futuros empleados su papel en la empresa?

Es importante tener una idea aproximada sobre en qué dirección queremos que progrese nuestra carrera. ¿Prefieren los futuros trabajadores que aparezca el nombre de una gran marca en su curriculum o, por el contrario, prefieren las habilidades adquiridas mediante la experiencia de trabajo en una empresa más pequeña? Al respecto, hay que tener presente que, a menudo, para alcanzar un cierto nivel, tienes que mostrar una determinada experiencia. Por lo tanto, ¿Cuáles son los “gaps” que debes cubrir?

  • 5 ¿Cuáles son las perspectivas de promoción profesional?

Una de las grandes ventajas de una empresa grande es que puede evolucionar sin perder su carácter y suele tener numerosas oportunidades para orientar una carrera en distintas direcciones. Algo que en una empresa más pequeña  es a menudo imposible.

  • 6 ¿Qué tal te van a pagar?

Las empresas más grandes pueden permitirse el lujo normalmente de pagar mejor a su personal. Aunque es importante mantener un ojo fuera para estar al día de lo que las pequeñas empresas están ofreciendo al mercado.

  • 7 ¿Qué tipo de persona eres?

En esa línea, conviene responderse a cuestiones como: ¿Respondes bien a los momentos de tensión, o sueles huir de ellos? ¿Prefieres tener una serie de responsabilidades, o mejor una lista más estructurada? ¿Eres una persona cambiante, o más bien estable? ¿Cómo de importante es el trabajo en equipo para ti? Sólo tú puedes conoces las respuestas a estas preguntas y, es por ello, que te toca a ti que coincidan con las ventajas y desventajas que ofrecen las empresas grandes y pequeñas identificadas anteriormente.

El siguiente movimiento

Lo cierto es que, con frecuencia, son empresas de diferente tamaño las que se adaptan a distintos puntos en una carrera; y también puede depender de lo que la firma en cuestión está buscando en el momento dado. Por ejemplo, si eres empleado en una industria especializada, seguramente no puedas tener el lujo de elegir entre una amplia gama de compañías, ya sean grandes o pequeñas. Sin embargo, si lo haces, ten en cuenta todos los factores y las preguntas anteriores a la hora de evaluar cuál será tu próximo paso profesional y, sobre todo, a la hora de decidir lo que será correcto para ti.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *