Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

Sucesión en la empresa familiar y pacto sucesorio

Por   /   23 marzo, 2017  /   Sin Comentarios

Ignasi Vives, de Sanahuja&MirandaPor Ignasi Vives, Responsable del Departamento de Derecho de Familia y Sucesiones de Sanahuja & Miranda, despacho de abogados y economistas especializado en asesoramiento integral a particulares y empresas.

 

Una empresa familiar es aquella que reúne tres requisitos básicos: que la familia es propietaria de la empresa; que ejerce funciones directivas y ejecutivas, y que tiene clara vocación de continuidad en el tiempo más allá del relevo generacional.

Pero una de las principales problemáticas que debe afrontar cualquier empresa familiar es cómo organizar la sucesión de la misma; es decir, como afrontar el traspaso de poder y de negocio entre las dos generaciones sin que dicha sucesión afecte a la continuidad de la empresa.

En esa dinámica, la realidad es que uno de los errores más frecuentes que cometen las empresas familiares es no planificar correctamente la sucesión para que las nuevas generaciones asuman el control de la entidad. Hasta el punto de que, dadas las complicaciones que suelen tener lugar para realizar una correcta sucesión, el 80% de las empresas familiares no sobreviven a la tercera generación, siendo precisamente la causa principal de ese cierre la falta de planificación de sucesión familiar.

Pero la sucesión no tiene que ser nunca el problema, e incluso lo cierto es que la sucesión familiar debe ser considerada como una clara oportunidad para que la empresa salga reforzada del periodo de cambio generacional. No obstante, la falta de planificación puede llegar a poner en peligro la continuidad de la empresa.

Al respecto, un mecanismo jurídico muy importante regulado en el Código Civil de Catalunya es la figura del denominado “Pacto Sucesorio”, contemplado en los artículos 431-1 y siguientes. Se trata, en esencia, de un instrumento de carácter contractual que permite organizar de forma vinculante elSucesión en la empresa, de Pixabay destino del patrimonio familiar, de tal manera que, a través del mismo, se pueden acordar y fijar las condiciones de transmisión de la empresa familiar.

Es importante destacar que el “pacto sucesorio” tiene carácter contractual, por lo que debe ser firmado por las dos partes, y en principio tiene carácter irrevocable, a no ser que se cumplan determinados requisitos establecidos en la Ley. De esta manera, la principal diferencia entre el pacto sucesorio y el testamento es que el primero, en principio, es irrevocable, mientras que el testamento se puede modificar cada día, por lo que se puede también revocar al tener carácter unilateral.

A modo de ejemplo, el propietario de una empresa familiar con tres hijos puede establecer, mediante pacto sucesorio que nombre heredero universal de la empresa a uno de sus hijos, todo ello en aras de una mayor tranquilidad y planificación de la sucesión de la empresa.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *