Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Artículo actual

La cultura corporativa, clave para la transformación digital de la empresa

Por   /   28 julio, 2017  /   Sin Comentarios

Aunque las empresas creen que la cultura corporativa de cada organización es un factor clave para cualquier transformación en la misma, lo cierto es que nada menos que un 62% de los directivos consultados por el “The Digital Culture Challenge; Bridging the employee-Leadership Disconnect” están convencidos de que la cultura corporativa reinante actualmente es el mayor obstáculo en el proceso de Cultura digital en empresa, de Pixabaytransformación digital de las empresas, con el consiguiente riesgo de pérdida de competitividad en el entorno actual.

Este problema además empeora ahora en 7 puntos respecto a 2011, cuando apenas se mostraba así el 55% de los ejecutivos consultados por la primera edición de este informe, realizado por el Instituto de Transformación Digital de la consultora tecnológica multinacional Capgemini en colaboración con el prestigioso analista internacional e la economía internacional Brian Solis.

La investigación, basada en 1.700 encuestas realizadas durante la pasada primavera a profesionales de 340 compañías en los 7 más importantes países europeos (entre ellos España), además de en Estados Unidos, así como en entrevistas en profundidad con expertos del mundo académico, altos directivos y empleados, pone de manifiesto en cualquier caso la considerable diferencia entre la percepción que la alta dirección y los empleados tienen respecto a la existencia de una cultura digital dentro de sus organizaciones. Así, frente al 40% de los profesionales de la alta dirección que en conjunto cree que sus empresas sí tienen una cultura digital, solo el 22% de los mandos intermedios y el 27% de los empleados está de acuerdo con esta afirmación. Es más, en tanto que el 62% de la alta dirección afirma que tiene una estrategia claramente definida para la consecución de sus objetivos digitales, solo el 37% de los empleados dice lo mismo. No obstante, la percepción en España dista mucho de este promedio global, pues únicamente el 5% de nuestros directivos valoran que la cultura de su empresa es digital, a la vez que los empleados no lo piensan en ningún caso (0%).

Por otra parte, la realidad es que únicamente un 7% de todas las empresas sondeadas por el estudio entienden que su organización tiene la capacidad de concebir y probar ideas de forma continuada y de ponerlas rápidamente en práctica.

En cualquier caso, el mencionado diferente modo de concebir la situación de las empresas entre los altos directivos y los trabajadores sin responsabilidades en las mismas llega también a otros puntos. Así, por ejemplo, si bien el 75% de la alta dirección cree que su empresa tiene una cultura de experimentación y asunción de riesgos, solo el 37% de los empleados base está de acuerdo con esta afirmación. Y con relación a las prácticas colaborativas, un 85% de la alta dirección apunta que su organización promueve la colaboración internamente, pero solo el 41% de los empleados está de acuerdo con que sea así.

Además de lo anterior, el documento de Capgemini también identifica que, entre la muestra analizada, un 34% de las empresas se pueden considerar “adelantadas” en la carrera de la cultura digital al lograr un buen desempeño en las siete dimensiones que describen la cultura digital (entorno de colaboración, innovación, cultura abierta, habilidades y mentalidad digital, agilidad y flexibilidad, orientación al cliente y uso de datos para fundamentar decisiones) y porque con su modelo de liderazgo han conseguido con creces el arraigo de la cultura deseada en todos los niveles de la organización. Se trata de compañías que, por lo general: tienen una política de selección de personal diferente que da preferencia a caracteres con conductas y pensamientos creativos y autonomía (83% de las “escapadas”, frente al 29% de las “rezagadas”); modifican los perfiles de los puestos y los indicadores clave de desempeño (KPI) para alinearlos con el enfoque digital (75%, frente al 17%); y vinculan el sistema retributivo a los objetivos de transformación digital (70%, frente al 13% del grupo de “rezagadas”).

En ese sentido, Reino Unido (63%), Suecia (60%) y Estados Unidos (56%) son los países con mayor presencia de organizaciones “adelantadas” en cultura digital, en tanto que ninguna empresa española de la muestra figura entre ellas, pues el 65% están a la cola de la carrera de la cultura digital (“lentas”), mientras que el 35% restante se sitúan en el medio (“seguidoras”).

Por último, el estudio señala que lo cierto es que crear una cultura digital y conseguir el cambio requiere paciencia, tenacidad y medición constante. Y que, además, para lograrlo, las empresas necesitan: identificar y desplegar agentes o embajadores del cambio e involucrar y apoyar a los empleados en el fomento de la cultura digital; aplicar indicadores de desempeño digital (KPI) que se centren en la adopción y evolución de comportamientos, más que en logros o errores; utilizar herramientas colaborativas para aumentar la transparencia y llegar a todos los empleados, además de fomentar trabajo colaborativo que conecte a los empleados con la dirección; invertir en las competencias digitales que realmente son prioritarias; hacer tangible el cambio de cultura; transmitir con claridad en qué consiste el enfoque digital y hacer visible la implicación de la alta dirección (por ejemplo, el desarrollo de nuevos comportamientos y actitudes por parte de los directivos les convertirá en modelo a seguir); y adoptar un enfoque sistémico.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *