Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Economía/ Finanzas  >  Ayudas/ Ahorros  >  Artículo actual

Aumenta en España el emprendimiento naciente, pero disminuye la consolidación de la actividad emprendedora

Por   /   9 abril, 2013  /   Sin Comentarios

Según pone de manifiesto el “Global Entrepreneurship Monitor (GEM) 2012”, considerado el observatorio más importante sobre emprendimiento a nivel mundial, en nuestro país aumenta el emprendimiento naciente y disminuye la consolidación de la actividad emprendedora.

Emprendedores de negociosLa actividad naciente y la novel, que son las que se están poniendo ahora en marcha y que han entrado más recientemente en el mercado, han registrado aumentos interanuales del 1,1% y del 9,34%, respectivamente, durante 2012, lo cual constituye la parte más positiva de la tasa total de actividad del citado año. En cambio, la parte junior o en consolidación ha sufrido una contracción del 34,5%, lo que se debe interpretar, según Alicia Coduras, directora de la Cátedra Nebrija en Fomento del Espíritu Emprendedor y directora técnica del Proyecto GEM España, como “el resultado de una significativa mortandad de lo creado en los dos últimos años”. Lo cierto es que la consecuencia de esta prematura desaparición de actividades que estaban en consolidación es la falta de relevos empresariales y de autónomos para el tejido empresarial español consolidado, que se refleja en la disminución de la tasa de actividades que superan la fase emprendedora de 3,5 años. Esta tasa se ha situado en un 8,74%, habiendo sufrido una variación interanual negativa del 1,32%.

Descenso de la actividad emprendedora total

La realidad es que la Actividad Emprendedora Total (TEA) registra así una disminución del 2% entre los años 2011 y 2012 que, aunque muy moderada, no evitará una nueva contracción de la actividad consolidada en el año 2013, “pues no se han generado suficientes relevos como para cubrir el bache emprendedor derivado de la crisis”, explica Alicia Coduras.

Del total de esa actividad emprendedora, un 25,6% se ha generado por necesidad ante la falta de alternativas de empleo por cuenta ajena, si bien este porcentaje ha disminuido en 2 décimas con respecto al del año 2011, lo que indica que, por el momento, se ha frenado la escalada de este tipo de emprendimiento. En España predomina así el emprendimiento por oportunidad (72,3% del total en el 2012), pero la crisis ha tenido como efecto la duplicación de la parte generada por necesidad, evolución que se ha dado también en otros países de la Eurozona como Grecia, Irlanda o Portugal.

No obstante, un rasgo positivo de la actividad emprendedora es que casi un 43% han correspondido a iniciativas con empleados, frente al 29,3% que hubo el año anterior. Eso sí, la dimensión de las empresas sigue siendo micro en la mayoría de los casos, pues sólo tienen 20 o más empleados el 0,8% del total de las que se hallan en esta fase.

Desde el punto de vista de tipo de actividad emprendedora, en 2012 se ha repartido en cuanto a su mercado, de forma que un 52,2% han sido iniciativas orientadas al consumo, un 25,6% lo fue de servicios a otras empresas, un 18,4% de transformación o industriales y un 3,8% del sector extractivo o primario.

Por otro lado, han aumentado un 17,8% las empresas y negocios innovadores en producto o servicio, representando ya un 19,2% del total. Y también se ha registrado un aumento del 52% de las que se ponen en marcha en sectores medianamente o intensivamente tecnológicos y que representan un 9,9% del total. Asimismo, en el año 2012 ha aumentado la proporción de actividades emprendedoras que exportan más del 75% de su producción, cifra que se sitúa en un 6,9% del total, frente al 3,7% estimado el año anterior.

Otras características de la actividad emprendedora de 2012 han resultado menos favorecidas, como es el caso de las expectativas de crecimiento notable en el mercado, que disminuyen un 62% y que sólo se dan en el 1,8% de las iniciativas. Este resultado tiene un reflejo directo en la proporción de empresas que declaran no tener competencia, que se sitúa en un 13,5% del total, frente al 16,3% del año 2011.

En los datos del año pasado se detecta asimismo que la , tasa de actividad emprendedora femenina es del 4%, mientras que la masculina alcanza al 7,3%; es decir, que la primera ha sufrido una disminución interanual del 11,9%, en tanto que la masculina ha experimentado un aumento del 4,4%. Y en lo que a la edad se refiere, la tasa de actividad de los jóvenes de 18 a 35 años de edad es del 6,47%, superior por tanto a la de los adultos de 36 a 64 años de edad, que se sitúa en el 5,28%.

Páginas: 1 2

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *