Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

Los emprendedores del siglo XXI enfatizan los valores sociales y personales

Por   /   22 enero, 2015  /   Sin Comentarios

Mientras que la definición tradicional de éxito pone el énfasis en aspectos materiales como la rentabilidad, la riqueza alcanzada, la facturación o la venta de la empresa, la visión del éxito que describen los emprendedores españoles actuales apunta hacia una combinación de logros, tanto económicos como sociales y personales, según pone de manifiesto el “I Barómetro Chivas del Emprendimiento de Éxito en España”.

Emprendedores siglo XXI, de PixabayLo cierto es que este pionero estudio, elaborado por Opinno, editor «MIT Technology Review» en español, a propuesta de la marca de whisky Chivas, y que aporta una visión novedosa de las claves que han llevado al éxito a distintos emprendedores, constata que el optimismo, la excelencia, la hermandad y la generosidad presiden las circunstancias, valores y prioridades de personas que se encuentran en distintos momentos del camino hacia el triunfo. Al menos así lo refleja la opinión general de los 110 emprendedores españoles con proyectos que han alcanzado ciertos logros y que han sido consultados por esta investigación junto a 14 expertos de distintas áreas de conocimiento para profundizar en aquellos puntos en los que una perspectiva externa a la del emprendedor enriquece el análisis.

En concreto, los emprendedores conciben en la actualidad el éxito como la confluencia de cinco elementos: autorrealización, propósito, innovación, excelencia y beneficio, por orden de importancia. Es decir, que la definición de éxito cambia respecto a lo que enfatizaba antes de ahora. Aunque también es cierto que la forma de definir el éxito varía en función de la edad, experiencia previa, género o madurez del proyecto. Por ejemplo, los más jóvenes se decantan por la faceta de la autorrealización y por el propósito, mientras que los más mayores optan por considerar la excelencia como el aspecto más importante de su visión del éxito. Todos los segmentos de edad, sin embargo, consideran el beneficio el menos relevante.

En cualquier caso, el optimismo es el primer y más llamativo rasgo del perfil de los emprendedores identificados en el estudio, a la vez que la mayoría de ellos han expresado una actitud positiva ante la incertidumbre, el sacrificio, la posibilidad de fracaso y, en concreto, la crisis. Y es que el Barómetro muestra que un 76% de los entrevistados considera que la crisis ha tenido un impacto más positivo que negativo sobre su proyecto. Esta valoración indica, además, que los emprendedores de éxito son capaces de ver oportunidades en los problemas, lo que les ha permitido salir airosos de una época de dificultades. Pero también es verdad que la crisis ha dado lugar a cambios más radicales de la mano de emprendedores capaces de “reinventar” los modelos de negocio para generar nuevas formas de obtener beneficios, así como explotar nichos en el mercado que no estaban siendo aprovechados. De la misma forma, otros activos como los locales donde ubicar tiendas u oficinas, están ahora más accesibles a un menor precio.

Para los emprendedores españoles, al margen de conseguir tener satisfechos a los propios empleados, los principales factores para conseguir el éxito son, por este orden: la perseverancia, entendida como la capacidad para mantener la constancia en un proyecto, aún cuando las circunstancias sean adversas; la pasión; la determinación o capacidad para tomar resoluciones y fijar objetivos de forma efectiva; la visión o perspicacia para identificar una estrategia de éxito que otros no ven; la flexibilidad para saber reaccionar y adaptarse ante el comportamiento del mercado y los cambios del entorno; la creatividad, entendida como la inspiración y capacidad para generar nuevas ideas; la sociabilidad, o capacidad para relacionarse con las personas del entrono a fin de aumentar la red de contactos y conseguir una disposición favorable por parte de los diferentes interlocutores; la buena comunicación para transmitir sentimientos, opiniones, ideas o información; y la educación multidisciplinar.

El estudio de Chivas y Opinno concluye, por otro lado, que España ya cuenta con casos de éxito que prueban que existe el talento y la formación necesaria para generar proyectos muy prometedores. Sin embargo, las expectativas del emprendedor deben ajustarse a las circunstancias de un mercado que, por su propio tamaño, no ofrece las mismas posibilidades que otros de referencia como el estadounidense. Y en esa línea, los expertos conocedores de múltiples ecosistemas de emprendimiento identifican cinco elementos que deben darse para que puedan nacer proyectos que revolucionen el panorama tecnológico: talento, educación, inversores, cultura del riesgo y tolerancia al fracaso y grandes empresas que compren startups. De estos cinco elementos, según el informe, España cuenta al menos con los dos primeros, pero tiene mucho por hacer en el resto. No obstante, la eliminación de trabas legislativas y el cambio cultural al que está empujando la crisis pueden llevar a que nuestro país reúna en el futuro las condiciones necesarias para situarse a la vanguardia del emprendimiento tecnológico.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *