Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

Claves para medir al emprendedor del siglo XXI

Por   /   27 noviembre, 2015  /   Sin Comentarios

Por Susana Roura, Directora de Comunicación Barcelona, Consultoría de Comunicación para la mediana empresa.

 

Emprendedor: Esa palabra tan de moda hoy día que designa, cuando menos, a lo que ha sido siempre un empresario. Aunque hay que destacar el mérito de todos ellos para atreverse a lanzar un negocio propio.

Emprendedores-nuevo-siglo, de PixabayAdemás, dada la competencia, el emprendedor de hoy en día lo tiene aún más difícil. Es necesaria mucha creatividad, innovación, profesionalidad y, sobre todo, mucha paciencia. Quizá hagan falta varios fracasos antes de dar en el punto clave del negocio.

Fracaso, sí, pero frustración, nunca. Porque la frustración llega cuando dejamos de intentarlo y, si dejamos de intentarlo, entonces es seguro que nunca lo conseguiremos.

Por suerte, los emprendedores no están solos. Ha crecido el riesgo, pero también la figura del “business angel”, aquel individuo que provee capital para la creación de una nueva empresa, las denominadas “start-up”. Pero, ¿cómo pueden estar ellos seguros de que invertir en la idea de una persona será fiable?

Más allá de analizar el sector y si el negocio es rentable, también es bueno analizar el perfil del emprendedor y ver si sería capaz de sacar adelante la empresa y ser un buen líder.

Claves para medir al emprendedor del siglo XXI

– La motivación. Es esencial saber si realmente tiene ganas de crear y hacer crecer ese negocio. ¿Es proactivo? ¿Tiene capacidad de reacción y adaptación a los cambios o a las dificultades? Si es así, adelante.

– Además de la motivación, debe creer en el proyecto. Son conceptos distintos. Por muchas ganas que se tenga en iniciar un nuevo negocio, es importante saber si el emprendedor lo conoce al 100%.

– El emprendedor debe saber que hay cosas que pueden no funcionar, y debe estar preparado para encontrárselas y superarlas. Debe saber qué cosas pueden salir mal, reconocer los errores y tener un “Plan B”.

– Es bueno que el emprendedor se haya movido y haya buscado la aprobación de personas influyentes del sector que confirmen su interés en el proyecto. También lo es que esté recomendado por otras personas de su entorno, ya sean profesores de Universidad o antiguos jefes.

– ¿Tiene un equipo? Dependiendo del tipo de negocio, precisará de un equipo más o menos amplio para llevarlo a cabo. Conocer también a este equipo y sus perfiles, nos dará más confianza para apostar por él.

– Estar documentado. No debe basarse sólo en una idea de negocio. El emprendedor de hoy en día debe haberlo planteado todo antes de ir en búsqueda de clientes o de capital. Un plan de negocio, un plan de comunicación, un presupuesto detallado de sus necesidades… demuestran que se ha preocupado del proyecto, que ha pensado, redactado y, seguramente, replanteado hasta encontrar aquello definitivo.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *