Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

¿Tus empleados detienen el crecimiento de tu negocio?

Por   /   13 enero, 2014  /   Sin Comentarios

Carlos Flores, escritorPor Carlos Flores, Escritor y conferenciante especializado en desarrollo empresarial y crecimiento personal (http://CarlosFlores.net)

 

Una de las razones por las que muchos negocios no logran prosperar radica en un problema interno y silencioso: los empleados. El contar con personal mal entrenado para realizar su trabajo y mal preparado para ofrecer un excelentísimo servicio al cliente puede generar mala reputación, pérdida de clientes y, consecuentemente, menos ventas y menos ganancias para el negocio.

Lo cierto es que este es un problema más común de lo que se pueda pensar. En mis consultas con empresarios suelo escuchar cómo se quejan porque sus empleados tratan mal a los clientes, no hacen bien su trabajo, destruyen las instalaciones, roban el material, etc.

Pero antes de arreglar el “problema” de los empleados, es preciso primero arreglar un problema aún mayor, que es lo que muchas veces está ocasionando que tus empleados no den lo que esperas. Ese problema quizás eres tú.

Sé que no es bonito admitir que el problema es ocasionado por uno mismo, pero vamos a poner las cosas en perspectiva. Vamos a suponer que el entrenador de tu equipo favorito de fútbol o (cualquier deporte que te apasione) al comenzar la nueva temporada selecciona a jugadores inexpertos, mal entrenados y pesimistas. Vamos a suponer que, durante toda temporada, el entrenador no prepara al equipo para ganar ni los incentiva. Por muy prestigioso que sea el nombre del equipo, bajo estas circunstancias es casi imposible que el equipo avance.

Pues lo mismo sucede con un negocio. Muchas veces el problema comienza al contratar a los empleados; y es bastante común que se contrate a un nuevo empleado simplemente porque es primo o amigo de uno de tus empleados actuales. Por ello siempre es importantísimo poner las cartas sobre la mesa desde un principio para el nuevo empleado, establecer las expectativas de su trabajo y sumergir al empleado en la cultura de trabajo de tu negocio.

De ahí que sea fundamental crear una cultura de trabajo. Y eso va mucho más allá de crear un hábito de buen servicio al cliente. Una cultura de trabajo define cuál es el propósito de tu empresa con tu mercado, tu ciudad o el país. Por eso, es importantísimo que definas cuál es la cultura de trabajo que hace correr tu negocio. Si tus empleados no conocen cuál es el objetivo de la empresa; o peor aún, si tú no tienes bien definido cuál es su objetivo, es casi imposible que tus empleados den lo mejor de sí mismos. Por ejemplo, la cultura de trabajo de la compañía de ordenadores Dell es crear computadoras con lo último en tecnología a precios accesibles. Al tener esta cultura y filosofía de trabajo bien definida, todos los empleados de Dell trabajan para lograr ese objetivo, desde los ingenieros, ensambladores, vendedores, diseñadores y equipo comercial. Y al tener bien definido cuál es el propósito de la compañía, todos trabajan en conjunto para cumplir con el propósito.

Crea así por tanto una cultura de trabajo y promuévela para que tus empleados trabajen para alcanzarla.

Prepárate además para ser líder. Muchos piensan que por tener el título de gerente, manager, director, supervisor, o por ser el dueño del negocio, los empleados responderán órdenes sin más. La realidad de las cosas es que cualquiera de esos títulos en sí no representan liderazgo. La gente sigue a un verdadero líder independientemente de su título, obedece sus órdenes y responde a las necesidades del negocio. Para pulir sus habilidades de liderazgo, te recomiendo los libros “Líder de 360 grados” (John Maxwell), “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” (Dale Carnegie) o entra a formar parte de un grupo de desarrollo de líderes.

Empleados tóxicos, de Free DownloadY por último, trata bien a tus empleados. Un día, hablando con uno de mis clientes (el dueño de una pequeña cadena de restaurantes), me contaba que sus ventas andaban por los suelos y que sus camareras no sabían tratar a sus clientes. De repente, se acercó una de ellas con la escoba en mano a barrer alrededor de la mesa y mi cliente le dijo en voz alta: “Niña, tráele un vaso con agua al señor. ¿Estás tonta o qué?”. Es un hecho: tus empleados tratarán a tus clientes de una manera muy similar a la que tú tratas a tus empleados. De ahí que si quieres que tus empleados sean amables con tu clientela, asegúrate de tratar a tus empleados con dignidad y respeto.

Imagen cortesía de iosphere / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *