Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Cómo dejar de ser el “empleado invisible”

Por   /   10 noviembre, 2020  /   Sin Comentarios

Por Mónica Mendoza, Psicóloga y consultora especializada en ventas y marketing.

 

¿Llevas muchos años en la misma empresa y has visto cómo han promocionado a otros con menos antigüedad que tú y menos méritos? ¿Tus logros son casi «invisibles», mientras ves que otros con hazañas mucho menos importantes son mejor valorados?

Sí, tu llevas más de 10 años trabajando (excelentemente) en la empresa, productividad nivel 10, cero conflictos y… sin embargo, cero subidas de sueldo, cero valorado. Es el panorama al que se enfrentan numerosos profesionales seniors que se han convertido en el “trabajador invisible” para el empresario. Y éste es desde luego el caso de alguien que no se sabe vender.

Frente a ello, existen una serie de claves para hacerse visible y conseguir el éxito dentro de una empresa:

  • Ser bueno y parecerlo

Diversos estudios afirman que hoy no solo es importante demostrar la valía, sino saberla comunicar, para poder ascender en el, cada día, más complejo organigrama de una organización. Es el conocido dicho de “no solo hay que ser bueno, sino parecerlo”. Y es que en este punto se encuentran numerosos trabajadores seniors, de confianza, que han visto pasar los años sin ser reconocidos en su empresa. Son empleados que no han sabido hacerse ver, que se han limitado a trabajar bien, pero no han sabido demostrarlo. Empleados invisibles, de PixabayNo han diseñado su marca personal dentro de la empresa.

  • Plan de marketing personal

En este contexto, si esa persona «mediocre en su trabajo» lo consigue, tú, que tienes talento, ¿Qué puedes hacer? No hablo de “vender humo”, hablo de vender talento, sacrificio y pasión; de pasar de la invisibilidad a la visibilidad, tanto en el equipo de trabajo como en el comité de Dirección. Y para ese cometido es crucial diseñar un plan de marketing personal, pero siempre con un objetivo claro. Un objetivo que puede ser promocionar, percibir un aumento de sueldo o, simplemente, ser más tenido en cuenta en la empresa.

  • Venderse como un producto

En ese sentido, para diseñar ese plan de marketing personal, es aconsejable, en primer lugar, verse a uno mismo como un producto. Uno mismo es el producto a vender y, para ello, se necesita analizar las debilidades y fortalezas. Así, la clave es destacar lo que nos hace más fuertes en el trabajo, si es la gestión de clientes, la efectividad o la resolución de conflictos. Haremos ver a dirección de esa forma en qué somos buenos, haciendo visibles nuestros logros. Y sí, no solo realizarlos, sino asegurarnos que lleguen a dirección. Además, por otro lado, lo ideal es que sea el resto de los compañeros los que hablen de los logros de uno, pues ello dará más credibilidad y evitará parecer una persona con falta de humildad, algo que está muy rechazado en el plano empresarial. Eso sí, en este punto hay que tener en cuenta un matiz importante: no hablar solo de uno mismo, sino del equipo de trabajo, pues tus hazañas y méritos son tuyos, aunque gracias al trabajo en equipo.

  • A quién venderse

Por otro lado, para saber venderse es necesario saber a quién hay que hacerlo. No nos valdrá que el compañero de al lado se entere de que hemos hecho éste o éste otro logro. La idea es que llegue a quien nos interesa; y quien interesa no es solo la dirección, sino que asimismo pueden ser otras personas dentro de la empresa que tengan capacidad de decisión e influencia.

  • Las comparaciones son odiosas

Y otra de las máximas en el diseño de ese plan de marketing personal para el senior “invisible” pasa por nunca compararse con los demás. Las comparaciones siempre son odiosas, y en el trabajo, más. Comentar, por ejemplo, que un compañero que se esfuerza menos tiene más sueldo o argumentos similares, no solo no hará que se cumpla el objetivo de ser reconocido, sino que tendrá un efecto negativo.

En cualquier caso, y pese a todo lo comentado, la situación ideal es aquella en la que el empleado no tiene por qué invertir tiempo ni energía en saberse vender en la organización, ya que se supone que la empresa ya sabe detectar el talento y lo sabe promocionar. Pero ya se sabe: de la teoría a la realidad…”.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *