Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Consumidores  >  Artículo actual

Errores que hacen del email una herramienta improductiva

Por   /   23 abril, 2015  /   Sin Comentarios

Correo electrónico, de acensPor acens, Compañia especializada en soluciones de hosting, housing y telecomunicaciones para el mercado empresarial.

 

Con más de 2.500 millones de usuarios de correo electrónico en el mundo y más de 1.600 millones de emails circulando por la Red cada segundo, el correo electrónico se ha convertido en la herramienta de comunicación por excelencia. Sin embargo, un mal uso del mismo, puede convertirlo en la solución más ineficaz e improductiva para las empresas.

En concreto, los ocho errores más habituales a la hora de trabajar con el correo electrónico son:

1) No definir el uso del correo electrónico. No es una cuestión baladí. Existen tantas opciones y configuraciones de correo electrónico y servicios asociados al mismo como necesidades tienen las empresas y usuarios: desde servicios gratuitos hasta soluciones personalizadas. Pero no todas ofrecen las mismas prestaciones, ni todas las prestaciones valen para todos. Por eso, lo importante es hacer un diagnóstico de las necesidades de cada empresa para determinar qué solución resuelve mejor su problemática: uso que se le va a dar al correo (particular, campañas de emailmarketing, etc.); número actual de usuarios y previsión de crecimiento; incorporación de soluciones colaborativas; necesidad de personal técnico; incremento de consumos y costes; riesgos de intrusión; garantía de disponibilidad…

2) Olvidar compaginar diferentes herramientas de comunicación. Existen diferentes situaciones en las que el correo electrónico puede no ser la vía de comunicación más idónea, y se puede sustituir por otras herramientas de comunicación y mensajería instantánea. Por ejemplo, las redes sociales corporativas como canal de comunicación interno en las empresas e incluso interdepartamental.

3) No tener una estrategia multicanal. Un email bien redactado y con un mensaje potente puede ser un gran medio para impactar a nuestros clientes, proveedores, potenciales clientes, etc., pero quizá no sea el mejor canal para recibir la información de retorno. Un informe de Marketing Sherpa revela que los tres canales de marketing que las empresas están integrando junto a sus programas de email son las webs y los “microsites”, las redes sociales y eventos ad hoc (exposiciones, demos, “webinars”…).

4) Ahorrarse el filtro de “spam” y “malware”. Se estima que 7 de cada 10 correos electrónicos enviados cada día son “spam” y casi 1 de cada 10 esconde algún tipo de “malware”, por lo que incorporar soluciones de filtrado de correo no deseado y que detecten correos que llevan “malware” y “phising” no sólo ayuda a incrementar la productividad sino también a evitar males mayores.

5) No hacer copias de seguridad. Contactos, informes, confirmaciones de pedidos, contratos… cada vez almacenamos en el buzón de correo más información valiosa. Ya sea mediante servicios de almacenamiento en la “nube”, de soluciones de disco duro virtual o hasta las cintas de “back up”, las copias de seguridad permiten recuperar la actividad ante el robo de un móvil o un portátil, el mal funcionamiento de un servidor de correo o la ruptura de un disco duro.

6) No aprovechar las ventajas del correo móvil. Se calcula que los usuarios de móviles pasan una media de 15 minutos al día gestionando el correo electrónico, por lo que el uso de servicios y aplicaciones que permitan sincronizar las cuentas de email, trabajar con documentos adjuntos, etc. ayudan a ahorrar tiempo, incrementar la productividad de los empleados y no duplicar el trabajo, pues según ExactTarget, el 90% de los usuarios de smartphones accede a la misma cuenta de correo en el móvil y en el ordenador.

Email, de acens7) No saber gestionar el correo. Se precisa un alto nivel organizativo por parte del usuario para no perderse en la maraña de emails. Por eso, es importante conocer bien las funcionalidades de las aplicaciones de correo a fin de usar las carpetas para clasificar y almacenar correos; crear reglas para la recepción y envío de mensajes; etiquetar los correos; eliminar los mensajes de la bandeja de entrada para no releer los mismos correos; compartir tareas, contactos y calendarios; establecer una relevancia o prioridad a cada mensaje… Aunque quizá la recomendación más útil sea la de no mantener abierta todo el rato la ventana del correo, y así no desviar la atención sobre otras tareas.

8) No pensar antes de mandar un email. Responder al remitente sin terminar el correo, enviar el email sin adjuntar el archivo, contestar a otro contacto, no definir bien el asunto del correo, malinterpretar el tono del correo y otras costumbres se suceden a lo largo del día, y propician que, de forma involuntaria, acabemos enviando dos o tres veces el mismo correo. Pero más improductivo aún resulta invertir 15 minutos en escribir un email con una larga explicación a un asunto que lo único que va a generar es una sucesión de cadena de emails con más dudas. Puede que una llamada de 5 minutos sea más efectiva.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *