Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conciliación  >  Artículo actual

La remuneración salarial, factor más importante para elegir una empresa para trabajar

Por   /   10 abril, 2014  /   Sin Comentarios

Desbancando del primer puesto a la seguridad laboral a largo plazo, que ocupaba la primera posición en el estudio de la pasada edición, las condiciones económicas se sitúan ahora como el aspecto más importante para elegir una empresa, según detecta el último “Employer Branding: cuando la percepción puede convertirse en realidad”, informe llevado a cabo por la multinacional de soluciones de recursos humanos Randstad tras realizar más de 200.000 encuestas (8.000 en España) de 3.400 compañías en un total de 23 países.

Elegir empresa, de Free DownloadLa investigación, que tras estos dos factores los otros que más influyen son, por este orden, las perspectivas de futuro, el disponer de un ambiente de trabajo agradable y la conciliación entre trabajo y vida privada, detecta en concreto que la importancia de la remuneración salarial ha experimentado un incremento superior al 10% en el último año. Y en esa línea, los trabajadores mayores de 40 años son quienes más importancia otorgan a las condiciones económicas a la hora de elegir una empresa, aunque también son quienes más apuestan por la seguridad laboral que ofrezca el empleador. Sin duda, las condiciones personales de estos profesionales, con la consecuente responsabilidad familiar en muchos casos, les llevan a decantarse por una estabilidad y una remuneración que les permita compatibilizar su entorno laboral y personal.

En cualquier caso, de igual manera, los trabajadores menores de 40 años también otorgan importancia a estos aspectos, aunque destacan también otros, como la oportunidad de desarrollar su carrera internacionalmente, la utilización de tecnologías punteras o el compromiso del empleador con la sociedad y el medio ambiente.

No obstante, en función del sexo, a la hora de elegir una compañía para trabajar, la atmósfera laboral y la conciliación entre trabajo y vida privada son dos de los asuntos capitales para las mujeres, en tanto que los hombres se sienten más atraídos por la formación, la calidad de los productos y servicios que se producen y la posibilidad de desarrollar una carrera internacional.

Y con respecto al nivel de formación, los profesionales que cuentan con mayores niveles académicos otorgan mayor importancia al contenido de su trabajo, mientras que, para los empleados con menor nivel formativo, la seguridad laboral a largo plazo es el primer criterio para decantarse por una empresa sobre el resto.

Pero al margen de todo ello, los encuestados también muestran predilección por otro tipo de cuestiones como los rasgos que resultan más atractivos en un empleador, descollando en esa línea la honestidad como el atributo personal al que se le otorga mayor importancia, ya que así lo afirma uno de cada cuatro consultados. Algo detrás se sitúan la fiabilidad, la sinceridad, la inteligencia y la seguridad. En ese sentido, los profesionales que tienen entre 40 y 65 años son quienes más buscan un empleador honesto y seguro, ya que si bien los menores de esta edad, que también valoran altamente estas cualidades en su superior, apuestan, además, por que sea atrevido.

Otro aspecto fundamental para los trabajadores, hasta el punto de que, tras la remuneración salarial, es el que más ha crecido con respecto a un año antes, es el de conciliación entre la vida privada y el entorno profesional. Y es que los factores que más preocupan a los profesionales españoles son un entorno laboral desfavorable, llevarse las inquietudes a casa tras finalizar su jornada o la elevada carga de trabajo. Destacan, además, otros aspectos como la presión por parte de los jefes, o que se tengan que realizar horas extra sin remunerar más allá de la jornada pactada o en los días libres.

El estudio de Randstad reseña asimismo varios factores más que los trabajadores consideran claves para mejorar la reputación de las empresas, así como aspectos que les motivarían a cambiar de compañía o, incluso, poder retrasar su edad de jubilación. En este sentido, los españoles estarían dispuestos a retrasar su edad de jubilación a cambio de adaptar sus horarios laborales a sus necesidades, realizar jornadas más cortas o disponer de un calendario de trabajo más relajado. A pesar de ello, reconocen en general que la edad de jubilación ideal sería los 60 años.

Pero se aprecian significativas diferencias cuando se atiende a la edad de los empleados. De esta manera, los profesionales de más de 40 años considerarían la posibilidad de trabajar más años si se les permitiese, además de adaptar sus horarios laborales a sus necesidades, tener un papel formativo con sus compañeros de trabajo más jóvenes. Por su parte, los profesionales con menos de 40 años estarían dispuestos a retrasar su jubilación a cambio de que la empresa realizase políticas para su aprendizaje y oportunidades de desarrollo.

Imagen cortesía de arztsamui / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *