Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Economía/ Entorno social  >  Artículo actual

Pautas del ecosistema emprendedor español actual

Por   /   20 mayo, 2021  /   Sin Comentarios

Por South Summit, Plataforma global de innovación y conexiones de alto valor.

 

El año 2020 dejó un ecosistema emprendedor con muchas pérdidas, pero también con muchos éxitos para los “startuperos” españoles. Eso sí, la peor parte, como no podría ser de otra forma, se la llevaron las startups del sector turístico, viajes y eventos.

Aun así, según cifras del Observatorio de la Fundación Innovación Bankinter y El Referente, en el 2020 se consiguió la segunda mejor cifra de la historia de España en términos de inversión, Ecosistema emprendedor, de Pixabayalcanzando los 1.101.786 millones de euros, cifra algo inferior en cualquier caso al acumulado de 2018, que cerró con 1.227.090 millones de euros. Y como parte positiva, destaca también el crecimiento de proyectos del sector salud, comercio electrónico o logística.

Ante este panorama, el ecosistema emprendedor tiene que anticiparse y saber adaptarse a las necesidades del mercado más que nunca. Por ello conviene tener en cuenta las principales tendencias para los inmediatos meses y que son:

– 1. Digitalización. La pandemia ha conllevado a la consolidación de fórmulas de trabajo remotas, eventos virtuales, reuniones online y, en definitiva, ha puesto de manifiesto que vivimos en una era digital. Por tanto, aquellos actores que no estén ya en esta era o no hagan un importante esfuerzo por unirse a ella, difícilmente, tendrán un futuro de éxito.

Así, el empleo de este año se basará también en la demanda de profesionales expertos en digitalización. Según muestran datos del “Mapa del Emprendimiento 2020”, realizado por South Summit, un 66% de las startups quieren contratar a nuevos profesionales en sus equipos debido, en gran parte, a las nuevas necesidades de empleo digital que demanda el mercado actual.

– 2. Innovación abierta. Esta estrategia de negocio basada en la colaboración entre “corporates” y startups permite un “win-win” para ambos actores. Y es que es una forma de mantener viva la innovación de grandes empresas y dotarlas de la agilidad necesaria para adaptarse a los cambios fácil y rápidamente, y no hay que olvidar que el futuro de la innovación pasa, más que nunca, por ser colaborativo.

– 3. Marco legal. Los emprendedores apuntan que todavía queda mucho por hacer en cuanto a regulación para facilitar la creación de nuevos proyectos y su continuidad. De hecho, según muestran datos del citado “Mapa del Emprendimiento”, entre sus mayores demandas, se encuentran una mejor regulación fiscal para startups (67%) y acceso a financiación (74%).

– 4. Emprendimiento rural. El 30% del territorio español concentra al 90% de la población, una cifra que demuestra que los pueblos están desapareciendo y, con ellos, las grandes oportunidades que ofrecen para emprender.

Sin embargo, la modalidad de teletrabajo acogida el pasado año por muchas empresas ofrece un nuevo horizonte para la reactivación de la vida y economía en zonas rurales, que se podrían traducir también en nuevas oportunidades de negocio. Una situación que empodera al emprendimiento rural, que se enfrenta igualmente al desafío de la visibilidad, al apoyo de todos los actores y a la eliminación de la brecha digital.

– 5. La salud, por encima de todos los demás sectores. Conforme al “Mapa del Emprendimiento 2020”, uno de los sectores que más ha crecido en el pasado año y en el que más se invierte es el de la salud, como no podría ser de otra forma: en España, un 40% de los “startuperos” se decanta por crear proyectos centrados este ámbito, y se ha aumentado en un 78% la inversión en startups del sector. Pese a esto, otros sectores también tendrán un gran protagonismo ahora como el de la seguridad, la inteligencia artificial, así como el de las infraestructuras y movilidad, principalmente por el auge del e-commerce.

– 6. Apuesta-país. En Silicon Valley u otros ecosistemas reconocidos no hay más talento que en España; y lo que falta es creérnoslo. Así, convertir a España en una nación emprendedora es una apuesta-país que implica a toda la sociedad. De hecho, nuestro país es el único en Europa que cuenta con dos ciudades (Barcelona y Madrid) como grandes “hubs” de innovación, como muestra un estudio de CB Insights.

Por tanto, se debe apoyar el emprendimiento y consolidar las bases de este ecosistema: la existencia de un mercado afianzado, políticas que inviten a emprender, acceso a la financiación, presencia de aceleradoras e impulso a la cultura emprendedora y al capital humano.

– 7. Conexión e internacionalización. Un ecosistema emprendedor de éxito pasa por la conexión de sus actores, tanto a nivel nacional como internacional. Y es que la conexión es clave para intercambiar conocimiento, escuchar a expertos, compartir experiencias, conseguir socios, encontrar financiación o hacer crecer un negocio dándole visibilidad en otros mercados.

– 8. Educación en emprendimiento. El emprendedor no nace, se hace. Por tanto, es importante contar con una educación en clave emprendedora desde los primeros años de la enseñanza, enfocándose en habilidades como relaciones sociales, la capacidad para afrontar el fracaso como oportunidad, el fomento del emprendimiento y la creatividad para potenciar mentalidades disruptivas. Así, el sistema educativo español se enfrenta al reto de reconversión y adaptación a los nuevos tiempos y formas de enseñar y aprender en este mundo digital que está en constante cambio.

– 9. Más inversión. En el primer cuatrimestre de 2020 las startups españolas levantaron 200 millones de euros, casi 150 millones menos que en 2019, según el informe The Evolutionof Investment In Spain 2019/2020”, realizado por StartupsReal. De esta forma, y aunque existe financiación para la innovación y una apuesta fuerte por el talento, la cartera de inversión de España todavía está muy lejos de otros países europeos como Reino Unido, sobre todo, en algunos sectores concretos como el tecnológico.

– 10. Más mujeres. La incorporación de la mujer al ecosistema sigue siendo una asignatura pendiente: tan sólo un 18% de las españolas se anima a crear su propia startup. Aun así, 2020 supuso el año de la democratización sectorial de las startups fundadas por mujeres en España: las “startuperas” han pasado, de crear empresas de sectores tradicionalmente femeninos, como “fashion” o “retail”, a apostar por “fintech”, “healthcare” y educación.

Interiorizar estas 10 claves y trabajar para hacerlas realidad permitirá al ecosistema emprendedor español salir reforzado durante este 2021, que aunque se plantea como un año de incertidumbre económica, resulta a la vez de oportunidad para la creación y expansión de nuevas formas de negocio.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *