Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conflictos/ Arbitraje  >  Artículo actual

La economía sumergida aumenta 15.000 millones de euros por año desde el comienzo de la crisis

Por   /   30 enero, 2014  /   Sin Comentarios

Con la crisis, se ha reactivado crudamente el volumen de la actividad económica “en negro” en nuestro país, según pone de manifiesto el estudio “El avance del fraude en España durante la crisis”, llevado a cabo por el profesor de la Universitat Rovira i Virgili Jordi Sardà y presentado por la asociación de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

El informe detalla que durante 2012 (último año del que hay por ahora  datos fiables al respecto), la economía sumergida representó en nuestro país 253.135 millones de euros (24,6% del PIB español), lo que supone 59.509 millones más que en el ejercicio 2008 (los 193.626 millones de entonces significan el 17,8% del PIB) e implica que en 2009, 2010, 2011 y 2012 subió una media anual de casi 15.000 millones de euros más (14.877 millones exactamente).

En concreto, durante 2009, la actividad “oculta” alcanzó los 220.895 millones de euros, es decir, 27.269 millones más que un año antes (+21,1%); en 2010 subió hasta los 233.173 millones, lo que representa 12.278 millones por encima de un año antes (consecuencia del efecto arrastre del “boom” inmobiliario de los años anteriores); en 2011 se elevó a 247.980 millones (14.807 millones más); y los 253.135 de 2012, que implican un alza de otros 5.155 millones más.

Billete de 500, de GesthaPara  Gestha, las causas principales de este crecimiento de la actividad sumergida, además del mencionado arrastre provocado por el “boom” inmobiliario anterior, tienen que ver con cuestiones como el espectacular repunte del paro, las subidas de impuestos que no fueron acompañadas por un eficiente control tributario, la multiplicación de casos de corrupción política y empresarial y el uso masivo de billetes de 500 euros, que en esta etapa significó el 73,7% del efectivo en circulación y el 14% de todos los billetes de 500 manejados en la Zona Euro.

De hecho, la investigación muestra que el mayor aumento del fraude se registró en aquellas autonomías más castigadas por el colapso del ladrillo y el desempleo, como Andalucía, donde supuso en 2012 el 29,2% de su PIB comunitario, Castilla-La Mancha (29,1%), Extremadura (31,1%), Canarias (27,9%) y parte del Levante español (26,5% en la Comunidad Valenciana), aunque también se dejó sentir con intensidad en zonas tradicionalmente con un menor dinamismo económico, como las zonas rurales y de interior de Galicia (25,6%) y Castilla y León (26,4%), mientras que en Asturias suponía un 26% de su PIB. Por el contrario, la menor incidencia de la economía “en negro” estuvo en Madrid (17,3% de su PIB), seguida de Cantabria (22%), Aragón (22,3%), La Rioja (24,6%) y Baleares (24,8%).

En cualquier caso, el estudio incide en que, al margen de las causas apuntadas, lo cierto es que hay zonas geográficas en las que la economía sumergida es un mal endémico, como es el caso de las provincias de Ávila, Albacete, Ourense y Toledo, todas ellas de interior y menos dinámicas. En el lado contrario se sitúan Madrid, Tarragona, Lleida, Barcelona, Zaragoza y La Rioja, con menos fraude que la media en el periodo que va del año 2000 al 2012.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *