Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Consumo/ Mercados/ Indicadores  >  Artículo actual

El sobreendeudamiento y la aversión al riesgo frenarán el crecimiento de España

Por   /   22 diciembre, 2016  /   Sin Comentarios

Según detecta el “Informe de Perspectivas Económicas 2017”, elaborado por el Departamento de Investigación de la escuela española de negocios IMF Business School, debido a un aumento de la aversión al riesgo en los mercados financieros, derivado de la debilidad de las economías occidentales, excesivamente endeudadas, además de por una productividad en descenso y una falta notable de inversiones productivas, la economía española Problemas de financiación, de Pixabayse enfrentará en 2017 a una situación de desaceleración global que lastrará su crecimiento por debajo del 2% del PIB.

Lo cierto es que el estudio incide en que el sobreendeudamiento, tanto público como privado, de nuestra economía (4,1 billones de euros, de los que 1,6 billones es deuda externa) nos hace vulnerables a un aumento de la aversión al riesgo, una vez que los últimos datos del Banco de España constatan que el desapalancamiento iniciado en 2013 se está revirtiendo. En ese sentido, para Lorenzo Dávila, director del Departamento de Investigación de IMF, “la victoria del Brexit en Reino Unido y el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos abren un nuevo escenario geopolítico que puede suponer el desencadenante de la aversión al riesgo en los mercados financieros. Y España, siendo uno de los países más endeudados del mundo, se sitúa en un escenario de mucha fragilidad”.

En cualquier caso, el análisis avanza un empeoramiento de las condiciones económicas mundiales en el que, si bien el detonante será un aumento de la aversión al riesgo en los mercados financieros, la razón fundamental detrás de estas previsiones es la debilidad intrínseca de las economías occidentales (exceso de deuda, inestabilidad del sector bancario, ausencia de inversión productiva privada, descenso de la productividad y caída del crecimiento potencial), consecuencia del proceso de financialización de la economía; proceso en medio del cual las medidas de política económica implementadas por la ortodoxia económica simplemente han retrasado estos problemas de fondo. En ese sentido, el sector financiero ocupa cada vez un peso mayor en los beneficios empresariales, orientando a las compañías hacia la maximización del valor de la acción y que, en el terreno de las empresas no financieras y familias, implica un incremento de las deudas y de las rentas derivadas de actividades financieras.

De esta manera, por lo que afecta al área internacional, el informe anticipa incluso el inicio de la segunda fase de la “Gran Recesión”, caracterizada por la entrada en recesión de los Estados Unidos, la vuelta a la debilidad de las economías europeas y una brusca desaceleración de la economía española. Los países emergentes se desacelerarán de manera notoria, si bien Asía y especialmente algunos países de los BRICs (Rusia, India y China), continuarán con una dinámica propia. En concreto, la investigación de IMF estima que las áreas emergentes presentan para 2017-2018 unas mejores perspectivas apoyadas en unas cuentas públicas más saneadas, mejora de las reservas y una avance en los niveles de formación. Así, si bien las economías más vinculadas o dependientes de Estados Unidos se verán afectadas por dicha desaceleración, China mantendrá un crecimiento del 7%, pese a que no ha logrado virar de manera decisiva su modelo de crecimiento hacia una economía basada en el consumo privado, por lo que continúa poyando su fortaleza en la inversión y el sector exterior, muy ayudado por dos herramientas: el control de capitales y el tipo de cambio. En cualquier caso, el mayor riesgo para Asia y Latinoamérica procede de un parón no esperado en Estados Unidos y otros países occidentales endeudados, aunque otro de los peligros latentes para China puede venir de la política comercial de la nueva administración Trump.

En cuanto a los mercados bursátiles, el documento prevé una corrección de entre un 10% y un 20% para el periodo 2017-2018 como consecuencia del exceso en la sobrevaloración de activos y de un sentimiento alcista para la actual situación del ciclo económico. Y en lo que respecta en particular a la bolsa española, Dávila afirma que hay que tener en cuenta que “nuestro país tiene una exposición en inversión directa en el Reino Unido y en Brasil de más del 70%; países que en 2017 se enfrentan a un futuro político de extrema incertidumbre.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *