Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Economía/ Finanzas  >  Artículo actual

La economía del bien común

Por   /   17 diciembre, 2012  /   1 Comentario

Economía del bien común, escrito por Christian FelberAutor: Christian Felber.
Editorial: Deusto 2012.

¿Es posible un nuevo modelo que supere la dicotomía entre capitalismo y comunismo para maximizar el bienestar de nuestra sociedad? Christian Felber, reconocido profesor universitario austríaco y miembro activo contra la globalización, cree que sí; y así lo expone en este libro, auténtico best-seller en Alemania y que en esta edición en español que ha lanzado hace unas semanas Deusto está prologado por el gurú español del management Juan Carlos Cubeiro.

En su teoría, el autor propone sustituir la lucha competitiva por La economía del bien común; apostar por el altruismo y la cooperación. Un objetivo que supone valores relacionales como la confianza, el aprecio, la co-determinación, la solidaridad y la voluntad de compartir. En ese concepto, el capital es definitivamente un claro medio, no un fin.

Algo desde luego muy diferente a lo que fundamentalmente procura la economía de mercado, el capitalismo, que él entiende que conduce a la concentración del poder, al trust, a la deslocalización de la producción, a la desigualdad entre ricos y pobres, a la insatisfacción de las necesidades básicas, a la destrucción ecológica, al deterioro de los valores, a la supresión de la democracia…

La vía alternativa de Felber redefine por tanto el éxito económico y reemplaza en ese objetivo el beneficio financiero por el bien común, el bienestar social y la sostenibilidad ecológica. Reconoce, sí, que en las empresas hay actualmente un acercamiento a la ética organizacional (ahí están las fundaciones, la responsabilidad social corporativa, etc.). Pero cree que no es suficiente.

Por eso, su economía del bien común, dice, supera las indicaciones anteriores. En concreto, el autor propone un modelo de medición del bien común y las variables que deben integrarse en el balance del bien común: utilidad de los productos/servicios, condiciones laborales, calidad ecológica, solidaridad, equity salarial, decisiones democráticas. El balance del bien común tiene que ser además auditado externamente.

Sin embargo, no olvida que la economía del bien común necesita un sistema financiero para la consecución del beneficio común y la supresión de los “servicios” no democráticos: gestión de activos, deuda pública, mercado de futuros y materias primas, mercado de divisas. Y por tanto el modelo financiero de la banca es sustituido aquí por una “banca democrática”. Banca que tiene que ofrecer inevitablemente los siguientes servicios: garantía ilimitada para los depósitos, cuentas corrientes gratuitas, créditos razonables, créditos baratos para el Estado, cambios de divisas…

Aunque basado en la necesidad de las empresas privadas (si bien su motor no debe ser la competencia con otras, sino la cooperación, ni su único fin el beneficio puramente monetario) y de la iniciativa individual, el modelo de Felber aporta en cualquier caso una nueva visión de la propiedad: soberanía real sobre la economía, ya que el control de la empresa estará ligado a la democracia directa.

Finalmente, el autor ofrece ejemplos presentes en la economía del bien común como algo que funciona más allá del capitalismo, y desde luego del capitalismo, pues muestra que ya está presente en más de una cincuenta de empresas significativas, sobre todo en Austria y Alemania; compañías que siguen la tradición de la democracia industrial.

Stéphan Hessel, el celebrado autor de “¡Indignados!” y diplomático francés que participó en 1948 en la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”, decía no hace mucho que

es importante revelarse e indignarse por la inmoralidad de los llamados mercados libres y por la pérdida progresiva de los valores democráticos.

Y es igual de importante comprometerse con alternativas democráticas, solidarias y ecológicas. La economía del bien común representa un modelo que aúna todas estas ideologías. ¡Comprometeos con la economía del bien común!.

Por Luis Giménez, Socio de Acción-Cambio

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

1 Comentario

  1. j-karim dice:

    INDIGNADOS DEL MUNDO
    Elucidación Programática del Nuevo Modo Económico-Humano-Racional:

    Cuando se torna insoslayable, que la civilización humana, debe optar entre la racionalidad económica o resignarse a una extinción apocalíptica; como una señal de esperanza, para los miles de millones de indignados en el mundo; se elucida, un nuevo Pensamiento Económico, que decodifica programáticamente un Modo Económico-Humano-Racional; con suficiencia sistémica para contener siglos de egocentrismo económico y equiparar el crecimiento económico con el desarrollo humano, en el designio superior de redimir la dignidad humana.
    Correspondiendo, por conciencia de vida, a todos los indignados por la imperante barbarie económica; empezar a desarraigarse de las clásicas directrices económicas, actualmente en crisis sistémica terminal; y atreverse a expandir los estadios del conocimiento adquirido, para facilitar el entendimiento de los primeros, dos enunciados a la humanidad; que dejan entrever sumariamente, la factibilidad cierta de nuevos fundamentos socioeconómicos.
    En pertinencia, si surgen críticas, inexcusablemente deben ser con conocimiento pleno de causa; las críticas constructivas, deberían enmarcarse en una dinámica perfectible de la teoría; como las críticas destructivas, deberían tener un sustento de antítesis, que exponga alternativas superiores y viables; no vertidas por obnubilad egotista, de oponerse simplemente por oponerse…
    J-Karim
    http://www.youtube.com/watch?v=hiiSNYe6jQc
    http://www.youtube.com/watch?v=g3Xp9uvqcjw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *