Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

El despacho de dirección, ¿desaparición o evolución?

Por   /   23 junio, 2017  /   Sin Comentarios

Por Hermarta Arquitectura, Firma española especializada en equipamiento integral de espacios laborales.

 

Jóvenes directores, empresas tecnológicas, potenciación del trabajo en equipo… la irrupción de un nuevo tipo de compañías ha hecho que el mundo empresarial se transforme y desde luego el despacho de dirección cambie, evolucione y, a veces incluso desaparezca.

Lo cierto es que, durante muchos años, el despacho de dirección se ha mantenido como el espacio más respetable por excelencia en una oficina: buena ubicación en la planta, vistas al exterior, uso de materiales nobles, mesas y sillas autoritarias… Sin embargo, los cambios que se están generando en la oficina de hoy en día rompen con todos estos estereotipos para reconfigurar las zonas más valoradas (por iluminación, vistas…) y recrearlas en zonas comunes y “open-spaces”. Despacho de dirección, de HermartaDe esta manera, la ubicación del despacho de dirección ha pasado a estar en un segundo plano, priorizando al trabajador y el trabajo en equipo. Las sillas altas y los espacios distintivos y cerrados van dando paso a áreas diáfanas e integradas.

Aún así, los directivos siguen necesitando su espacio privado donde poder concertar visitas, conversaciones telefónicas o reuniones individuales con sus equipos internos. Y es por eso que estos espacios siguen su evolución paralela a la de la oficina y los espacios de trabajo, creando ambientes incluso más productivos que los modelos anteriores.

En cualquier caso, en función del perfil de empresa, el despacho de dirección puede seguir manteniendo los estándares más tradicionales y respetables de estos espacios (abogados, consultores…), o bien haberlo adaptado a las tendencias actuales de la arquitectura interior en los nuevos espacios de trabajo, demostrando valores que comparten con su empresa como el progreso, la innovación, el dinamismo… (es el caso de start-ups, “desginers”, empresas del sector de la moda, de la tecnología…).

En esa dinámica, el uso de materiales nobles, como la madera natural y el cristal, en las particiones divisorias o en el mobiliario siguen siendo prioritarios en cuanto a los acabados. Eso sí, las tonalidades han ido variando junto a la oficina: ahora se estilan tonos más claros que refuerzan el afán de tener la estancia más iluminada, dejando atrás tonos oscuros con el color negro, madera de wengué, de nogal… y dar paso a la gama de los blancos, diferentes tonalidades de grises, madera de iroko, de cerezo…

En definitiva, los nuevos espacios de trabajo, más polivalentes y dinámicos, han hecho redefinir las oficinas actuales, imponiéndose sobre los despachos y salas de reuniones en las zonas privilegiadas. No obstante, el despacho de dirección sigue manteniendo la notoriedad dentro de la oficina contemporánea.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *