Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

La compleja labor de dirigir a los “millennials”

Por   /   21 enero, 2020  /   Sin Comentarios

Por Gonzalo Martínez de Miguel, CEO de Infova, Compañía española especializada en formación y desarrollo de talento directivo.

 

Se conoce como la generación “millennial” a la integrada por los jóvenes que se hicieron adultos con el cambio de milenio, a los que nacieron entre los años 81 y 95. De ellos se dice que tienen muy buena formación, pero malas oportunidades laborales, por lo que, en general, les ha convertido en personas descontentas e incrédulas, e incluso para algunos en egocéntricas y malcriadas.

Así, los “millennials” no solo son los nuevos profesionales, sino que también son los nuevos consumidores, los nuevos clientes y, en breve, estarán dirigiendo las empresas, por este motivo es necesario ir adaptándose a su forma de trabajar. Dirigir millenials, de PixabayPorque lo cierto es que, según un estudio de la consultora Deloitte, en 2025 el 75% de la fuerza laboral del mundo pertenecerá a esta generación.

Al respecto, los principales rasgos que se dan entre los trabajadores “millennials” pasan por su gran adaptación a la tecnología (se manejan con facilidad en la abundancia de información, viven interconectados, son nativos digitales), por su sentir más internacional, por su preocupación por la conciliación y tiempo libre y por su necesidad de realizar trabajos que les apasionen. Pero, como ocurre en todas las generaciones, dentro de la generación “millennial” hay mejores y peores profesionales, aunque, si hay un rasgo criticable que nos está llamado la atención, es la frecuente falta de madurez de alguna parte de ellos, lo que hace más compleja la labor de dirigirlos.

La realidad es que nos encontramos con más frecuencia que antes con colectivos de profesionales de en torno a los 27 años que en ocasiones mantienen un comportamiento que cuesta entender, y que podría ser calificado como falta de respeto, de compromiso o de profesionalidad: hablan entre ellos en una reunión, mantienen los móviles abiertos, no se concentran en el debate compartido por el grupo, etc. En definitiva, tienen una forma diferente de entender la jerarquía, la contribución al equipo y su rol dentro de la empresa.

Por este motivo, los “millennials” necesitan jefes que les ayuden a madurar como personas y como profesionales, que sean firmes sin ser agresivos, que sepan establecer los acuerdos de convivencia sin darlos por sobreentendidos y que luego sean capaces de exigirlos. Líderes capaces de tomar decisiones difíciles cuando algunos miembros del equipo quieren “hacer la guerra por su cuenta o darse sus propias reglas”. Líderes que sepan aprovechar la frescura y la interconexión de esta generación, al tiempo que les ayuden a entender cómo funciona la empresa para que puedan moverse en ella. Además, deben entender que tienen que medirles por sus resultados y no por el número de horas que están en el puesto de trabajo.

En esa línea, es importante que las empresas entiendan que Internet y las redes de comunicación social son algo más que una herramienta: representan una filosofía de trabajo, una manera nueva de hacer negocios, de establecer acuerdos, de proyectarse en el mercado… Y es que los “millennials” van a necesitar líderes que sepan crear puentes entre el mundo más digital y la parte de la empresa que conserva modelos de organización más tradicionales.

Pienso, por otro lado, que, a medida que acelere su proceso de madurez personal y profesional, esta generación tiene condiciones para contribuir poderosamente al mundo en que vivimos. Muchos, sí, tardarán en entender y aceptar las reglas del juego, pero algunos no tendrán ningún problema de adaptación a la empresa y ayudarán a las compañías a vivir en un mundo global, interconectado y aportarán su forma de entender las relaciones en muchos procesos de la empresa. Otros, después de un paso breve por la empresa, se harán emprendedores y crearán sus propios negocios huyendo de los jefes, las jerarquías y los protocolos.

De esa forma, en su faceta de líderes, es de esperar que realmente sean los mejores, tengan vocación de servicio, defiendan la integridad personal como un valor irrenunciable y entiendan que dar ejemplo es la mejor forma de influir e inspirar al equipo.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *