Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Economía/ Entorno social  >  Artículo actual

Destrucción de empleo y otros falsos mitos sobre la digitalización

Por   /   20 julio, 2018  /   Sin Comentarios

Por The Valley, Ecosistema digital de formación, talento y emprendimiento.

 

La revolución digital no sólo está cambiando la experiencia de los usuarios, sino que también ha transformado la actividad de las compañías. Así, el desconocimiento en las nuevas formas de trabajo puede dar lugar a falsos mitos sobre la aplicación de la tecnología en las empresas.

Por ejemplo, en contra de lo que muchas veces se asegura, la digitalización de las compañías no sólo puede promover procesos más eficientes, sino que también contribuye a crear empleo. Digitalización de los negocios, de PixabaySegún un estudio de la consultora Accenture, la inteligencia artificial aumentará los ingresos casi un 40% en los próximos 4 años, creando un 10% más de empleo. Teniendo en cuenta estos datos, se desmonta idea de que la tecnificación provoca la destrucción de puestos de trabajo. En cualquier caso, además de esto, no es la única razón que contradice este falso mito.

Pero además del mencionado, existen asimismo otras varias falsas creencias sobre las que conviene aclarar cómo influye en realidad la digitalización en la organización y el trabajo de las empresas:

  • La tecnología no destruye empleo.

Las empresas que se están adaptando a la era digital están generando nuevos puestos de trabajo vinculados a su actividad y marcados por la importancia de los conocimientos tecnológicos. Muchas de ellas lo están haciendo a través de cursos para formar a sus empleados, por lo que no es necesario renovar toda la plantilla. Esto supone la polarización del mercado laboral hacia las nuevas tecnologías, lo que favorece también unas mejores condiciones de trabajo. Por ejemplo, cada vez en mayor medida, las empresas digitales apuestan por el teletrabajo para facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral de sus trabajadores.

  • No solo están al alcance de empresas con recursos.

En la Red hay herramientas tecnológicas gratuitas (software libre), como “OpenOffice”, “Outright”, “MetricSpot”, etc. que permiten llevar a cabo actividades de ofimática, contabilidad, análisis de la competencia y marketing sin coste alguno. Además, invertir en recursos digitales de pago debe considerarse una apuesta rentable, ya que suele suponer el ahorro de costes a largo plazo.

  • No implica la desaparición de los negocios físicos.

La digitalización no siempre afecta a toda la actividad de la compañía, por lo que puede ser perfectamente compatible con la presencia de locales físicos. Un ejemplo es el sector del retail, en el que se puede compatibilizar la actividad de las tiendas físicas y el ecommerce para sacarle el máximo partido a las ventas derivadas del comercio electrónico y del comercio a pié de calle.

  • No merma la capacidad mental de los empleados.

Es cierto que en la Web hay múltiples herramientas que facilitan las operaciones que puedan surgir durante la jornada de trabajo, pero esto no conlleva que los trabajadores se vuelvan más despistados y olvidadizos. La consecuencia real de disponer de esta gran cantidad de recursos es que el cerebro se adapta a ellos, como ya ocurriera con la invención del reloj o el calendario, y se produce un cambio de hábitos a la hora de acceder a las fuentes de información, en este caso, Internet.

  • La transformación digital no es solo una tarea de TI.

El proceso de transformación afecta a todos los equipos de la empresa, incluyendo a la alta gerencia, área de marketing, equipo comercial, finanzas, etc. Y aunque IT será el eje principal, emprender la transformación digital conlleva decisiones sobre el manejo de clientes, operaciones, colaboradores, idea de negocio, procesos, etc., que no le competen. Avanzar hacia el mundo digital implica un cambio en la cultura empresarial que abarcará a la empresa en su conjunto.

  • No crea adicción a los dispositivos móviles.

Hacer uso de las TIC durante la jornada laboral no implica una dependencia psicológica a estos dispositivos, en tanto que depende del uso que se haga de ellas. De hecho, el uso moderado del smartphone, la tablet o el portátil puede ser incluso beneficioso si se lleva a cabo con moderación, según un estudio de la Universidad de Essex (Reino Unido). En este sentido, los resultados del informe relacionan las ventajas de usar los dispositivos móviles de forma adecuada con la felicidad, la satisfacción personal y una buena vida social.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *