Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Ahorro/ Financiación  >  Artículo actual

Alternativas de inversión a los depósitos bancarios

Por   /   29 abril, 2013  /   Sin Comentarios

Por SLM Análisis Financiero, Compañía de gestión patrimonial y análisis financiero.

El pasado mes de enero, el Banco de España emitió una recomendación de obligado cumplimiento que consiste en limitar la rentabilidad de los depósitos bancarios. Ante ello, entendemos que existen, no obstante, varias opciones de ahorro como alternativa al recorte de rentabilidad de los depósitos bancarios como los fondos de inversión y los productos de renta fija directa como bonos, pagarés, obligaciones y letras del tesoro.

Lo cierto es que esta nueva situación tiene mucha similitud con la anterior generada por la llamada “Ley Salgado”, que también limitaba la rentabilidad de los depósitos. Su objetivo era finalizar con la guerra de pasivos e incrementar las aportaciones al Fondo de Garantía por parte de las entidades que no la cumplieran. Sin embargo, lejos de cumplirse, los inversores colocaban sus ahorros en otros productos bancarios como pagarés o bonos. Aunque en esta ocasión, los límites afectan a todos los productos bancarios.

Entonces, y vista la experiencia anterior, ¿por qué se vuelven a crear estos límites? Lo cierto es que la situación financiera española no atraviesa su mejor momento y muchas entidades financieras obtienen resultados negativos y han acudido a los fondos del rescate europeo. Con ello se han creado nuevas obligaciones provenientes de Europa. Y además de lograr cumplir con estas obligaciones, se debe conseguir que las entidades vuelvan a presentar beneficios.

La verdad es que la nueva limitación solo afecta a pequeños ahorradores, ya que los grandes inversores e instituciones de inversión colectiva (fondos de inversión) sí que pueden seguir realizando depósitos con los tipos del 2012. Pero, realmente, ¿cómo afecta a los particulares? Según Simón Pérez Golarons, director de Análisis de SLM-AFI y autor del libro Defiende tu dinero, “la inversión actual en depósitos castiga al ahorro. El 1,75% de interés no logra batir a la inflación, con lo que se perdería capacidad de poder adquisitivo, pues nuestra rentabilidad real sería negativa”. De ahí que con este nuevo escenario se deben buscar alternativas con las que los afectados puedan batir la inflación sin tener que aumentar necesariamente el riesgo.

En 2012, el contexto económico denotaba un pánico generalizado, miedo a un posible “corralito” o a una suspensión de pagos del Estado. Las recomendaciones de SLM-AFI eran diversificar el patrimonio que se encontraba invertido en depósitos en productos fuera del balance de una entidad financiera para diversificar y, así, reducir el riesgo de los ahorros. Actualmente, sin embargo, parece que la tensión económica se ha reducido y las entidades con más problemas han sido rescatadas y el temor a la quiebra de España ha desaparecido prácticamente. Nuestra recomendación sigue siendo en cualquier caso diversificar el patrimonio en los depósitos, pero con el objetivo de poder lograr una rentabilidad de entre un 3% y un 4%, y de esta forma superar la inflación (prácticamente a un 3% al cierre de 2012) y no perder poder adquisitivo. Con un rendimiento del 1,75%, al cabo de un año somos más pobres, podemos comprar y adquirir menos productos.

Las alternativas, por tanto, para el ahorro son los fondos de inversión y los productos de renta fija directa como bonos, pagarés, obligaciones y letras del tesoro. Eso sí: los fondos de inversión deben ser de renta fija para que realmente se asemejen a la tipología de producto que es un depósito.

Los fondepósitos también son una buena alternativa ante la limitación, ya que son fondos de inversión que destinan al menos el 50% de su patrimonio a depósitos bancarios a corto plazo y tratan de diversificar la inversión: la exposición a los depósitos debe estar repartida entre al menos cinco entidades distintas. Además, al ser un vehículo institucional, no les afecta la decisión del Banco de España.

¿Pero esto implica necesariamente aumentar el riesgo del ahorro? Pues depende: realizar un depósito significa prestarle dinero a una empresa del sector financiero, e invertir en bonos es prestarle dinero a una empresa de cualquier sector. El riesgo de la inversión de un bono se puede evaluar mirando el rating del emisor (el rating de las entidades financieras españolas se sitúa principalmente en BBB). Existen muchas otras empresas españolas o europeas con el mismo rating o superior, lo que significa que invertir en un bono de una de estas entidades no implica aumentar el riesgo. Y en ese sentido se pueden encontrar bonos o pagarés de multitud de empresas, desde los propios bancos hasta empresas como Telefónica, Abertis o Gas Natural.

Páginas: 1 2

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *