Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

La gestión de los líderes deportivos, aprendizaje para los CEOs

Por   /   18 noviembre, 2019  /   Sin Comentarios

Por Alistair Cox, CEO de Hays, Multinacional británica especializada en selección de profesionales cualificados.

 

Las estrellas del deporte, ya sea en equipo o de manera individual, pueden enseñar mucho a los directivos. Porque lo cierto es que podemos aprender de su liderazgo, de su esfuerzo y sacrificio, de su tenacidad, de su capacidad para superar derrotas, de su trabajo en equipo…

Pero en concreto, hay cinco grandes lecciones que debemos aprender de los líderes del deporte.

La primera es la capacidad de delegar. Y es que los grandes equipos y las figuras deportivas tienen gerentes y entrenadores en los que delegan de manera muy brillante. Y en esa línea, son líderes que saben dar el papel adecuado a cada miembro del equipo, definir claramente sus tareas y prepararles para rendir al máximo de sus capacidades. Deporte y CEOs, de PixabayY desde luego, los CEOs empresariales deben asimismo capacitar a los equipos por los roles y responsabilidades delegadas a fin de asegurar que cada tarea recibe el foco y la dedicación que merece.

La segunda enseñanza pasa por la necesidad de cuidar el talento dentro y fuera del terreno de juego. Para ello, las compañías deben ofrecer a sus empleados una red de apoyo que asegure que su talento se desempeña bien y consistentemente. No basta con contratar a los mejores talentos en todas las funciones y disciplinas, sino que hace falta también crear un entorno en el que puedan prosperar, se concentren y tengan éxito.

Conocer al competidor, sin obsesionarse, es otra de las lecciones. Y en ese sentido, hay que tener en cuenta que cuando una empresa fracasa debe entender el porqué sin perder de vista sus propias fortalezas durante el proceso. Así, en las sociedades, una parte del equipo tiene que dedicar su tiempo y energía a saber qué es lo que están haciendo sus competidores, mientras que el resto debe concentrarse en ser el mejor en el negocio.

La fuerza del carácter es también un factor decisivo para el éxito. Un líder no sólo debe ser capaz de aprender de los errores, ya que también debe ser capaz de resurgir de ellos, lo que exige una gran fortaleza de carácter. Hay que tener en cuenta que ser un buen líder es mucho más que ser el corredor más rápido o el mejor estratega, pues también tiene que ser mentalmente fuerte para tomar las decisiones correctas en situaciones de máxima presión, además de aprender del fracaso y recuperarse de él.

Por último, otra gran enseñanza que ofrece el deporte a los CEOs consiste en que no hay que olvidar que los grandes triunfos son el resultado de pequeñas victorias en el camino. Victorias que hay que celebrar y disfrutar también para mantener al equipo en la pista y motivarle para trabajar en pro de la próxima gran victoria.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *