Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Economía/ Entorno social  >  Artículo actual

Aplicaciones del “deep learning” a la empresa

Por   /   20 octubre, 2016  /   Sin Comentarios

Por Fernando Corbacho, director general de la consultora especializada en “customer strategy” Cognodata y profesor del máster “Data Science Deep Learning” de MBIT School, centro de formación dedicado a “business intelligence” y “big data”.

 

Los algoritmos de “deep learning” (“aprendizaje profundo”) permiten extraer conocimiento de enormes volúmenes de datos, ya sean grandes repositorios de imágenes, vídeos, textos y conversaciones. Estos novedosos algoritmos construyen de manera automática (“machine learning”) Estudio de datos, de Pixabayjerarquías de conceptos que van de lo más básico a lo más complejo, hasta crear una red neuronal de muchas capas. Pero, ¿en qué proyectos se está utilizando esta tecnología?

Lo cierto es que sus aplicaciones en el mundo empresarial son cada vez más demandadas, ya que aumentan la capacidad de las compañías de conocer tanto a sus clientes como al mercado o la competencia, y desde luego esta tecnología está suponiendo toda una revolución en muchos negocios, destacando sobre todo como los sectores de actividad más innovadores al respecto por su implantación con éxito:

– Traductores inteligentes. Los servicios de traducción online, como el de Google, se aprovechan de esta tecnología para adquirir características del comportamiento humano. De este modo, las herramientas de traducción aprenden de las traducciones corregidas para aplicarlas en futuras consultas. El gigante de Internet ha creado un grupo de investigación en “machine learning”, campo que considera esencial para su innovación y que utiliza en su traductor la búsqueda de imágenes o la respuesta inteligente de Gmail.

– Lenguaje natural hablado y escrito. La aplicación del “deep learning” permite, en este caso, ofrecer servicios que reaccionen ante diferentes comandos emitidos en lenguaje natural, es decir, como hablamos las personas, tanto de forma oral como escrita. Microsoft es una de las compañías que más ha avanzado en este sentido con la creación de un servicio web que permite programar “bots” (pequeños asistentes conversacionales con una inteligencia artificial limitada a tareas muy específicas) aplicables a diferentes propuestas para el usuario que sean capaces de reaccionar ante comandos emitidos en lenguaje natural.

– Reconocimiento de voz. El uso de servicios por reconocimiento de voz cada vez resulta más cómodo, gracias a que llegan a ser muy precisos y rápidos. Las grandes empresas de tecnología trabajan en sus posibilidades, especialmente con los servicios que ofrecen a través del móvil. Bing, por ejemplo, ha mejorado la precisión de sus búsquedas hasta en un 15% y su rendimiento entre un 10% y 15%. Además, han conseguido reducir la tasa de error con el fin de proporcionar resultados más exactos.

– Interpretación semántica. Conseguir que las máquinas entiendan los comentarios de los usuarios y sacar valor de sus conversaciones en, por ejemplo, la mensajería instantánea, es un objetivo en el que trabajan las compañías. Algunas de ellas ya lo están utilizando también a la hora de orientar los anuncios e identificar rostros y objetos en fotografías y vídeos. Facebook ha comenzado a implementar algunas de estas funciones dentro de su herramienta “Messenger”.

– Reconocimiento de caras. Otra de las aplicaciones del “deep learning” es el reconocimiento facial en tiempo real, que posibilitará integrarlo a medio plazo en smartphones con el fin de identificar el rostro del usuario en diversos escenarios. Estos desarrollos permitirán potenciar la seguridad y facilitar la popularización de servicios en los que la identificación personal es imprescindible. Baidu es uno de los gigantes de Internet que trabaja en esta línea con la creación de una app que ha aprendido ya a identificar más de 70 rasgos faciales diferentes.

– Visión computacional. El “deep learning” ha permitido que se produzca un salto cualitativo en entendimiento de imágenes. Las máquinas hoy en día reconocen imágenes mejor que los métodos tradicionales, como se demuestra con las nuevas aplicaciones de Google.

En cualquier caso, robótica, realidad virtual y videojuegos son sectores que están experimentando también un salto cualitativo gracias al “deep learning”. Los robots no solo pueden realizar tareas, sino que serán capaces de solicitar más información si no entienden la orden dada por el usuario. De este modo, irán creando una base para un aprendizaje constante. Por su parte, en el terreno de los videojuegos, las máquinas ya son capaces de ganar a los humanos, e incluso de doblar su mejor puntuación.

Por otra parte, en el mundo de la economía, el “deep learning” se está aplicando en los campos del “customer centricity”, finanzas o mercados. En tanto que, en transformación digital, está muy ligado a los progresos en proyectos relacionados con el “Internet de las Cosas” y, en medicina, con los campos de diagnóstico, genética y, muy especialmente, en el descubrimiento de fármacos, que son los más beneficiados.

De esta manera, los grandes de Internet y las empresas de diferentes sectores están trabajando intensamente con los algoritmos de “deep learning”, lo que les está permitiendo ofrecer servicios con una mayor inteligencia a sus usuarios. Y los expertos en los novedosos algoritmos de “deep learning” y en la tecnología de “big data” se han convertido en uno de los profesionales más demandados del mercado, hasta el punto de que en Estados Unidos llegan incluso a cobrar sueldos similares a las estrellas de fútbol americano.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *