Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Externalización/ Outsourcing  >  Artículo actual

Los componentes de la gestión de datos en la “nube”

Por   /   12 diciembre, 2019  /   Sin Comentarios

Por Jorge Vázquez, Country Manager de Veeam Iberia, Filial española de la multinacional de soluciones de disponibilidad para los data centers.

 

La “nube” ha dejado de ser algo de lo que hablan los directores de informática y los responsables de TI (pero que no necesariamente se implementa) para convertirse en una herramienta imprescindible en cualquier negocio digital. Al mismo tiempo, la gestión de estos datos está adquiriendo un papel cada vez más importante. Y es que las organizaciones están empezando a comprender mejor el valor de sus datos: poder acceder a ciertos datos en el momento adecuado, así como recuperarlos cuando se pierden o sufren daños, puede determinar el éxito de una empresa.

Lo cierto es que, en la economía digital actual, impulsada por los datos, las organizaciones de todos los tamaños necesitan contar con la capacidad de gestionar los datos a lo largo de diferentes entornos “cloud”, y asegurar que se encuentren protegidos, con independencia de dónde residan. Así, una parte inherente de la gestión inteligente de datos es que éstos se encuentren disponibles en todo el negocio, que estén gestionados de forma centralizada y sean controlados y ubicados donde ofrezcan mayor valor para la organización. Gestión de datos en el cloud, de PixabayPorque hay que tener en cuenta que mantener la disponibilidad de datos en todo momento es fundamental para que los equipos puedan responder al instante y de forma adecuada a lo que importa en cualquier lugar de la infraestructura de la empresa.

De hecho, el informe 2019 sobre gestión de datos en la “nube” realizado por Veeam, que contaba con una encuesta a más de 1.500 responsables empresariales a nivel global, revelaba que casi la mitad (44%) de ellos contempla la gestión de datos como un factor crítico para el éxito de sus negocios en los próximos dos años.

En ese sentido, la realidad es que las empresas que hacen un uso más inteligente de la gestión de datos, comparten siempre cuatro componentes: “cloud”, confianza, funcionalidades y cultura.

  • Escalar con la “nube”

Estadísticas de la Comisión Europea ponen de manifiesto que más de la mitad de las empresas de la Unión Europea están usando en la actualidad servicios “cloud” avanzados relativos a aplicaciones software de contabilidad y financieras, gestión de relaciones con los clientes (CRM) o aplicaciones empresariales. Además, este porcentaje está aumentando a medida que los proveedores a hiperescala continúan solapando servicios de valor añadido en sus “stacks”, permitiendo a los clientes usar la inteligencia artificial (IA) y el “machine learning”, análisis de “big data” y la búsqueda por imagen y voz para ofrecer mayor valor empresarial a partir de sus datos.

Esta noción queda respaldada por el hecho de que cerca de tres cuartas partes (72%) de las empresas están fijando su mirada en la gestión de datos en la “nube” para habilitar un uso más inteligente de los datos a lo largo del negocio. Y es que los responsables de las empresas buscan una forma de gestionar los datos que ofrezca beneficios a través del aumento de la productividad, mantener la estabilidad corporativa y mejorar su capacidad para hacer previsiones y tomar decisiones más informadas. La mayoría de ellos (77%) declaran que están usando software como servicio, citando la fiabilidad, la flexibilidad y la seguridad de los datos como sus tres principales razones para hacerlo.

  • Invertir con confianza

Dado el énfasis que las necesidades del negocio digital imprimen en su infraestructura de TI, los CIOs necesitan tener confianza en su capacidad para ayudar a que su organización pueda responder siempre, se mantenga disponible y en primea línea.

Lo cierto es que incidentes como las interrupciones en el servicio pueden socavar esa confianza, obstaculizar o impedir la innovación futura y dañar la confianza de los clientes. De hecho, casi tres cuartas partes (73%) de las organizaciones son incapaces de dar respuesta a las demandas de sus usuarios de un acceso ininterrumpido a las aplicaciones y datos. No es de extrañar así que solo el 25% de los responsables de negocio afirmen contar con una confianza total en su capacidad para dar respuesta a los desafíos digitales.

De esta forma, además de invertir en soluciones robustas, escalables y flexibles para los problemas de misión crítica, como el “backup”, “disaster recovery” y protección de datos, las organizaciones necesitan las habilidades y funcionalidades adecuadas para gestionar su patrimonio de datos. Por esta razón, los responsables del negocio declaran que en los próximos 12 meses dedicarán una media de 41 millones de dólares a la implementación de tecnologías para construir un negocio más inteligente.

  • Combinar las capacidades humanas y tecnológicas

Desde luego, las expectativas en cuanto a lo que la gestión de datos pueda ofrecer al negocio son muy elevadas, y el apetito por lograr una rápida rentabilidad de las inversiones en tecnología es insaciable. En concreto, una vez que estas nuevas tecnologías han sido implementadas, los responsables del negocio esperan ser testigos de beneficios económicos en nueve meses, y de beneficios operativos, en siete.

En cualquier caso, para obtener resultados efectivos en un corto período de tiempo, las empresas deben asegurarse de que sus empleados disponen de conocimientos necesarios sobre los nuevos sistemas. En realidad, la gran mayoría (91%) de las organizaciones entienden la mejora de los conocimientos digitales de los empleados como un factor de vital importancia para su éxito. Esto, algunas veces, requiere un elemento de transformación cultural, sobre todo cuando una organización busca una forma de establecer más procesos de toma de decisiones basadas en datos.

  • Establecer una cultura dirigida por los datos

La “nube” es un excelente ecualizador para el negocio: nivela el campo de juego en términos de los que tienen acceso a esta tecnología y los que no.

En esa línea, la mayoría de los negocios están generando datos a marchas forzadas, así que la cuestión está en cómo se gestionan, analizan y usan esos datos para respaldar más rápidamente y de forma más efectiva la toma de decisiones. Porque hay que tener presente que una empresa puede producir cantidades ingentes de datos, pero si no adopta una cultura impulsada por los datos a nivel de sus directivos, puede ser más un escollo que una ventaja.

En relación a ello, nada menos que un 69% de los responsables de las compañías coinciden en que la cultura de la empresa necesita hacerse más abierta y tolerante a medida que se transforma digitalmente, a la vez que un 93% está de acuerdo con que los estilos de liderazgo también necesitan un cambio. Y la gestión de datos en la “nube” es una oportunidad para todos los negocios y algo que debe implementarse en el nivel más senior del negocio y ejecutarse de forma acorde en toda la pirámide.

En resumen, que construir unos cimientos digitales sólidos que se centren en la disponibilidad de los datos será vital para el futuro de todas las organizaciones. Dentro de este contexto, la tecnología nunca antes había sido tan importante para el éxito del negocio.

Al respecto, organizaciones alrededor de todo el mundo confían en toda una serie de plataformas digitales de todo tipo para llevar a cabo distintas tareas, desde mantener la infraestructura en marcha, a crear nuevas ofertas revolucionarias para los clientes. Esto, combinado con la implementación de una cultura impulsada por los datos que maximice el valor de los datos disponibles para el negocio, permitirá que crezca de forma segura la siguiente generación de innovadores y disrruptores de la industria.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *