Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Consumo/ Mercados/ Indicadores  >  Artículo actual

Los españoles, pragmáticos al facilitar sus datos personales a las empresas

Por   /   25 mayo, 2018  /   Sin Comentarios

Aunque más del 81% de consumidores españoles están bastante preocupados por la privacidad online, lo cierto es que, según  muestra un reciente estudio del GDMA (Alliance of Data Driven Marketing Associations), nada menos que el 59% de nuestros consumidores mayores de 18 años son ante todo pragmáticos en lo que atañe a facilitar sus datos personales a empresas: estudiarán hacer intercambio de sus datos personales caso por caso y en función de si el servicio o la mejora del servicio ofrecido por las  compañías compensan por la información privada que aportan a las mismas empresas. Mientras, otro 22% de nuestros consumidores (habitualmente de edad alta) responde al perfil de “conservadores” en relación a la privacidad de sus datos y no están dispuestos a facilitar información personal ni siquiera a cambio de la mejora del servicio, Gestión de clientes, de Pixabaya la vez que otro 19% de los consultados (integrado a menudo por los más jóvenes) se muestran despreocupados acerca de la obtención y el uso que se haga de la información personal sobre ellos.

El estudio, realizado en diez países (EEUU, Canadá, Argentina, España, Reino Unido, Países Bajos, Alemania, Francia, Singapur y Australia) y en el que ha participado el Instituto de la Economía Digital de ESIC (ICEMD), ha entrevistado en España a un total de 1.054 usuarios y revela que un 58% de los encuestados en nuestro país coinciden en considerar el intercambio de datos e información personal online como parte de la economía moderna, una consideración que sin duda se debe a que los consumidores españoles sienten el intercambio de datos como algo ventajoso para ellos. Eso sí, el 87% de los entrevistados creen que las empresas son las que más se benefician del intercambio de datos, mientras que solo un 5% entiende que son los consumidores quienes sacan el mayor partido.

La realidad es que solo el 40% de todos los consultados valoran que obtienen un servicio mejor a cambio de sus datos personales, en tanto que la amplia mayoría cree que las empresas se benefician de manera desproporcionada del intercambio de datos, lo que sugiere una falta de conocimiento por parte de las empresas de los beneficios concretos que los consumidores podrían obtener del intercambio de datos y apunta a la existencia de una discrepancia entre la información personal que los consumidores sienten que necesitan facilitar y los beneficios que reciben en realidad a cambio. En cualquier caso, alrededor de la mitad de los entrevistados indican que tienen poco o ningún control para impedir que las empresas obtengan información sobre ellos o que compartan estos datos personales con terceros.

Y es que 4 de cada 5 entrevistados consideran su información personal como una propiedad que puede utilizarse para negociar. Pero alrededor de la mitad de los entrevistados afirman que tienen muy poco o ningún control para impedir que las empresas intercambien sus datos personales con terceros, y desde luego nada menos que el 89% de consumidores españoles quisiera tener mayor control sobre los intercambios de datos y sobre la forma en que se almacenan. Por este motivo, los consumidores reclaman más control sobre la información personal que facilitan a las empresas y sobre la forma en que se almacena.

De igual modo, aproximadamente la mitad de los consumidores de España sienten que tienen muy poco o ningún control sobre aspectos concretos del intercambio de datos. En concreto, impedir que las empresas compartan la información personal con terceros (señalada por un 52%), impedir que las empresas obtengan información sobre ellos (49%), garantizar que las marcas utilicen los datos personales de cada uno con el fin que se acordó en un principio (44%) y ser capaz de obligar a una empresa a que borre la información que tiene sobre ellos (37%).

En cualquier caso, los consumidores españoles clasifican la confianza en una organización como la cuestión más importante a la hora de decidir si estarían dispuestos a intercambiar su información personal. Y además, otros requisitos previos importantes para el intercambio de datos incluyen la transparencia, los beneficios explícitos, unas condiciones claras y una política de privacidad flexible.

El documento pone de manifiesto que la actitud que los consumidores tienen respecto a compartir o no sus datos se debe a su preocupación sobre la privacidad online. En esa línea, afirma que son los consumidores más jóvenes quienes muestran algo menos de preocupación por su privacidad online (entre los “millennials” se limita al 74%), a la vez que nada menos que un 92% de todos los consultados en España piensa que la privacidad es un derecho básico (el 96% entre la generación del “baby-boom”). Eso sí, la mitad (49%) también cree que la privacidad es un problema menor en la actualidad, siempre que no se abuse de los datos.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *