Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Empleados  >  Artículo actual

Puntos “flojos” en un “currículum vitae”

Por   /   25 octubre, 2017  /   Sin Comentarios

Por Santiago Salas, CEO y Fundador de Bizneo, Portal especializado en implementación de herramientas de captación de talento y gestión de Recursos Humanos.

 

Con cerca de 4 millones de españoles aún en el paro, son miles las personas que cada día redactan cuidadosamente su currículum con el objetivo de ser candidato para una oferta de empleo. Sin embargo, los responsables de Recursos Humanos se quejan de que en muchos casos los CV están incompletos o mal redactados. Curriculum vitae, de PixabayDe hecho, tras una muestra de más de 5.000 “currícula”, en Bizneo hemos detectado sobre todo hasta 6 fallos muy comunes.

Eso sí, en el punto que más candidatos fallan es en la descripción de su experiencia laboral. De hecho, el 13% de los usuarios redactan en menos de 30 palabras sus anteriores puestos de trabajo, lo que se traduce en que el currículum se limita a enunciar la empresa y el cargo que ocuparon en ella. Además, otro 43% redactan en menos de 100 palabras todas las descripciones de su experiencia completa. Sin embargo, lo cierto es que una buena descripción del anterior puesto de trabajo da a conocer las fortalezas como candidato a un empleo. Es por eso que las personas con menos experiencia laboral deben cuidar este campo para dar a conocer sus habilidades, las tareas desarrolladas, sus logros y funciones que han desempeñado.

Otro problema es que un 14,4% de los CV no incluyen una foto del candidato, si bien este porcentaje se reduce hasta el 5% en el caso de los candidatos que tienen perfiles en alguna red social. Además, otro 6,8% de los usuarios que sí añaden una foto al currículum incluyen una inapropiada. Al respecto, no obstante, hay que tener en cuenta, por un lado, que los CVs con foto son 3 veces más vistos que los que no la incorporan, y por otro, que con nuestro CV queremos decirle al empresario que somos profesionales y estamos preparados para desempeñar el puesto de trabajo ofertado. Esa profesionalidad también debe reflejarse en la fotografía, si bien debemos evitar fotos poco profesionales más típicas de Facebook y de compartir con amigos que del entorno laboral: selfies, fotos grupales cortadas, fotos lejanas, gafas de sol, ropa informal o más propia de salir por la noche como pueden ser vestidos de tirantes, etc. Y eso se puede ver en los usuarios de todo tipo de redes sociales, incluso en redes profesionales como Linkedin.

Otro aspecto negativo es que suele ocultarse la fecha de nacimiento: el 21,7% de los usuarios no la introducen en su currículum. Y aunque sobre las fotos y la fecha de nacimiento hay un debate sobre su discriminación, ya que algunos defienden que la edad o una determinada apariencia pueden sacarte de un proceso de selección sin que el empresario realmente conozca tus cualidades, nosotros creemos que ocultar estos datos reduce la visibilidad y atractivo del currículum, puede generar desconfianza y también puede perjudicarnos en algunos casos en los que, para el seleccionador, nuestra imagen o edad sea un valor positivo.

Tampoco es bueno que en muchos casos no se recoja ninguna actividad ni profesional ni formativa realizada en los últimos 6 meses, cosa que aparece en un 20% de los “curriculums”, al margen de que en el 11% no se registra actividades de este tipo incluso durante al menos 12 meses. Pero la verdad es que es muy importante reflejar que, aunque estemos en situación de desempleo, somos personas activas. Para demostrarlo, en el currículum debemos incluir cualquier actividad, por insignificante que nos parezca, profesional o educativa. De esta forma, proyectos personales, cursos, colaboraciones en blogs, ayudar en una empresa de un amigo o familiar… todo vale para mostrarle al seleccionador nuestras ganas de hacer cosas.

Un quinto fallos de algunos “currículums” pasa porque contengan solo una única palabra en el campo de título profesional (en el 14,4% de los casos es así). Esto supone perder muchas posibilidades de aparecer en diferentes búsquedas, y sobre todo demostrar la especialización y diferenciación. En el mundo actual diferenciarse es un factor clave de éxito y dentro de cualquier ámbito debemos mostrar nuestro verdadero “expertise” más relacionado con habilidades concretas que con perfiles generalistas como puede ser “arquitecto, ingeniero o consultor”.

Junto a todo ello, un último error decisivo del currículum es aportar también en el mismo direcciones de email poco profesionales. Es verdad que la selección de una cuenta de correo en grandes plataformas es complicado y a veces nos lleva a registrarnos con seudónimos, apodos, adjetivos, diminutivos o nombres de personajes de ficción, pero esto no refleja profesionalidad. Al respecto deberíamos pensar cómo nos gustaría que nuestro email apareciera en una tarjeta de visita de nuestra futura empresa. Y así, lo mejor es usar nombre y apellido o inicial y apellido unidos por punto o guión bajo. Existen numerosas combinaciones y seguro encontramos una.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *