Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Empleados  >  Artículo actual

Talento e impacto social, claves de rentabilidad en la 4ª revolución industrial

Por   /   23 enero, 2019  /   Sin Comentarios

El desarrollo del talento y el impacto social destacan como prioridades de los directivos de cara a tener éxito en la era de la cuarta revolución industrial, según refleja una encuesta de la firma de servicios profesionales Deloitte.

La investigación, que consultó entre junio y agosto de 2018 a un total de 2.042 de directivos de 19 países de América, Asia y Europa con el objetivo de analizar cómo de preparadas están las empresas ante la era de la “Industria “4.0”, concluye que los ejecutivos tienen una visión clara del reto que representa la cuarta revolución industrial. Trabajo en Industria 4.0, de PixabayNo obstante, los obstáculos organizativos parecen limitar el desarrollo efectivo de estrategias de “Industria 4.0” y las compañías continúan evitando inversiones clave en tecnología que impulsarían la innovación y la disrupción.

Respecto al talento, los resultados del estudio reflejan en concreto que, cada vez más, los directivos encuestados (todos con un nivel de director o superior, incluyendo CEOs y presidentes, COOs, CFOs, CMOs, CIOs y CTOs de empresas con facturaciones superiores a 1.000 millones de dólares) están siendo conscientes del desajuste futuro entre las nuevas habilidades requeridas en los empleos de la “Industria 4.0” y la fuerza de trabajo existente. De hecho, actualmente, menos de la mitad de ellos afirman que se está haciendo todo lo posible para crear fuerza laboral acorde con la “Industria 4.0”, mientras que un año atrás creían que sí se estaba haciendo todo lo posible casi 9 de cada 10. Eso sí, los directivos confían más en acceder al talento necesario a través de la formación de sus actuales plantillas (el 43%) que a través de nuevas contrataciones (25%). Y asimismo, un 57% afirma que el sistema educativo necesita ser rediseñado para preparar a las personas para la Industria 4.0.

En cuanto al impacto social, el mismo aparece en realidad, incluso por encima de la satisfacción de clientes y de empleados, como el factor más importante para las organizaciones de cara a medir su desempeño anual. Así, el 73% de los encuestados (el 68% entre los directivos españoles) asegura haber hecho cambios o desarrollos en sus productos o servicios en el último año con el objetivo de generar un impacto social positivo, y más de la mitad indica, además, que han generado nuevos ingresos como resultado de ello. Y es que la oportunidad de generar nuevos ingresos y la sostenibilidad y crecimiento del negocio son las dos razones principales aducidas por los directivos para decidir emprender iniciativas con impacto social. Unas motivaciones a las que les siguen la cultura de la organización, las expectativas de los clientes y diferenciarse de la competencia, entre otras.

Por otro lado, los directivos afirman que disponen de muchas opciones tecnológicas, pero, en algunos casos, no tienen una visión estratégica que les ayude a guiar sus esfuerzos. Muchos de ellos aseguran que sus compañías no siguen procesos definidos de toma de decisiones y que las estructuras compartimentadas y la presión por obtener resultados a corto plazo limitan su capacidad para desarrollar y compartir conocimiento para implementar estrategias (únicamente el 29% cree que sus empresas tienen claramente definidos los procesos de toma de decisiones).

Finalmente, en lo relativo a la tecnología, y a pesar del incuestionable potencial económico y social de la “Industria 4.0”, la investigación de Deloitte señala que muchas organizaciones (23%) invierten en tecnología más para proteger su posicionamiento que para emprender un proyecto real de transformación y disrupción (67%). Y como principales barreras para esto último destacan el tener puesto el foco en los resultados a corto plazo y una falta de conocimiento sobre cómo implementar esta tecnología.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *