Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Economía/ Entorno social  >  Artículo actual

El “equity crowdfunding”, o cómo pagar menos impuestos

Por   /   16 marzo, 2018  /   Sin Comentarios

Por Oriol Cordón, Director Financiero de Crowdcube España, Plataforma de “crowdequity” (“crowdfunding” de inversión).

 

En España, la inversión de particulares en startups está incentivada tanto por el Estado como por las comunidades autónomas. Así, el “crowdfunding” de inversión o “equity crowdfunding” no solo ha democratizado la inversión en startups y empresas de nueva creación, sino que también ha ampliado el acceso de pequeños y medianos inversores a ciertas deducciones fiscales que antes estaban reservadas a “business angels” y grandes patrimonios.

Lo cierto es que, desde el año 2011, la fiscalidad española prevé que los inversores de empresas de menos de 3 años obtengan deducciones fiscales en su declaración de la renta del 20% sobre el capital invertido, que puede incrementarse hasta un 30% dependiendo de la comunidad autónoma Crowdfunding, inversión en startups, de Pixabayen la que resida el contribuyente y en que se encuentre la empresa invertida. Por otro lado, a diferencia de los planes de pensiones, cuya deducción fiscal se aplica sobre la base imponible, las deducciones fiscales por inversión en startups se aplican sobre la cuota total a pagar en el IRPF del trabajo.

En cualquier caso, para poder beneficiarse de estas ventajas fiscales y pagar menos en la declaración de la renta, los inversores deben cumplir los siguientes requisitos:

  • La empresa en la que invierte debe tener menos de 3 años de vida en el momento de la inversión.
  • Las deducciones estatales del 20% están limitadas a 10.000 euros por año y contribuyente. Eso sí, estas deducciones son compatibles con las desgravaciones autonómicas (20-30%) una vez se supere el límite estatal de 10.000 euros y hasta un máximo de 16.000 euros.
  • El contribuyente debe pagar impuestos del IRPF del trabajo en España y mantener la inversión durante al menos 3 años. De no hacerlo, deberá devolver las deducciones conseguidas.

No obstante, hay que tener en cuenta también que, además de las desgravaciones estatales y autonómicas, la inversión en startups ofrece asimismo una ventaja fiscal adicional: los inversores que obtengan ganancias con sus inversiones y reinviertan dichos beneficios en otras empresas de reciente creación estarán exentos de tributar por esas ganancias; y además, los incentivos por inversión se aplicarían igualmente a esta nueva inversión, con los mismos requisitos que los expuestos anteriormente.

De esta manera, las plataformas de “equity crowdfunding” hacen posible que cientos de inversores adquieran participaciones de empresas de reciente creación. Y desde luego si cumplen con los requisitos indicados, todos ellos podrán deducirse del 20 al 30% de la cantidad invertida.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *